Estrenos

'Max Payne', otro videojuego que desembarca en la gran pantalla

  • Mark Wahlberg es un policía que no tiene ganas de vivir pero sí de disparar y de vengar a su compañera

No es el argumento, ni tampoco los personajes lo que provoca que Max Payne (John Moore, 2008) tenga tantas opciones de arrasar en nuestra taquilla esta semana. Ni tan siquiera la presencia de Mark Wahlberg influye en su posible éxito. La única razón es que se trata de una adaptación a la gran pantalla de uno de los videojuegos más vendidos en lo que va de década. Así está Hollywood en estos días.

Protagonizada por Mark Wahlberg, Max Payne cuenta la historia de un policía heterodoxo decidido a encontrar a los asesinos de la familia de su compañera. Su obsesiva investigación le llevará a enfrentarse con misteriosas fuerzas más allá del mundo natural. Y poco más se puede contar de lo que en realidad es un videojuego. La 20Th. Century Fox puso en manos del director irlandés John Moore esta producción que también cuenta en el reparto con Mila Kunis, Beau Bridges, Chris Ludacris Bridges -más conocido por ser un rapero-, Olga Kurylenko, Amaury Nolasco y Chris O'Donnell. Como anécdota, este filme supone el debut cinematográfico de la cantante Nelly Furtado.

Max Payne fue uno de los primeros videojuegos en implementar el bullet time (tiempo bala), que tan popular se hizo tras la película Matrix (no obstante, el tiempo bala de este juego está inspirado en las películas de John Woo, y no en Matrix, el juego ya se estaba desarrollando cuando Matrix apareció en los cines). Ese truco, y su desatada vena violenta, fue uno de los motivos de su éxito de ventas nada más llegar a las tiendas en julio de 2001 -primero salió para PC y luego se pasó a otras plataformas como Xbox, Playstation 2, Macintosh y Gameboy Advance-. En 2003, y era inevitable, se puso a la venta una secuela, con lo que las ventas de la franquicia alcanzaron los siete millones de copias.

La elección de Mark Wahlberg como el policía protagonista de Max Payne parece bastante acertada, aunque el que fuera nominado al Oscar por Inflitrados (Scorsese, 2006), exagera las virtudes del guión, del que dijo que le emocionó -también ha asegurado que no conocía la existencia del videojuego y que nunca ha jugado ni una sola partida-.

¿Logrará arrasar en nuestra taquilla? Es más que posible, aunque no tenemos pistas ya que el estreno coincide con Estados Unidos. Hasta ese momento, la película que está en lo más alto de las preferencias del público es Quemar después de leer (Joel y Ethan Coen), con 1.900.000 euros de recaudación, mientras que Santos, con Elsa Pataky, ni tan siquiera ha entrado entre las 20 más vistas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios