Málaga C.F.

Luis Muñoz: una gran noticia con letra pequeña

  • El canterano sigue mostrándose como uno de los más fiables del equipo y crece a cada choque pero acaba contrato este verano

Luis Muñoz (de cara) celebra uno de los goles contra el Racing de Santander en La Rosaleda. Luis Muñoz (de cara) celebra uno de los goles contra el Racing de Santander en La Rosaleda.

Luis Muñoz (de cara) celebra uno de los goles contra el Racing de Santander en La Rosaleda. / Marilú Báez

Hay una buena noticia que se pregona durante los últimos partidos del Málaga, con más o menos voceros según el choque, pero como el amor, la alegría y la profunda tristeza, no se puede esconder: Luis Muñoz. El canterano malaguista firma muy buenas actuaciones en el último tramo de la temporada. Desde la lesión de Keidi Bare ha asumido su papel de mediocentro defensivo con cuantos galones quieran echarle y está encontrando una regularidad clave para la tranquilidad en la zona ancha. Otro fruto dulce de la cantera, pero puede tener un regusto amargo: su contrato acaba en el verano que está al llegar.

No parece importarle, Muñoz mete la pierna, no dosifica esfuerzos y las desconexiones que a veces tienen los jugadores de su edad son cada vez menos frecuentes. Es su tercera campaña consecutiva en la categoría de plata del fútbol nacional y se nota. El año pasado estuvo cedido en el Córdoba –26 partidos, 25 como titular– y el anterior en el Lugo –12 envites, nueve titular–. Antes de eso, Míchel le hizo debutar en Primera, cinco choques y buenas sensaciones.

Se mueve en la zona ancha y como central, tiene toque, es corpulento, no va mal de cabeza y sigue necesitando kilómetros para completar a un jugador que puede llamar a la puerta de la máxima categoría en breve. Su entorno, dentro y fuera del campo, serán clave para su desarrollo. Con 23 años suma la experiencia y las características como para ser importante en el futuro. Lo está demostrando esta campaña en el Málaga y el club blanquiazul lo sabe. La situación institucional del equipo ha complicado cualquier intención de renovar.

Así que mientras llaman a su puerta y en los despachos se achica agua desde los despachos, queda la incógnita de saber qué pasará este verano: si elige permanecer en un equipo que tendrá un límite salarial muy bajo, casi seguro estará en Segunda y con muchas probabilidades le ofrecerá una repercusión perfecta para que siga creciendo, o si prefiere probar suerte fuera con mejores condiciones económicas y la seguridad que da el haber rendido bien en varios lugares. En frente, su equipo.

Tal vez la parte sentimental se una a la práctica y ayude: fue campeón de España cadete y juvenil, jugó en las categorías inferiores de la Selección Española y todo eso desde el Málaga. Además, a diferencia de jugadores como Antoñín u otros con una proyección similar, por él no puede sacar el Málaga nada que le vaya a salvar la vida. Tener repercusión en un equipo con intención de ascender no será estancarse. Sumar minutos a su edad es consagrarse. Su rendimiento futuro, en cambio sí puede darle una buena pieza para hacer algo importante en Segunda y saltar a Primera. La margarita que debe deshojar aún no ha germinado, pero lo hará, si es que de una vez llueve algo en la capital de la Costa del Sol, con los primeros calorcitos de la primavera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios