Entrevista con Yanis Rahmani “Se podría permitir más, sin contacto no hay fútbol”

  • "Lo primero es la estabilidad del club, hay cosas más importantes que un fichaje; sigue habiendo un 0.1% de opciones”

  • "Pagar la cláusula no es la única opción para jugar aquí, es la más segura pero puede haber más opciones”

  • "Creo que hubiese disfrutado mucho de La Rosaleda, y ellos de mí. Con tanto público y ruido me vengo arriba”

  • "Un jugador que domina la mente tiene un talento más complicado que el de los pies" 

Yanis Rahmani se lamenta, en La Rosaleda.

Yanis Rahmani se lamenta, en La Rosaleda. / marilú báez

Criado en el fútbol del norte, a sus 25 años Yanis Rahmani es una de las sensaciones del Málaga de Sergio Pellicer, sólo se ha perdido un partido de Liga, ha marcado tres tantos y supone una de las armas más potentes del ataque blanquiazul. Cedido por el Almería, su futuro no está muy claro a estas alturas. No le importa, está feliz al sol de Málaga con su hija recién llegada y su perro. Vía telefónica se le nota risueño, optimista y con ganas de que lleguen los partidos.

–Fue el único jugador que apareció en la rueda de prensa del administrador judicial. ¿Escuchó que al 99,9 % el Málaga no podrá pagar para que se quede?

–Algo he escuchado, un poco por las redes. Sigue habiendo un 0,1% de posibilidades. Es algo que se podía ver, al final el Málaga está en la situación que está y pagar un dinero en este momento sin saber cómo irán las cosas de la temporada que viene ni los temas judiciales, con muchas cosas por delante por salir es difícil. Lo primero es la economía y la estabilidad del club, hay cosas más importantes que un fichaje.

–¿Le gustaría?

–Siempre he dicho que estoy muy a gusto, me encanta estar aquí, me gustaría tener estabilidad en un sitio. ¿Por qué no el Málaga? Por mí, si tiene el dinero y se puede hacer, estaría encantado, pero lo importante es la estabilidad, el futuro, que arreglen lo que tienen pendiente. Lo que más deseo es que al club le vaya bien. Si no pueden ejercerla, pues no sólo pasa por esta opción, en el fútbol pueden pasar muchas cosas. No creo que sea la única opción para jugar aquí. Es la más segura, pero puede haber más opciones.

–¿Cual?

–No depende de mí o del Málaga. Pertenezco al Almería, siempre hay un tercero que decide. Se verá. Pero lo importante ahora, sobre todo que el Málaga esté bien, que el administrador haga las cosa geniales como hasta ahora.

–Es un extremo zurdo, lleva el ‘17’ del Málaga y se formó en el Athletic: ¿vio el gol olímpico de Duda?

–Iba mucho al viejo San Mamés, veía muchos partidos. No lo sabía, en directo no recuerdo ver a Duda, en la tele lo vi mucho.

–Es un zurdo atípico, se maneja bien con la derecha...

–Hay días que suena la campana y soy ambidiestro [ríe]. Soy zurdo, pero al chutar no soy el típico zurdo cerrado, que tenemos los zurdos la fama de ser cerrados, suelo trabajar mucho la derecha. Pero Duda, por ejemplo, con esa zurda no necesitaba diestra.

–Hay quien le mantiene la etiqueta de ser muy individualista...

–Desde pequeño sí me llaman chupón, que soy individualista, he ido adaptándome a un fútbol colectivo. De pequeño no pasaba un balón, era exagerado, es normal cuando uno es individualista, pues tienes un poco eso de chupón.

–Su juego también le repercute en muchas patadas recibidas.

–Me dijeron que soy de los que más recibe de La Liga, no sé como estará, recibo bastante. Es mi juego, es así, provoco muchas faltas, muchas tarjetas. Es por eso: encarar, conducir, provocar. Me dan mucho, la verdad.

–¿Se señalan suficientes faltas?, ¿se cuida a ese tipo de jugador?

–Se podría permitir incluso más, al final es un deporte de contacto, si no hay contacto no es fútbol. Creo que se podría permitir más, el juego sería más continuado, con menos parones. Te hablo como espectador, más como el fútbol ingles, sin tantos parones. Soy fan de la Premier, para que te piten una falta te tienen que levantar bien del suelo, eso hace que el fútbol sea más rápido, vistoso. Para gustos colores. Hace que sea el fútbol más continuo, que no se corte el ritmo, hace el juego más bonito.

–¿Cómo ve la temporada?, ¿Se escapó el tren de la promoción?

–Nunca hemos hablado ente nosotros del playoff, lo único que pensamos es hacer los puntos para salvarnos. Si se consiguen, si hay que soñar, se sueña. La realidad es salvarse, no el playoff. Hablamos de la permanencia, la victoria, nos da un colchón importante con la permanencia. Así las cosas irán bien.

–Los últimos dos partidos fueron muy buenos, ¿cambió algo?

–Cambiar, no. El partido de Gijón es la línea en que venimos toda la temporada fuera. Hemos hecho partidazo tras partidazo. En cambio en casa jugamos un fútbol que era más parecido al de fuera y nos vino genial, ojalá hayamos encontrado la fórmula para hacerlo bien en casa y hacerlo así. Fuera vamos a seguir bien, a dar la cara porque lo hemos hecho durante todo el año. El otro día en casa, queríamos hacer todo lo posible para que se pareciera a los de fuera.7

–El Rayo se vio pequeño en la primera mitad, ¿lo esperaba así?

–Fue más mérito nuestro que demérito suyo. Hicieron lo que hacen casi todos los partidos: posesión, jugar por fuera, velocidad... Nosotros hicimos un gran partido en defensa, una burrada de kilómetros corridos.

–A los atacantes no les suele gustar correr para defender...

–Es lo que hay, en el fútbol profesional o eres una súperestrella o tienes que correr, y más los extremos, que son de transiciones, grandes distancias... Lo dice el míster: si quieres jugar, tienes que correr como un animal. Estamos en el Málaga, sabemos las posibilidades que tenemos y que sino superamos al rival en intensidad ya vamos perdiendo. Si lo hacemos, tenemos muchas opciones para ganar. Un extremo como yo, prefiero quedarme arriba y no defender pero si quiero fútbol de élite eso es imposible, hay que hacerlo así.

–Se le ve casi siempre muy revolucionado en el campo.

–Vivo el fútbol con pasión, a tope. Es lo que más quiero en esta vida, vivo cada partido como el último, a veces se puede ver. Intento, sobre todo en los momentos malos, pedirla, ayudar. A veces fallas en los metros finales, es lo más difícil acertar en todos los partidos es muy difícil, ni los jugadores del primer nivel lo consiguen. Nunca me voy a esconder, lo intentaré siempre, así lo vivo.

–¿Eso no genera ansiedad?

–Puede generar, pero al final cuando quieres conseguir cosas, hay que coger responsabilidades, no esconderse, no me gusta. Si fallo, fallo; es lo que hay. Prefiero fallar a que no se me vea. No me preocupa que se me vea fallando, hay muchas veces que me saldrá bien.

–¿Se gana enteros en ese capítulo con la edad?

–Es madurez, pero hay gente que es mayor y le sigue penalizando el fallo, provocando cosas negativas. El fallo hace que disminuya tu confianza, nos pasa a todos. Hay que intentar que el fallo no repercuta tanto en tu confianza. Voy mejorando eso. No soy un chico que se esconda pero cada vez más fallar no me supone grandes problemas mentales.

–¿Se trata de trabajar la mente?

–Al final, dominar la mente es clave. Un jugador que lo hace es un talento más complicado que el de los pies. Por eso hay tan pocos deportistas en la élite, que pase lo que pase seguirán jugando bien incluso si fallan. Es lo más difícil del mundo controlar la mente, cuanto más la controles será mejor.

–¿Referentes en el fútbol?

–Siempre dije que mi ídolo es Cristiano. En el Athletic hubo muchos: Yeste, Iraola, Etxeberría. Muchos me marcaron.

–Insisto:¿Se quedará, tiene ya otras ofertas?

–Al final si fuera libre todo sería mas fácil, pero al ser de otro club vas a depender de la elección del Almería para mí. Es el equipo al que pertenezco y me queda un año más de contrato. No pienso mucho en eso, pienso en acabarla bien, lo mejor posible. Siempre digo: peleo y sueño para jugar en los más alto, es a lo que aspiro.

–¿Cómo lleva los cambios de destino?

–Hago un deporte en el que hay que estar preparado para los cambios. El año pasado me fui el ultimo día de mercado de Almería a Lugo, te haces más fuerte con lo que te pase. Lo de este verano ha sido una bendición comparado con el pasado y más cuando quieres ir a ese sitio, quería la opción del Málaga, se lo dije a mi agente. Quería venir. Hay que agradecer esta profesión: viajas conoces gente, sitios, vivir, experiencias. Me lo tomo en positivo.

–El lunes, el Mirandés, ¿fue importante para usted?

–Por supuesto, si hoy estoy aquí es por mi paso por el Mirandés, nadie me daba la oportunidad y ellos me la dieron, apostaron por mí después de una buena temporada en el Sestao, aunque bajamos a Tercera, quedaba libre del Athletic y apostaron por mí. Jesús y Chema Aragón, el director deportivo, apostaron por mí, rendí lo que tenía que dar, con un ascenso de por medio en dos buenas temporadas. Eso me permitió estar en el fútbol profesional.

–¿Cifra de goles?, ¿qué siente en La Rosaleda sin público?

–Intento marcar cada partido, así salgo cada partido, mi cifra son todos. Salgo a muerte. Lo otro, es una pena, creo que hubiera disfrutado mucho de La Rosaleda y ellos de mí, con tanto público y tanto ruido yo me vengo arriba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios