Málaga C.F.

La afición también juega

Los aficionados del Málaga alzando la cartulina azul para formar el mosaico.

Los aficionados del Málaga alzando la cartulina azul para formar el mosaico. / Pepe Gómez

La afición del Málaga volvió a cumplir cuando más la necesitaba el equipo de Martiricos. Al igual que contra el Racing de Santander o los encuentros que le precedieron, ya fuese como local o visitante, a la que se catalogó como la primera final de esta campaña. La hinchada malacitana se volvió a superar para llevar en volandas a los suyos hacia la victoria. Sólo valía esa opción, que los tres puntos se quedasen en La Rosaleda, y se consiguió. Eso sí, con mucho sufrimiento, como de costumbre. La tarde arrancó con un recibimiento similar al de las grandes noches de Champions, aquellas que parecen historia, o la tarde del play off de ascenso a Primera División ante el Deportivo de La Coruña. Hacía mucho que no se vivía una llegada del autobús similar a esta. 

Los más pequeños, y los no tanto, esperaban subidos a los hombros de sus padres o amigos, respectivamente, para poder ver el escenario desde una situación privilegiada. Aunque eso no era todo, porque el objetivo era aporrear la carrocería del autobús blanquiazul. Miles de personas arroparon al equipo a lo largo de toda la Avenida de la Palmilla, querían hacerse notar. Una vez entró la expedición de Pellicer se comenzó a escuchar el cántico  de "¡Sí se puede!", el cual seguramente llegó a los jugadores mientras se bajaban del autobús. Este es ya un habitual cada partido en esta recta final de infarto.

Ya dentro de La Rosaleda, era el momento de levantar las cartulinas azules que había repartido la entidad de Martiricos en cada asiento para crear un mosaico. Este se produjo durante la salida de los jugadores al césped y mientras que se cantaba el himno a capela. Sin duda, un chute de energía para el once del Málaga. Durante los 90 minutos, los asistentes pasaron por todos los sentimientos posibles, desde la alegría a la desolación, cuando marcó Chavarría o el colegiado indicó la pena máxima en el tiempo de añadido de la segunda parte. La Rosaleda fue una fiesta para conseguir su segunda victoria consecutiva esta campaña y así seguir soñando.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios