Sucesos

Ametrallan a un joven esloveno de 20 años en el segundo asesinato en una semana

  • El cadáver, con múltiples disparos en el tórax y en el abdomen, fue rescatado de un acantilado de 10 metros por bomberos de Mijas 

  • Es el quinto crimen registrado en la Costa del Sol desde finales de octubre

La Guardia Civil en la zona en la que fue hallado el cadáver. La Guardia Civil en la zona en la que fue hallado el cadáver.

La Guardia Civil en la zona en la que fue hallado el cadáver. / APZ (Efe)

Ametrallado. Así murió el joven de 20 años y nacionalidad eslovena cuyo cadáver fue rescatado ayer por los bomberos de Mijas en un acantilado de unos 10 metros de altura, junto a la A7. Las primeras pesquisas apuntan a que presentaba múltiples disparos tanto en el tórax como en el abdomen, pero será la autopsia que hoy se le practicará en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga la que determinará cuál fue la causa exacta del óbito. De confirmarse el crimen por arma de fuego, se trataría del segundo de estas características registrado en ocho días. Sería, además, el quinto de la provincia desde finales de octubre.

El cuerpo de la víctima fue encontrado bocabajo en unas rocas, junto a la A-7. El servicio de emergencias sanitarias 112 Andalucía recibió a las 9:15 un aviso que alertaba del hallazgo del cadáver de una persona en una zona escarpada de la playa Peñón del Cura, cerca de un chiringuito, ubicado entre los términos municipales de Mijas y Fuengirola. El caso fue judicializado por la Guardia Civil, que se ha ocupado de su esclarecimiento. Efectivos pertenecientes al Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) del Instituto Armado se desplazaron hasta el lugar para inspeccionar la zona, donde trataban de recabar pruebas.

De confirmarse el crimen sería el quinto de la provincia desde finales de octubre

Bomberos de Mijas hicieron uso de cuerdas y una camilla para rescatar el cadáver del joven al tratarse de una zona de difícil acceso. Fuentes próximas a la investigación explicaron que los disparos efectuados corresponden a un arma “de buen calibre”. Las pesquisas confirmarán si fue tiroteado y, después, arrojado o si cayó al desnivel como consecuencia de los impactos. Los agentes dilucidarán también si se trata de un ajuste de cuentas.

El último asesinato a balazos ocurrido en la Costa del Sol tuvo a Marbella como escenario. La Policía Nacional buscaba entonces a dos hombres que huyeron en un vehículo hallado poco después ardiendo en Mijas. Los sospechosos habían utilizado máscaras para evitar su identificación. La víctima contra la que habían abierto fuego en la entrada del aparcamiento de la zona de Cabopino era un francés de 60 años que recibió tres disparos en el tórax y en el abdomen, según se desprendió de la autopsia que se le realizó al cuerpo. La investigación continúa abierta, sin que por el momento se hayan producido detenciones.

El asesinato anterior se había producido solo 12 días antes de otro, cuando un hombre mató a un conductor en Mijas al regresar del gimnasio hacia las 3 de la tarde. Los investigadores trabajaban con la hipótesis de que el presunto autor había disparado al individuo tras ponerse a la altura de su vehículo en la puerta de su vivienda. Entonces era la segunda muerte por disparos en apenas una semana.

Uno de los últimos crímenes que la Policía Nacional ha resuelto es el de un hombre de origen congoleño hallado muerto con disparos en la espalda el pasado mes de marzo en un descampado del polígono Guadalhorce. A comienzos de este mes, la Comisaría provincial informó de que cuatro hombres habían sido detenidos por su presunta vinculación con el asesinato. Todos ingresaron en prisión. Tres de ellos fueron arrestados en Málaga y, el cuarto, en prisión. Están acusados por delitos de asesinato, tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, falsificación criminal y tenencia ilícita de armas.

"Esto se parece cada día más a México"

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) continúan insistiendo en la importancia de dotar a las plantillas de un mayor número de efectivos para luchar contra el narcotráfico. La portavoz del sindicato mayoritario de la Policía Nacional, Mariló Valencia, relaciona la violencia ahora acentuada entre los narcos con la “búsqueda de culpables de los éxitos policiales” tras los últimos golpes.

“La Costa del Sol se parece cada día más a México que a lo que siempre fue. Muchos están enterrados en el monte, con una piedra en el fondo del mar o en el pantano”, añadieron otros policías que operan en la Costa del Sol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios