Quousque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

POBRES, ENFERMOS Y ANALFABETOS

Dándole vueltas a la cabeza me acordé de que en el País Vasco no se paga Patrimonio y bien robustos que están

Siempre he creído que los tributos han de ser pocos, claros y justos. Así que suprimir el Impuesto de Patrimonio me pareció muy buena idea. Estaba yo disfrutando de tan bienvenida alegría cuando empecé a oír voces discordantes provenientes de reputadas figuras de la izquierda. Y claro, fue enterarme de que por culpa del señor Moreno los andaluces íbamos a quedarnos sin educación y sanidad y empezar a preocuparme. Qué menudo futuro nos espera. Otra vez los chiquillos tirados en la calle sin colegio, gamberreando y drogándose en los descampados porque la derecha solo gobierna para los ricos. Aunque peor es lo de la sanidad. Que si quitan los ambulatorios habrá que volver a visitar curanderos y a ponerse emplastes y cocer hierbas como antiguamente. Una tragedia. Pobres, enfermos y analfabetos. Así es como nos quiere la derecha, que se lo he oído decir siempre a los del PSOE. Que si no es porque nos gobiernan ellos cuarenta años seguirían preguntándonos por ahí aquello de ¿y tú de dónde ERE?

Lo bueno es que no afecta al Canal Sur. Así que si no nos morimos antes al malvivir sin sanidad, nos puede buscar pareja un nieto de Juan y Medio. No podremos escribirle cartas, pero habiendo teléfono…

No les voy a engañar; me llevé un mal ratico muy malo. Pero dándole vueltas a la cabeza me acordé de que en el País Vasco no se paga Patrimonio y bien robustos que están. Que los he visto yo levantar piedras como una mesa de camilla con la misma maña con la que nosotros alzamos un catavino. Y estudiados se ven. Unos más que otros, eso es verdad, pero que cuando fui a Bilbao había gente en los cafés leyendo el periódico y haciendo crucigramas. Me puse a investigar y resulta que en casi ningún país de Europa hay un impuesto parecido. Que no es que quiera ser cargante, pero que sanos y leídos se les ve también allende nuestras fronteras.

Aunque lo mejor es cuando me enteré de que el ex presidente Zapatero, el de la ceja que se parece a Mr. Bean y que era muy de izquierdas, también quitó el puñetero impuesto. No me enteraría porque ya no iba al colegio, aunque me acuerdo de que pillé un gripazo malísimo y lo mismo algo tuvo que ver. Porque lo que no puedo ni imaginarme es que la señora Montero, ministra de Hacienda, y todos los prebostes de la izquierda que se oponen a la medida, quieran engañarnos o nos tomen por tontos. Eso es imposible. Tanto como que quieran indultar a los señores Chaves y Griñán.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios