Luces y sombras

Juanma Moreno, inauguraciones S.A.

Nadie duda de que el presidente andaluz revalidará su mandato. Pero la realidad de las urnas obnubila al más moderado

Pido perdón a Francisco de la Torre por reprocharle en algún mandato en el que nada tenía que echarse a la boca que inauguraba una rotonda tipo tour de Francia, acompañado de un puñado de concejales. Una vez más, el alcalde de Málaga demuestra que es un adelantado a sus tiempos. El presidente andaluz nos deleitó el viernes con el estreno de una estación de Metro por el que no circulará en varios un solo tren con viajeros.

Se le podría disculpar. Quizá lo ha hecho porque si en agosto abre la línea del suburbano él quizá no luzca en ese momento el traje de presidente. Pero casi seguro no será así. A Juanma Moreno le obnubila la realidad de las elecciones y cae sin necesidad en el esperpento. La agenda de un presidente de la Junta no puede incluir inaugurar una estación del Metro sin Metro. Y, si me apuran, ni incluso con Metro.

Pero Moreno pertenece a la vieja escuela de los partidos, en este caso a la del PP. Hay que rentabilizar la gestión cortando cintas. Como si el ciudadano fuera incapaz de juzgar un mandato sin que se le dé protagonismo a las tijeras. Pero ni siquiera sus adversarios dudan de que seguirá en el Palacio de San Telmo e incluso, en privado, menos discuten que el resultado sea inmerecido. La única incógnita es la compañía que necesitará para refrendarlo. Pero a estas alturas, incluso al dirigente que ha logrado contenerse durante cuatro años para trasladar un talante de moderado a los electores, le saltan las costuras.

A un Gobierno se le exige una gestión eficaz. En una legislatura marcada por la pandemia, en la que Moreno Bonilla no sólo ha sobrevivido sino que ha sacado buena nota, con el estigma de que los populares apuestan por la sanidad y la educación privada, es lógico que se quieran exhibir esos logros. Incluso que se reitere la comparación con los socialistas que aplicaron recortes en esos dos sectores. Suponían el principal capítulo de los gastos de personal y la crisis económica de 2009 los desnudó. Así que hace unos días Juanma Moreno, al estrenar el nuevo centro de salud de San Pedro Alcántara, presumía de que era el edificio sanitario número 33 que ponía en marcha este Ejecutivo del cambio. Claro que se desconoce cómo hace las cuentas y los sumatorios. Igual se contabiliza por plantas. Por ejemplo, en el hospital militar de Sevilla inauguró las tres primeras en 2021, en febrero de este año otras tres y esta semana, discurso oficial de alcance histórico porque el centro sanitario cuenta con área de quirófanos. No sé si se tendrá que inmortalizar de nuevo cuando se ponga la bata el equipo de anestesistas. Pero es que en Málaga ya ha asistido al comienzo de la demolición de los edificios que estorban en el solar donde alguna vez se construirá el tercer hospital.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios