El Rey abdica

El PSOE cierra filas con Rubalcaba y apoyará la ley de abdicación

  • De los tres diputados que en los últimos días han defendido la libertad de voto, sólo Odón Elorza y el valenciano García Gasulla han planteado esa demanda en la reunión que han celebrado los socialistas.

Comentarios 9

Casi todos los parlamentarios socialistas han apoyado la postura de la dirección del PSOE de votar a favor de la ley de abdicación del Rey y han cerrado filas por el pacto constitucional, aunque se han escuchado algunas voces críticas como la de Odón Elorza y Guillem García pidiendo libertad de voto. En una reunión de tres horas en el Congreso, en la que han tomado la palabra alrededor de una treintena de diputados y senadores del PSOE y en la que según Rubalcaba se ha producido un "debate fantástico", éste ha apelado al pacto constitucional y a la Carta Magna para rebatir las escasas críticas que ha tenido la postura oficial del partido, según las fuentes consultadas.

De los tres diputados que en los últimos días han defendido la libertad de voto -el vasco Odón Elorza, el alicantino Federico Buyolo y el balear Guillem García Gasulla- sólo Odón Elorza y García Gasulla han planteado esa demanda en la reunión. A la salida, el ex alcalde de San Sebastián ha dicho que votará "en conciencia" una vez que "metabolice" lo que ha oído, mientras que el alicantino Buyolo ha admitido que, aunque no esté de acuerdo, apoyará lo que ha decidido su partido, porque "alguien que no acate la disciplina de voto no puede pedir que otros acaten y cumplan la ley".

Según algunos asistentes, muchos han sido los que han reivindicado las raíces republicanas del PSOE, a la vez que han reconocido que ahora no es el momento de plantear el debate sobre monarquía o república. A ese respecto, Buyolo se ha comprometido a trabajar "para que los ciudadanos hablen y opinen" y para que el PSOE defienda "esos valores republicanos que llevamos en nuestra sangre". También Odón Elorza, que ha fundamentado su petición de libertad de voto en que así se representa mejor a los electores, ha hecho hincapié en que piensa mantener su "conciencia republicana con los valores que ello entraña", así como la memoria histórica y la identidad de lo que, a su juicio, debe ser un PSOE "más a la izquierda".

Entre los veteranos que han defendido la necesidad de respaldar la ley de abdicación, la ovación más larga ha sido para Alfonso Guerra, quien ha situado el debate en una perspectiva histórica y ha echado mano incluso del histórico creador de la corriente Izquierda Socialista, Luis Gómez Llorente, para recordar el papel del PSOE en la Transición y el pacto constitucional. "Que no se nos olvide de dónde venimos", ha subrayado Guerra a sus compañeros, según han explicado fuentes presentes en la reunión. En una intervención "espectacular" -según las fuentes-, Guerra ha dejado claro que el PSOE no puede dejar solo al PP en la defensa de la Constitución y ha remachado los argumentos de Rubalcaba en el sentido de que, lo que se va a votar no es si los socialistas quieren una república o una monarquía. Un diputado socialista se confesaba "entusiasmado" por la intervención de Guerra: "Quién me iba a decir a mí que me iba a volver guerrista a estas alturas", bromeaba.

Han avalado también la necesidad de respaldar la ley de abdicación Ramón Jáuregui, Rafael Simancas y Manuel Chaves, que se ha declarado partidario "sin complejos" de la monarquía parlamentaria y ha defendido que ésta ha funcionado muy bien y ha sido muy útil en estos años.

El diputado por Madrid Pedro Sánchez, aspirante a secretario general del PSOE, ha apelado sobre todo a la "coherencia" de los socialistas con su promesa de cumplir la Constitución y con las resoluciones aprobadas en su conferencia política el año pasado. Sánchez ha dicho que no duda de que todos sus compañeros votarán a favor de la ley de abdicación y ha recordado que en dicha conferencia, de la que él fue coordinador, acordaron impulsar la regulación de una ley de abdicación, tal y como está recogido en la Constitución. Ha recordado igualmente que el debate ahora no es entre monarquía o república, sino que lo que se vota es que se permita la abdicación del Rey.

Conscientes de ello, algunos de los asistentes han reclamado que el partido no se olvide de este debate y que en el próximo congreso federal se hable a fondo sobre la postura del PSOE sobre el modelo de Estado. El también ex presidente andaluz José Antonio Griñán ha replicado que "cada cosa a su tiempo" y que "lo que no se puede es saltar el sistema que está previsto en la Constitución", después de recordar que el PSOE es el único partido que desde hace meses ha propuesto modificar la Carta Magna. A su juicio, esa es la única vía que puede defender un partido "demócrata y constitucionalista" como el PSOE, que debe ser consciente de que el mecanismo que hay para adaptarla a las nuevas circunstancias es a través de la reforma. "Si hay que reformarla -ha apostillado- hagámoslo como dice la propia Carta Magna".

El otro aspirante a secretario general, Eduardo Madina, no ha intervenido en la reunión, aunque a la entrada se ha declarado "republicano" y ha dicho que espera que su partido "tenga en el futuro el debate sobre monarquía o república". Aunque el debate interno sobre este asunto ha causado malestar en un partido inmerso en la carrera sucesoria por sustituir a Rubalcaba, éste se ha declarado "muy satisfecho" y confiado en que mañana no habrá fisuras: "Ha ido bien. Mañana lo veréis", ha garantizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios