Sociedad

Ingresa en prisión el ex novio de Laura Alonso

  • El ex novio de la joven reconoce haberla asfixiado con una chaqueta la noche que desapareció.

Comentarios 5

La jueza del juzgado número 3 de Ourense ha decretado el ingreso en prisión provisional sin fianza de Javier C.G., el asesino confeso de la joven Laura Alonso, cuyo cadáver fue localizado el pasado sábado en un cortafuegos del municipio ourensano de Toén tras seis días de intensa búsqueda. Esta decisión judicial llega después de que el que fuera pareja de la joven haya reconocido haberla asfixiado con una chaqueta el lunes de la semana pasada. Mientras, en una de las muchas concentraciones celebradas en memoria de la joven, amigos y familiares pidieron "justicia" y que su muerte "no sea en vano".

La instructora de este caso decretó el ingreso en la cárcel sin fianza después de tomar declaración al detenido e imputarle un delito de homicidio, sobre las 3.30 horas de la madrugada de hoy. De esta forma, el presunto autor de los hechos permanecerá en el centro penitenciario de Pereiro de Aguilar a la espera del juicio. Esta decisión llega después de que el acusado, de 32 años y ex novio de la joven fallecida, admitiera ayer ante la Guardia civil haber acabado con la vida de la joven. Concretamente, aseguró que la asfixio con una chaqueta en la madrugada del lunes de la semana pasada, la noche que desapareció. Pero Javier C.G. no confesó el crimen desde el principio.

De hecho, según fuentes próximas a la investigación, durante toda la jornada de ayer, el presunto asesino estuvo desvinculándose de la muerte de la chica, con la que mantuvo una relación en los últimos dos años. Pero no fue hasta el último momento, tras varias horas de interrogatorio en la Comandancia de la Guardia Civil de Orense y en el momento en que los agentes lo trasladaban al domicilio de sus padres para realizar un registro domiciliario, cuando admitió los hechos.

Según el propio Javier C.G., acabó con la vida de Laura Alonso después de que la chica se despidiese de sus amigos y de su actual pareja a la 01:30 del lunes 24 de agosto en un bar situado en la localidad ourensana de Barbadás. Ésa fue la última vez que vieron a la chica con vida, aunque su novio recibió un mensaje en el que Laura le decía que había llegado a casa sobre las 02:45, lo que resultó ser falso. Además, según las mismas fuentes, sobre las 03:00, la chica intentó contactar con el joven, pero ya dormía y no llegó a descolgar el teléfono.

Esta confesión del presunto asesino confirma las versiones de varios testigos, que aseguraron haber visto a Laura Alonso junto con el que fuera su pareja sentimental después de que la joven hubiera abandonado el bar. La joven ya había denunciado al acusado en 2008 por malos tratos, aunque las presiones familiares la llevaron posteriormente a retirar la acusación. 

Tras las primeras horas de conmoción tras conocer los detalles de la muerte de Laura Alonso llegaron las movilizaciones de condena a este nuevo caso de violencia de género, cuyas víctimas ya se elevan a 37 en lo que va de año. Así, centenares de personas, entre las que se encontraban familiares y amigos de la joven, participaron durante la mañana de hoy en dos concentraciones que tuvieron lugar en la Plaza Mayor y ante las puertas del Palacio de Justicia de la ciudad ourensana, clamando "justicia" para que esta muerte "no sea en vano".

Patricia Losada, una tía de la víctima, fue la encargada de leer un comunicado en el que explicaba que desde el primer momento de la desaparición de Laura, su familia se "marcó tres objetivos: primero encontrarla; segundo, encontrar al culpable o culpables; y tercero, que se haga justicia". En este sentido manifestó que a día de hoy le "satisface" comunicar que los dos primeros objetivos "se han cumplido", y aseguró que para que se cumpla el tercero seguirán "luchando con el mismo ahínco".

"Que la muerte de Laura no sea en vano, elevemos también nuestras voces para despertar las conciencias de todos los ciudadanos y eliminar de entre todos nosotros esta lacra social, que siempre vemos tan lejos, pero que tenemos tan cerca", aseveró Losada, que también tuvo buenas palabras para recordar a su sobrina, a la que definió como "una chica muy abierta, extrovertida, muy alegre, quizás muy inocente", que "siempre estaba contenta y era amiga de todos". Además, sobre el presunto culpable de la muerte de la joven, aseguró que Laura "hacía mucho tiempo que no tenía relación con él", aunque afirmó recordarlo como "un chico normal" y "divertido" que "había cambiado últimamente de amistades".

Mientras, en la concentración que tuvo lugar en la Plaza Mayor, el alcalde de Toén, Amancio Cid, destacó la "gran conmoción" en la que está "sumido" el pueblo y todos aquellos que conocían a la joven. Por ello, el regidor municipal pidió "ayuda a todos los medios, a los vecinos, a todos en general" para que "echen una mano para tratar de normalizar la vida emocional del municipio". "Hablábamos que eran tres días oficiales de luto pero esto va a durar bastante más, en el corazón de los vecinos y de las familias", señaló.  En su intervención, al alcalde de Toén manifestó que tras lo sucedido, en la actualidad "hay dos familias que lo están pasando horroroso" y aseguró que no sabría "en cuál preferiría estar" de ponerse en ese caso.

Desde otras instituciones gubernamentales tampoco quisieron pasar por alto este suceso. Así, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, expresó "su más absoluta repulsa" y todo su apoyo a la familia y amigos de la víctima. Además, insistió en la importancia de no retirar las denuncias y pidió a los entornos de las mujeres que no minimicen el riesgo, y a la sociedad una mayor implicación y compromiso en esta lucha. 

"Tenemos que seguir trabajando en educar en la igualdad, en el respeto al otro, desde la escuela, la familiar, para que no vuelvan a repetirse estos desagradables hechos", indicó la titular de Igualdad al resaltar la gravedad del caso, sobre todo, al tratarse de dos jóvenes. Finalmente, recordó que en noviembre, su ministerio va a organizar un Encuentro Mundial de Jóvenes contra la Violencia de Género. "Debemos llegar a la raíz de esta lacra social", concluyó.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, expresó su "profunda tristeza" y "repulsa sin límites" ante el asesinato de Laura Alonso. Además, alabó el comportamiento "ejemplar" y "excelente" del pueblo de Toén, de donde era originaria la víctima. Así, tras participar en una concentración silenciosa a las puertas de la Xunta, Feijóo expresó el rechazo del Ejecutivo gallego ante "este tipo de actos irracionales" y se puso a disposición de la familia de la joven fallecida.

Finalmente, el presidente del gobierno regional recordó que "este tipo de actos se pagan, no salen gratis". Asimismo, incidió en la necesidad de "seguir implantando políticas de igualdad", que "eviten estos sucesos". "Ya sabemos que en Galicia son excepcionales, pero no deberían ni ser excepcionales", sentenció. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios