Tabletom | Grupo de rock “Tenacidad y ruina son las palabras que mejor describen nuestro camino”

  • La banda malagueña actúa esta noche en La Cochera Cabaret

  • El grupo lanzará en 2020 su próximo álbum de estudio que será “más rockero y con canciones más cortas”

Juan Antonio Parra, Manuel Nocete, Perico Ramírez, Jorge Blanco, Salva Marina y Pepillo Ramírez en un ensayo reciente de Tabletom Juan Antonio Parra, Manuel Nocete, Perico Ramírez, Jorge Blanco, Salva Marina y Pepillo Ramírez en un ensayo reciente de Tabletom

Juan Antonio Parra, Manuel Nocete, Perico Ramírez, Jorge Blanco, Salva Marina y Pepillo Ramírez en un ensayo reciente de Tabletom / M. H. (Málaga)

Fue a mediados de los años 70 cuando Roberto González y los hermanos Pedro y José Ramírez se lanzaron con un proyecto musical que acabaría dando forma a una banda carismática en la que la calidad musical y artística siempre ha sido de admirar por muchos, aunque la suerte no haya ido de su mano. Y es que “los malos” de la industria musical quizás no tuvieron el tiempo suficiente o el oído adecuado para escuchar detenidamente su música y apreciar el lugar que merecían y que sobre todo, merecen. Hablamos con Pedro Ramírez, Perico, guitarrista; y Salva Marina, vocalista, sobre música y los próximos proyectos que deparan a la banda de Málaga: Tabletom.

Ellos siguen en activo y “más vivos que nunca”. “Somos un grupo que está en evolución, no somos una banda que tuvo su mejor momento hace 20 años y ahora vive de las rentas. Nosotros vamos hacia delante, seguimos componiendo y evolucionando musicalmente, creo que estamos en nuestro mejor momento”, cuenta Perico. ¿El motivo por el que siguen en el barco? Exclusivamente por la música y el placer de tocar porque “otra razón no hay, las cosas en Tabletom no funcionan a nivel económico ni con el showbusiness, en absoluto”, reconoce.

"La música de Tabletom sigue en evolución con cada disco. No dejamos de aprender y mejorar”

Perico define los 40 años de trayectoria con dos palabras: ruina y tenacidad. “Es curioso que un grupo que lleva tantos años y que no se ha comido una rosca siga con tanto empeño como el primer día, la verdad es que somos incombustibles”, cuenta. La banda ha pasado a lo largo de estos 40 años por diferentes formaciones y etapas. Tras la muerte de Roberto Rockberto González en 2011, los hermanos Ramírez tenían claro que querían continuar con el proyecto y darle un aire renovado. Es por eso que en 2012 se incorpora Toni Moreno, del grupo granadino Eskorzo, como nuevo cantante, y es en 2016 cuando Salva Marina lo sustituye para ser el actual cantante de la formación.

Salva cuenta como llegó esa propuesta: “Fue el actual bajista, Jorge Blanco, quien les propuso que yo podría sustituir a Toni. Ellos me conocían bastante y además, ya había colaborado con ellos en la grabación del documental Todos somos estrellas”. Salva Marina conoció a Roberto el día que dio su primer concierto en un escenario grande, siendo teloneros de Tabletom con su banda Smoking en un festival de Iznájar (Córdoba). Salva y Perico recuerdan a Roberto como un “tío mágico y carísmático e imposible de imitar”. “Se degastó muchísimo con el tema de las drogas, siempre daba gusto tocar con él, pero es verdad que llegó un momento en el que fue dejando de lado el aspecto musical y se echaba en falta más implicación”, narra Perico.

"Roberto era un tío con una magia imposible de imitar. Yo le doy a la banda la mía propia”

Desde el principio hay quienes catalogaron la música de Tabletom dentro del cajón del Rock Andaluz, algo con lo que la banda no está ni mucho menos de acuerdo: “Nunca hemos hecho rock andaluz, no nos gusta el estilo. Somos andaluces y hacemos rock, pero esa etiqueta no va con nosotros, es un estilo que se mueve en otra tesitura totalmente distinta a la que hacemos”. En sus canciones se pueden descubrir pinceladas de tantos estilos como rock, jazz, funk y muchos otros. Si hubiera que etiquetar de alguna manera a la música de Tabletom, Perico habla de “rock malagueño” o “música étnica malagueña”. “Mezclamos mucho los estilos, pero queda claro de donde venimos”. Y es que Tabletom es una banda que suena a Málaga y que le ha cantado mucho a la ciudad con las letras del poeta Juan Miguel González.

Perico Ramírez y Salva Marina, guitarrista y cantante respectivamente de Tabletom. Perico Ramírez y Salva Marina, guitarrista y cantante respectivamente de Tabletom.

Perico Ramírez y Salva Marina, guitarrista y cantante respectivamente de Tabletom. / Isabel Vargas (Málaga)

Un valor añadido que hay que destacar en la banda es que tanto Perico como su hermano Pepillo, saxofón y flauta, son profesores de conservatorio. Perico en el Conservatorio Profesional de Música Gonzalo Martín Tenllado de Málaga y Pepillo en el CPM Antonio Lorenzo de Motril (Granada). Cuenta Perico que el “no ganar dinero con tu música te hace reciclarte bastante y además, es muy bueno para un músico porque te obliga a estudiar y a formarte. “Tanto mi hermano como yo estudiamos la carrera de música clásica y por suerte podemos vivir de ella y combinarla a la vez con el grupo”. La experiencia y conocimientos sobre música clásica de ambos hermanos es un ingrediente importante a la hora de componer. “Es algo que inconscientemente tenemos ahí y cuando componemos influye, no se si se notará mucho en el sonido de la banda, pero desde luego que la influencia está”.

Tabletom en su último concierto el pasado 21 de septiembre en la Sala Caracol de Madrid. Tabletom en su último concierto el pasado 21 de septiembre en la Sala Caracol de Madrid.

Tabletom en su último concierto el pasado 21 de septiembre en la Sala Caracol de Madrid. / M. H. (Madrid)

Perico avanza muy ilusionado algunos detalles del próximo disco que la banda espera lanzar a mediados de 2020. “Queremos que suene un poco más rockero y leñero y vamos a intentar hacer temas no tan largos como hasta ahora, aunque lo dudo que lo consigamos”, ríe. El guitarrista desvela el título de alguna de las canciones que irán en la carátula, como Sigamos en lo nuestro. Cuenta Salva Marina que “está basada en Sigamos en las nubes, como una especie de segunda parte de la letra”. El vocalista avanza que también quieren recuperar alguna idea perdida de Roberto que nunca se grabó.

Son solo algunos detalles de lo nuevo de Tabletom. Confiesa Perico que no hay ni un solo concierto cerrado después del de este sábado. No estaría mal que “los malos” se detengan a escuchar su música aprovechando el nuevo disco, y a apreciar su talento. Ya sería hora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios