Orquesta Filarmónica de Málaga Los músicos de la OFM advierten de una situación “crítica” en la orquesta

  • Reclaman nuevas plazas, un proyecto artístico “coherente” y la continuidad de la violinista Marina Peláez

  • La Gerencia defiende que la situación es mejor que en el resto de orquestas andaluzas

Manuel Hernández Silva dirige a la OFM en el Teatro Cervantes. Manuel Hernández Silva dirige a la OFM en el Teatro Cervantes.

Manuel Hernández Silva dirige a la OFM en el Teatro Cervantes. / Javier Albiñana (Málaga)

Con lazos rojos se presentaron este jueves los músicos de la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) en el Teatro Cervantes para el correspondiente concierto de la temporada de abono, bajo la dirección de su titular, Manuel Hernández Silva. Lo hicieron, según el comunicado leído durante el transcurso del concierto, y divulgado y firmado por el Comité de Empresa, para solidarizarse con las orquestas andaluzas en relación con las dificultades económicas que atraviesan, especialmente la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) y la Orquesta Ciudad de Granada (OCG), cuyos miembros llevan semanas movilizados ante los impagos, las deudas acumuladas y la ausencia de un proyecto firme que garantice su continuidad; pero también para advertir de que “la situación de nuestra querida OFM no es menos crítica”. Y apuntaron en el comunicado, distribuido también a modo de carta abierta, los motivos de su protesta: “Desde su creación, hemos perdido veinte plazas de músicos y tres de personal técnico, mientras que la falta de un auditorio y una sala de ensayos adecuada nos aboca a unas condiciones de trabajo que no permiten el desarrollo óptimo de nuestra labor artística y nos exponen a riesgos para la salud laboral de los músicos”. Lamentan los músicos firmantes que “la ausencia de un proyecto artístico coherente para el futuro y el caos organizativo nos llevan a situaciones de conflicto”, y ponen como ejemplo la designación del próximo director titular de la OFM (Manuel Hernández Silva dejará su puesto al término de la próxima temporada) a través de un concurso de méritos, “de manera administrativa, haciendo oídos sordos a la opinión profesional de los músicos”. Reclaman tambien los maestros la continuidad de la solista de violín Marina Peláez Romero, en riesgo de perder su plaza “por unos supuestos defectos de forma en la convocatoria, lo que constituye otro ejemplo de mala praxis y desatino”; por último, los músicos exigen “una política cultural seria, participativa y bien documentada, con una financiación acorde a las necesidades de la OFM”.

La Gerencia de la Filarmónica divulgó también este jueves por su parte otro comunicado en el que recuerda que la situación de la ROSS y la OCG “tiene su origen hace nueve años, cuando el anterior Gobierno de la Junta de Andalucía comenzó a aminorar sus aportaciones a las cuatro orquestas”. Y añade: “En estos años, la reclamación de un aumento presupuestario y equiparación entre orquestas ha venido por parte del gerente de la OFM [Juan Carlos Ramírez] a través del grupo Popular en la Junta, que consiguió la aprobación de una equiparación presupuestaria en 2018 y una equiparación efectiva ante el agravio que sufrió la OFM en 2017, año en que se le subió sólo un 5% su presupuestos frente al 10% el resto de orquestas andaluzas. No hubo en esas fechas reclamaciones ni exigencias por parte de los comités. Pero, a mayor abundamiento, ha sido el Ayuntamiento de Málaga quien ha aportado hasta la fecha más de 1,2 millones de euros para la estabilidad financiera y artística de la OFM”. A día de hoy, “no reconocer que la OFM está en una situación financiera, de organización administrativa y artística superior al resto de orquestas profesionales andaluces es obviar la evidencia, sí reconocida a nivel nacional”.

Refiere además la Gerencia en su comunicado el proyecto para la incorporación del edificio de los antiguos comedores universitarios como nueva sala de ensayo en un plazo de dos años. Sobre el caso de Marina Peláez, recuerda que se encuentra pendiente de resolución judicial pero que, en todo caso, “la OFM ha seguido estrictamente los procesos emanados de la Intervención del Ayuntamiento”. En cuanto al ajuste de plantilla, “se trata de un dato que habría que contraponer con la actividad de la orquesta, que es mucha y bien proporcionada". Y respecto a la elección del nuevo director titular de la orquesta, “no debería caer el comité en el antiguo pensamiento de que todo lo que viene de fuera es mejor. Dar oportunidades al talento nacional no debería ser tan criticable, ya que la OFM es una institución pública española sufragada con dinero público. La elección del director titular y artístico se hará de acuerdo a las normas administrativas actuales y atendiendo a criterios profesionales y artísticos a través de una comisión técnica”. La OFM responde así a las críticas por incluir entre los requisitos exigidos en las bases “tener nacionalidad española o la de cualquier otro Estado incluido de pleno derecho en la UE, o la del Reino de Noruega o la de la República de Islandia. También podrán participar quienes, no estando en el apartado anterior, se encontraran en situación legal en el momento de su presencia en España”.Añade el comunicado: “Decir que hay una falta de previsión artística siendo la OFM una de las pocas orquestas españolas que programa con dos o años o más de antelación es poco creíble. Como tampoco lo es hablar de caos administrativo en una orquesta sin deudas y con fiscalización previa en todos sus actos. Muchos trabajadores quisieran estar en las condiciones económicas y laborales en las que están los músicos de la OFM”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios