Málaga CF | Entrevista a Renato Santos

Renato: "Este Málaga podría jugar en la Primera de Portugal"

  • El extremo portugués hace un repaso extenso a su carrera en Málaga Hoy

Renato Santos, durante la entrevista con 'Málaga Hoy'. Renato Santos, durante la entrevista con 'Málaga Hoy'.

Renato Santos, durante la entrevista con 'Málaga Hoy'. / Marilú Báez (Málaga)

Renato Santos (Portugal, 1991) tiene porte y educación. Extirpa tópicos sobre futbolistas y demuestra tener las ideas claras. Media hora de conversación es tiempo sobrado para saber que más allá del talento es un estajanovista. Habla con la mirada encendida de su familia y sus sueños. Ha venido a Málaga para subir y jugar en LaLiga. Y promete poner todo lo que esté de su parte para ello.

–Sorprende la fluidez de su español. ¿Había estudiado antes?

–No, ha sido de escuchar y de las ganas de aprender y entender mejor. De pequeño en el colegio no estudié español.

–¿Le gustan los idiomas?

–Sí. Antes hablaba inglés. Ahora que he aprendido español, me cuesta un poco más.

–¿Y le cuesta mucho entendernos a los andaluces?

–[Risas] Para ser sincero, a veces no es fácil de entender. Tengo que pedir que me hablen más despacio para entender. Si ya hablan entre ustedes, es más complicado. ¿La palabra más rara?Hay muchas y tengo que preguntar.

–El idioma que no cambia y es universal es el del fútbol.

–En Portugal y España es casi lo mismo, independientemente de las ideas y de lo que quiere el entrenador. Las tácticas son las mismas, las ganas tienen que ser las mismas, objetivos... ¡Pero Segunda es muy competitiva! Se está viendo desde los primeros partidos y va a ser así hasta el final.

–¿Esperaba que fuese una competición tan dura?

–Para ser sincero, no. Hay muchos equipos arriba, con opciones de pelear. Es bueno, por un lado. Por otro, es muy difícil, pero te sirve para aprender.

–¿Podría jugar el Málaga con la plantilla actual en la Primera portuguesa?

–Sí, creo que sí. Lo comparo con donde yo estaba y creo que tenemos jugadores de calidad para jugar en la Primera de Portugal. Muchos lo han hecho en la de aquí y la Primera de España es bastante mejor.

–¿Cuál fue la primera persona que le dijo algo del Málaga?

–Mi agente. Me contó que habló con Caminero, que tenía un supuesto interés. Luego llegaron otros interesados, pero aguardé a lo que dijera el Boavista. Tenía contrato y no dependía sólo de mí. Tenía que haber un acuerdo entre clubes.

–¿Sabía a qué club venía?

–Sí, lo conocía porque tenía amigos que habían jugado acá. Y lo seguía cuando estaba en Primera. Así que no ha sido una sorpresa del todo. Pero cuando estás aquí es diferente.

–¿Quiénes son esos amigos?

–Fabio Espinho, que jugaba conmigo. Mi agente habló con Edinho, que también jugó aquí. Buenas referencias.

"Muñiz está en mi Top 3 de entrenadores más exigentes"

–¿Le ha costado mucho ponerse el chip del trabajo tan exigente que pide Muñiz?

–En Portugal también tuve entrenadores que me pedían defender y atacar. En el Boavista, incluso, el técnico me pedía mucho compromiso defensivo. Eso es bueno. Hay un desgaste más grande, obvio. Si estamos defendiendo, a veces no hay piernas para atacar. Hay que trabajar en los entrenamientos para llegar en los partidos en la mejor forma.

–¿Es Muñiz el más duro que ha tenido?

–Es exigente, pero también los tuve en Portugal. Está en el lote, pero no puedo decir que sea el que más. Pero sí, está en el Top 3. Los otros dos fueron Neca y Miguel Leal. Dos entrenadores de rigor.

–Esta Segunda está siendo una competición muy disputada. ¿Qué rival fue el más duro y cuál cree que tiene más opciones de ascender?

–Para ser sincero, de los cinco o seis que están arriba, cualquiera puede ser primero. Eso se nota. Estábamos nosotros, Granada, Alcorcón, Dépor siempre arriba, Alba ahí también... Estaremos unos siete peleando.

–De los que no están en la pelea ahora mismo, ¿cuál cree que puede colarse arriba?

–Me gustó Las Palmas, que está un poquito más abajo. Zaragoza, Sporting de Gijón... hay equipos que tienen posibilidades. Pero el que está arriba desde el principio es porque está haciendo algo mejor, no es por casualidad. A mí lo que me importa es mantener lo que tenemos hecho hasta el final.

–¿Podría llevar el Málaga más puntos que los actuales y ser un líder destacado?

–Sí, podría, pero si todos los equipos hacen una retrospectiva, podrían decir lo mismo. Pudimos ganar aquí, empatar allí... eso es normal en el fútbol.

–Vuelve a ser titular.

–Trabajo en los entrenamientos y cuando tengo la oportunidad, a ayudar al equipo. Estoy feliz por esto, pero no he hecho nada. Tengo que seguir trabajando para serle útil al equipo.

–Además de haber actuado ya en ambas bandas, Muñiz también le ha probado de lateral.

–Yo me preparo de la mejor forma para ello. El entrenador elige dónde tengo que jugar. Yo me siento bien tanto en la derecha como en la izquierda. De lateral es una segunda o tercera opción en este caso. En determinados partidos el entrenador me pide eso para que pueda sacar más centros. Yo estoy listo para lo que necesite.

–Recuerda al caso de Paulo Jorge, que estuvo en el último ascenso.

–Sí, le conozco de jugar contra él en Portugal. Personalmente le conocí aquí en Málaga, que vino a vernos al hotel y estuve hablando con él.

–¿Y otros como Eliseu, Litos...?

–A Eliseu también de jugar contra él. A Litos de un entrenamiento que vino a vernos a La Rosaleda y estuvimos hablando un poquito. Le encanta esta ciudad.

–¿Dónde está viviendo usted?

–En Torremolinos. Es muy difícil encontrar aquí una casa de calidad a buen precio, están caras. No tenía muchas opciones cuando empecé a buscar en julio y agosto. Elegí con mi mujer dónde podía ser mejor, pensando también en el colegio del niño. Torremolinos estaba en un punto central. Estoy contento con la decisión.

–Sale de un entrenamiento, ¿cómo es el resto de su día?

–Primero, almuerzo. Si toca aquí tras el entrenamiento, pues aquí. Voy a por mi mujer y después recogemos a mi niño sobre las 15:00. Casi siempre es la misma rutina. A veces vamos para casa y otras a dar una vuelta con él, cerca de la playa, si no hace mucho frío. Damos una vueltecita, merendamos... Y para casa. Soy tranquilo, casero. También me gusta salir a merendar o cenar, pero normalmente, en casa.

Renato Santos posa para 'Málaga Hoy'. Renato Santos posa para 'Málaga Hoy'.

Renato Santos posa para 'Málaga Hoy'. / Marilú Báez (Málaga)

–¿Qué más le gusta hacer?

–En casa me gusta ver Netflix con ellos. Series, películas. No sólo cosas para nosotros, también para él. Me gusta leer un poquito, no mucho, pero también leo. Creo que como todas las personas.

–¿Cuál ha sido la última serie que ha visto?

–Ahora estoy viendo Colony. También El Recluso. Llevo varias al mismo tiempo.

–¿Y qué libro lee ahora?

–Uno que me han dado, pero no recuerdo el nombre. Está hecho con testimonios de jugadores de antes que están ligados a Dios y Jesucristo. Yo creo.

–¿Es usted muy religioso?

–Digamos que tengo mi fe. No soy muy de ir a la iglesia, ni practicante, pero tengo mis creencias a mi manera. No es necesario ir a una iglesia. Este libro me ayuda a perseverar.

–Eso es muy de jugador brasileño...

–Sí, y hay muchos jugadores brasileños que creen en este libro que estoy leyendo.

–Cine, series, libros... Aficiones normales. ¿Pero tiene algún vicio que se pueda contar?

–Así vicio... Acostumbro a hablar mucho con mi mujer, porque no tenemos ninguno tipo jugar a la Play Station... Incluso las series las veo pero no soy de los que se queda porque tenga que ver un episodio. No tengo ningún vicio de verdad.

–¿Y caprichos?

–Ir al barbero, a la peluquería. De tres en tres semanas.

–¡No es tanto!

–No, no es mucho. De dos en dos o de tres en tres voy. Nada en especial.

–¿Y cómo se lleva eso de ser futbolista y tener un pequeño en casa?

–Es muy bueno, porque para nosotros también es bueno llegar a casa tener la alegría que tienen los niños. A veces cuando estamos un poco enfadados porque las cosas no hayan ocurrido como queremos, llegas a casa y tienes al niño sonriendo, queriendo jugar... A veces no tienes ganas, pero juegas, ríes, saltas... Eso es bueno. Nos distrae y nos hace pensar en la familia, que es importante.

–¿Qué es más duro, un entrenamiento de Muñiz o una tarde con el niño?

–[Ríe] Ya me controlo con mi niño, porque no tengo mucha disponibilidad si he tenido entrenamiento. Es más difícil la sesión con Muñiz.

–¿Qué le gusta a su hijo?

–Jugar con la pelota y bailar. Mira muchas cosas en Youtube de eso.

–¿Y tiene ya la camiseta de papi?

–Sí, y le gusta ponérsela. Tiene una de su talla, claro. Siempre que va a ver el partido a La Rosaleda quiere llevar su equipación completa. Ahora que hace frío tiene que llevar la chaqueta, pero debajo está vestido.

–¿Se está haciendo del Málaga?

–¡Sí, le gusta! Tiene tres años, ha notado que hemos cambiado de país por la lengua y todo. Entiende que ha pasado algo, pero no tiene la plena consciencia. El bilingüismo lo lleva bien, la profesora dice que entiende lo que dice. Es un colegio internacional, así que hablará un poquito de inglés y español. Y en casa, portugués. Es bueno para su futuro.

"Mi hijo lleva siempre puesta la camiseta del Málaga"

–¿Cuando Renato era niño, qué soñaba?

–Jugar al fútbol.

–¿Siempre?

–Sí, siempre ha sido mi objetivo. Nunca deseé ser otra cosa que futbolista.

–¿Ha renunciado a muchas cosas para ello?

–Se tiene que renunciar. Para estar en esta profesión, en esta vida, se tiene que renunciar a muchas cosas porque es diferente a un trabajo normal. Mucha gente piensa que es todo muy fácil, pero no es tan así. Pero desde muy joven hay cosas a las que tienes que renunciar. Yo mismo dejé a mi familia con 12 años. Tuve que irme de Oporto a Lisboa en busca de un sueño.

–¿Volvería a hacerlo?

–Fue muy bueno porque estuve en una gran cantera, pero es difícil. Creo que es demasiado temprano para un niño de 12 años salir de casa de su familia. Creo que es mejor en su ciudad o donde esté un poquito más, hasta los 14 ó 15. Una vez con el Sporting le metimos 31 ó 32 goles a cero. Una diferencia muy grande. Benfica, Sporting u Oporto van a buscar a los mejores del país pero cuando vas creciendo, no es tanto. Ahí no te preparas de la mejor forma, porque es una cosa que no es real. En profesionales eso no pasa.

–Hablando de profesionales, ¿a quién le gustaría meterle un gol?

–No lo sé. Para ser sincero no tengo un portero... A ver, a un portero de élite como Buffon, sí. Pero un gol es un gol, sea a quien sea.

–¿Cuál es el mejor portero que ha visto?

–Uf, el mejor portero... Es difícil. He hablado de Buffon, pues Buffon. También me encantaba Iker Casillas cuando estaba en el Real Madrid. Oliver Kahn, también. Vitor Baia, que jugó en el Barcelona.

–¿Y qué delantero le habría gustado ser?

–Para mí Cristiano es una de las referencias, claro. Como banda, me gustaba Figo también; Ronaldo, al que llaman el gordito, El Fenómeno, también; Ronaldinho... hay muchos de élite. El mismo Zidane.

–¿Quién es el mejor jugador del mundo en la actualidad?

–Para mí es Cristiano por ser el jugador más completo que hay en el fútbol. Es por eso. Hay gente que lo compara con Messi y es normal. Son los dos mejores de lejos. Los números están ahí para comprobarlo. Si destaco a Cristiano es porque es más completo. Juega de cabeza, con la zurda, con la derecha...

–Y también un poquito porque es portugués.

–También por ser portugués, no lo puedo esconder. Pero a mí me encanta lo que trabaja y el ejemplo que es para los niños, la ambición que ha tenido desde muy temprano.

–Bueno, usted recorrió algunos pasos parecidos. ¿Qué significa él en el Sporting?

–Es el referente más grande que tiene el Sporting. En el gimnasio hay fotos suyas de cómo era antes y cómo es ahora, su evolución. Es para que los niños entiendan desde muy pronto que es muy importnate la dedicación y el trabajo, que se pueden hacer mejores jugadores con físico, trabajando fuera también.

–¿Y qué le queda por cumplir en el fútbol?

–Jugar en Primera División de España. Es un sueño que tengo desde hace mucho tiempo. También jugar la Champions League. Quién sabe, también la selección. Tengo un montón de objetivos. Algunos los podré cumplir y otros no, pero siempre tendré ambición y voy a intentar mientras esté jugando.

–¿Uno piensa en lo que hará después del fútbol?

–Tengo mis pensamientos, pero, para ser sincero, nada concreto. Todo tiene su tiempo. Ahora estoy dedicado al fútbol. Por supuesto, uno va mirando a ver qué puede hacer después.

–¿Le habría gustado estudiar alguna cosa?

–No me gusta mucho estudiar. Sacarme un curso o algo así más específico. Me gusta el área empresarial y formarme como empresario. Pero ya está. En la Universidad no me veo. Ya veré si hago algo relacionado con fútbol u otra área que me encante, como el automóvil.

–¿Cuál es su coche favorito?

–Me gusta de Porsche, Lamborghini... No hay uno concreto. Yo tenía la ambición de tener uno y hoy lo tengo. Le doy mucho valor. Lo veía por la calle y pensaba que por qué no iba a tenerlo un día. Hoy, lo tengo. Eso es muy valioso. No por ser un coche, sino por cumplir un objetivo.

–Igual que consiguió tener ese coche, ¿qué va a conseguir seguro en el futuro que ya tenga como objetivo?

–Es difícil, pero creo que el de jugar en Primera española.

–Pues habrá que hacerlo con el Málaga esta temporada.

–Sí, es algo que tengo muy claro en mi cabeza. Por eso acepté también venir para Málaga. En mi mente estaba venir a Segunda pero para ascender y jugar en Primera.

–Así empezaron otros como Eliseu y mire dónde llegó.

–Sí, y yo, desde el primer momento se lo he dicho a los que me preguntan cómo puedo cambiar la Primera de Portugal por la Segunda de España. En mi mente está llegar a LaLiga. Si la puerta que se abrió es de Segunda, pues me voy a enfocar en ascender a Primera. Y el Málaga es un club de Primera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios