Málaga C.F.

A falta de fichajes, La Academia

  • El papel de los jóvenes, clave una vez más para el Málaga en una situación casi límite

  • Ismael Casas es el que acapara más elogios acapara tras su debut

El banquillo del Málaga en Santander. El banquillo del Málaga en Santander.

El banquillo del Málaga en Santander. / La Otra Foto

Comentarios 0

A falta de fichajes, La Academia. No es algo exclusivo del Málaga, pero en Martiricos saben bien que cuando todo falla, están los jóvenes de la cantera. Pasó en Santander, pasó el verano pasado, pasó hasta cuando las siglas empezaban por C.D. y no terminaban en C.F. como ahora. Y por el bien de la entidad, que siga pasando. Es cierto que no es el escenario ideal una situación casi límite como la de El Sardinero, pero es que las puertas interiores suelen abrirse más a menudo cuando falla todo lo demás.

En el verde, de inicio, Keidi Bare (aunque es a efectos prácticos del primer equipo), Hugo Vallejo y el debutante Ismael Casas. Luego entraron Luis Muñoz y Ramón Enríquez. En el banquillo, al acecho, se quedaron Hicham, Iván Jaime, Gonzalo y Cristo. Kellyan, en la grada como último descarte. Mucho talento, recogiendo el fruto de años de buena labor en la trastienda de la cantera. Cuatro de esos chicos llevan, incluso, el ADN del histórico San Félix de Alejandro Acejo.

Acapara elogios Ismael Casas. Lo que es el fútbol. No se pudo inscribir a tiempo a Cifu y tampoco se podía disponer de Iván Rodríguez. Pero el internacional con España en categorías inferiores demostró que viene para quedarse. “Estoy muy contento, tantos años luchando en la cantera para llegar a este momento. Sacamos una victoria importante que va a dar moral para seguir. Me esperaba peor y me vi bien. Siendo yo mismo y no estaba nervioso. A ver si hay más partidos. Estoy en un momento de forma buena y estoy en una nube. Este año vamos a hacer lo posible para subir a Primera que es donde se merece estar el equipo”, dijo tras el encuentro, exultante, en zona mixta.

Titular fue también Hugo Vallejo, haciéndose pasar por delantero centro, dejándose el alma en el verde. No se le habría visto de inicio (quizás) de estar disponible Okazaki. Pero el tren pasa cuando pasa. Incordió lo que pudo, se ofreció, lo intentó. El joven anduvo cerca del gol, incluso. “¡Más tres puntos. Vamos, Málaga!”, acompañó de algún icono de fuerza y varias fotos el atacante.

Una de las sensaciones del verano ha sido Ramón Enríquez. Participó de manera testimonial, pero no deja de ser un debutante que seguro que durante el curso se gana más minutos: “Muy, muy feliz por el debut oficial con el primer equipo, pero aún más por la victoria. ¡A seguir trabajando para que sólo sea el comienzo. Vamos Málaga!”.

Pero más allá de las caras nuevas de la cantera, también se produjo el regreso de Luis Muñoz. El prometedor defensa regresa de las cesiones sin haber roto, pero tras la especie de reestreno que vivió en Santander espera poder seguir sumando y triunfar en su casa. “Qué mejor manera de empezar la liga que sumando tres puntos. Este es el camino a seguir”, escribió en su Twitter el central, que tuvo 45 minutos por la lesión de Lombán.

El tiempo y el final del mercado dirán, pero es evidente que el Málaga tiene materia prima en su propio almacen. A veces sólo es cuestión de dejar que la vida se abra paso. Otras veces, es la vida la que te obliga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios