Cultura

La OFM estrena dos piezas malagueñas bajo la batuta de Diego González

Diego González dirigrá esta noche a la Orquesta Filarmónica en el ciclo 'Filarmónica frente al mar'. Diego González dirigrá esta noche a la Orquesta Filarmónica en el ciclo 'Filarmónica frente al mar'.

Diego González dirigrá esta noche a la Orquesta Filarmónica en el ciclo 'Filarmónica frente al mar'. / archivo cármina nova

Muy distintas entre sí pero con un denominador común, su sangre malagueña. La Orquesta Filarmónica de Málaga dentro del V ciclo Filarmónica frente al mar realiza esta noche -a las 20:00 en el Auditorio Edgar Neville- el estreno absoluto de las últimas composiciones de Eneko Vadillo y Gabriel Robles. Con Fantasía malagueña, de este último y Mercurial, de Vadillo, el director Diego González ha querido conformar la primera parte de un programa que tendrá su cierre con la Cuarta Sinfonía de Beethoven, una de las piezas menos interpretadas del maestro.

Fantasía malagueña, una pieza de 8 minutos con la que se abre el concierto, está escrita para orquesta y piano. "Es una obra libre con temática andaluza y la malagueña como base", comenta Diego González y también subraya que, según palabras del propio autor, profesor del Conservatorio Superior durante décadas y experto en lenguaje musical, se trata de la última composición sinfónica que va a escribir por lo que supone un hito muy especial para él.

Por otra parte, Mercurial viene avalada por el premio de la Fundación BBVA. "Se trata de una pieza para saxofón solista y orquesta con una estructura totalmente contemporánea, es una obra de mucha entidad, dura unos treinta minutos y está recién sacada del horno", explica el director de orquesta. Junto a la Cuarta Sinfonía de Beethoven se propone un viaje interesante entre estilos muy diferentes. "La obra de Robles se van a entender más fácilmente porque tiene un lenguaje musical al que la gente está acostumbrado y luego Vadillo propone una pieza de mayor densidad, de cuatro movimientos, compleja y de envergadura", comenta González, al que le parece interesante programar la Cuarta de Beethoven "precisamente para ponerla en valor y que el público pueda disfrutarla y apreciarla".

Durante toda la semana, cuatro horas al día, el director y los profesores de la orquesta han ensayado las nuevas composiciones que se estrenan esta noche. Entre ellos la saxofonista también malagueña Elisa Urresturazu, solista en Mercurial. "Siempre es una suerte, un lujo y un placer trabajar con una orquesta de primer nivel. La semana ha sido muy fructífera, muy agradable y hemos disfrutado mucho. Tengo ganas de mostrar el resultado en el concierto", apunta González que ya ha dirigido a la OFM en diversas ocasiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios