Fin al diésel y la gasolina

Los fabricantes advierten de una ralentización del mercado y Sánchez dice que hay que ser valientes con el coche eléctrico

  • El presidente del Gobierno recuerda que otros países prohibirán los coches contaminantes hasta diez años antes que España.

Los fabricantes advierten de una ralentización del mercado y Sánchez dice que hay que ser valientes con el coche eléctrico Los fabricantes advierten de una ralentización del mercado y  Sánchez dice que hay que ser valientes con el coche eléctrico

Los fabricantes advierten de una ralentización del mercado y Sánchez dice que hay que ser valientes con el coche eléctrico

Comentarios 18

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recordado este miércoles en el Congreso que otros países como Alemania pretenden acabar con los vehículos contaminantes hasta diez años antes que el objetivo que se marca su Ejecutivo.

A preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso por su intención de prohibir la venta de coches diésel, de gasolina e híbridos desde 2040, Sánchez ha recordado que Alemania adelanta estas restricciones a 2030. "Eso pregúnteselo a Merkel, que lo tiene para 2030", ha replicado.

"Tenemos que ser valientes en todo lo que tiene que ver con el cambio climático", ha apostillado el presidente del Gobierno. Las restricciones planteadas por el Ejecutivo se incluyen en el documento base elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica, de cara a elaborar la Ley de Cambio Climático.

Críticas de fabricantes y concesionarios

El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, ha reclamado al Gobierno un paquete continuado de ayudas de dos años para la compra de vehículos alternativos y la implementación del IVA reducido para el vehículo eléctrico, así como mejores incentivos para el vehículo eléctrico.

En el marco de la segunda jornada del XXXIII Encuentro del Sector de Automoción organizado por Iese, celebrada este miércoles, Armero ha aprovechado su conferencia para criticar la sobrerregulación medioambiental europea y española que, según él, recae en el sector del automóvil: "El problema no son los coches diésel, sino los coches viejos".

Ha reivindicado una transición ordenada, sin fechas ni cuotas, hacia la movilidad, y ha sostenido que hace falta neutralidad tecnológica: "Nosotros no negamos los impactos del automóvil, pero hay que trabajar en ello", ha añadido, en referencia al recorrido de los motores de combustión para generar cada vez menos emisiones.

Por ello, ha emplazado a la administración a hacer "un pacto por la industria" para que España mantenga el liderazgo ante el actual cambio de modelo de negocio de la industria, en sus palabras.

Armero cree que la regulación en torno al sector del automóvil está confundiendo al cliente y ha hablado de la existencia de una máquina de hiperregulación en Europa, en referencia a las políticas medioambientales impulsadas desde la Unión Europea: "El 50% de lo que nos ocurre viene de Europa".

Cree que hay que rescatar políticas como los planes PIVE que permitan una recuperación del mercado y renovar el parque público de forma eficiente: "Se convirtió en el más eficiente de todo Europa. Los coches de 25 años no seguían circulando".

"España es el cuarto país en eficiencia de los coches nuevos en Europa, y antes era el primero. Ha caído el achatarramiento, está en un 56%, y estuvo en el 90%. Ante tanta confusión de los clientes, los coches viejos se vuelven a poner en circulación", ha lamentado.

Por su parte la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) ha alertado de que la propuesta del Gobierno de prohibir la venta de coches que emitan de forma directa dióxido de carbono (CO2) desde 2040 representará un "retroceso importante" tanto para el PIB en España como para el empleo.

Aniacam indicó que esta intención supone "introducir un factor de inestabilidad" en el sector del automóvil, que representa cerca del 10% del PIB en España y también el 9% de la población trabajadora en el territorio nacional.

El presidente de la organización, Germán López Madrid, afirmó que este proyecto de Ley del Cambio Climático y Transición Energética "no deja de ser una utopía difícilmente realizable", ya que la sustitución de los 24 millones de vehículos de combustión que forman el parque automovilístico nacional por otros exclusivamente eléctricos "es prácticamente imposible", dado que, en su opinión, "no se puede crear en este tiempo la infraestructura necesaria para abordarlo".

Asimismo, López Madrid indicó que la electrificación se debe hacer de una forma progresiva, sustituyendo, dentro de las posibilidades que ofrece la tecnología, los vehículos de combustión por otros eléctricos, al tiempo que estos se van haciendo cada vez más eficientes.

“Para llegar a una electrificación total hay que solucionar bastantes problemas todavía que no están resueltos, como es el de la infraestructura de recarga, no solo por los puntos disponibles, sino por el dimensionamiento de las redes, para que sea capaz de soportar una gran demanda sin que colapse", aseguró.

Asimismo, resaltó otros problemas como la producción de energía eléctrica renovable, que todavía representa una "mínima parte de la necesaria", o los tiempos de recarga y las autonomías de los vehículos.

También destacó otros factores de mejora como la disponibilidad de las baterías, especialmente cuando hay materias primas para la fabricación de estas que están escaseando, con altas subidas en el precio del cobalto o del litio.

De esta forma, López Madrid aseguró que esta ley "va muy por encima" del acuerdo que se ha llegado en la Unión Europea de una descarbonización de entre el 30% y el 40% para el horizonte de 2030, que, para él, "ya es un objetivo muy ambicioso"

Prematuro según Toyota

Toyota estima que los plazos que ha anunciado el Gobierno son "excesivamente exigentes" para lograr una movilidad con cero emisiones, superando incluso los plazos establecidos en otros mercados europeos donde las tecnologías de cero emisiones tienen un desarrollo superior al español, según ha informado la compañía en un comunicado.

La firma japonesa considera que este anuncio genera "confusión" e "incertidumbre" en los consumidores, lo que afectará directamente al mercado, ha señalado la compañía, y ralentizará la "necesaria" renovación del parque automovilístico.

Por otro lado, Toyota considera que, además de la industria del automóvil, hay muchas otras industrias que deberán jugar un papel importante en esta transición, por lo que, asegura, deberán trabajar conjuntamente con el Gobierno para establecer unos plazos "realistas" y "alcanzables".

La empresa recordó que sus principales objetivos son desarrollar tecnologías de bajas o cero emisiones. Para ello, mediante las dos marcas que comercializa, Toyota y Lexus, ostenta un liderazgo en la tecnología híbrida, cuyas emisiones son inferiores a las de motores de combustión tradicional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios