La Maestranza | Decimonoveno festejo del abono de la temporada en Sevilla Emilio Silvera y Calerito, sendas vueltas al ruedo

  • Daniel de la Fuente, que falló a espadas en su primero, fue silenciado en su lote

Emilio Silvera, en uno de los doblones con los que inició su faena al novillo que abrió plaza. Emilio Silvera, en uno de los doblones con los que inició su faena al novillo que abrió plaza.

Emilio Silvera, en uno de los doblones con los que inició su faena al novillo que abrió plaza. / José Angel García

La festividad del Corpus –hasta hace poco se conmemoraba con una corrida de toros– contó con una novillada nocturna con picadores con tres diestros sevillanos:Emilio Silvera, Juan Pedro García ‘Calerito’ y Daniel de la Fuente que lidiaron un encierro de la ganadería gaditana de Fuente Ymbro. Un festejo que se saldó con sendas vueltas al ruedo de Emilio Silvera y Calerito en sus primeros novillos, entre tanto Daniel de la Fuente fue silenciado en su lote.

La novillada de Fuente Ymbro, bien presentada en su conjunto, dio un juego desigual e interesante, ofreciendo oportunidades para el éxito.

Emilio Silvera, quien el año pasado cortó una oreja en La Maestranza, ganó terreno en los lances de recibo ante el que abrió plaza, un astado de buenas hechuras que ofreció buenas embestidas. El diestro comenzó con unos doblones por bajo y con la derecha destacó en dos series con muletazos suaves. Resultó cogido, afortunadamente sin consecuencias. La faena subió de tono en el epílogo, con unos bellos naturales de frente. Se tiró de verdad para una estocada hasta la bola que por si era de premio. Hubo una leve petición de oreja y dio una vuelta al ruedo.

Novillada de Fuente Ymbro, bien presentada y de juego desigual e interesante

El cuarto, altote y largo, tras un volantín en el capote, derrochó nobleza, pero se rajó pronto. Silvera comenzó con un toreo despacioso y con temple con la diestra y se arrancó la música. Tras un natural inmenso, el novillo se rajó. El torero cerró su labor con unas manoletinas junto a tablas.

Calerito, quien se presentó el año pasado en el coso del Arenal, ante el segundo, jugó bien los brazos a la verónica. El torero, en los medios, consiguió muletazos con gusto ante un animal manso y manejable, que metía la cara, pero salía suelto. En el epílogo, en las rayas, cuajó una buena tanda y mató de estocada al primer envite para dar la vuelta al ruedo tras fuerte petición.

El quinto derrochó bravura en el primer tercio. Manuel Jesús Ruiz Román ejecutó la suerte de varas de manera sensacional en dos puyazos soberbios que no hubieran aguantado muchos toros. El novillo llegó sin apenas gasolina a la muleta y Calerito, que lo había recibido con dos largas cambiadas –la primera, a portagayola– acabó de inmeditado entre los pitones del animal por su falta de recorrido.

Daniel de la Fuente, quien debutó con picadores en el coso del Baratillo la pasada temporada. Con el tercero, un astado pronto, con movilidad y fondo, realizó una faena con entrega y frescura y en la que consiguió los mejores muletazos en dos tandas con la izquierda. Falló con la espada.

De la Fuente saludó al sexto con un farol. El animal, tras derribar a Expósito, recibió un fortísimo puyazo que acusó en la muleta. Calerito, porfión, no pudo lucirse con un animal bastante aplomado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios