Unicaja

Divertirse es divertir

  • El Unicaja pasa por encima del Skyliners en el regreso de la Eurocup a Málaga

  • Rompe el partido en un magnífico segundo cuarto

  • Wiltjer (15 puntos) fue el máximo anotador

Mathias Lessort intenta hacer un mate. Mathias Lessort intenta hacer un mate.

Mathias Lessort intenta hacer un mate. / fotos: unicaja b. fotopress

El Unicaja se lo pasa bien, es el lenguaje corporal que transmiten sus jugadores y el estado de ánimo que percibe y devuelve de retorno el público. Esto no es la Euroliga, pero el Skyliners es un equipo serio y al que el marcador seguramente no haga justicia (91-64). El Unicaja va cogiendo una velocidad de crucero interesante dentro del proceso de construcción del equipo. Gusta lo que se ve, es indudable. El Carpena debe ser un fortín en la Eurocup y se marcó territorio de inicio.

Buen partido colectivo, con muchos jugadores en el notable y con esa conciencia de crecimiento colectivo. Wiltjer (15 puntos) metió puntos con otros capítulos de su catálogo, sólo hizo falta un triple. Suárez exhibió inteligencia y Dani Díez lo que hay que hacer para ganar minutos, comerse el campo cuando hay protagonismo. Hubo minutos de juego excelentes en algunos tramos, mayor dominio del rebote y no se dependió del triple.

12Jugadores. Los que empleó Casimiro y todos anotaron al menos dos puntos

Mandó de salida el Skyliners (9-14), con un Unicaja algo errático. Producía Shermadini, por el que pasaban todos los balones. Había que aprovechar la diferencia de centímetros y la orden de Casimiro es taxativa. Pero fue la coincidencia en pista de Alberto Díaz, Carlos Suárez y Mathias Lessort la que elevó varios niveles la efectividad defensiva del equipo de Luis Casimiro para virar el duelo. El francés, con su punto de anarquía e hiperactividad, da una presencia cerca del aro que condiciona. Y de Díaz y Suárez (ocho rebotes en el primer tiempo ) ya se conoce su capacidad para hacer sólido a un equipo atrás.

El parcial de 17-0 que encadenó el Unicaja (26-14) resumió lo que ocurrió en ese tramo de encuentro, en el que el equipo voló y compartió la bola para encontrar posiciones de tiro con una excelente ocupación de los espacios y un manejo preciso del pase extra. Atrás contribuyó que el Skyliners se obturó, porque fallaba hasta los tiros libres y algún tiro cercano al aro. Pero se comprobó que con esa agresividad el Unicaja debe ser de nuevo un equipo top de una Eurocup mejorada. Tras la descarga del Unicaja, el marcador era 34-16.

El tremendo tirador Heslip dio un poco de aire al equipo alemán para que bordeara los 10 puntos de distancia de nuevo. Sucedieron buenos minutos de un Dani Díez que ha comenzado la temporada como el jugador número 11, pero que tiene herramientas diferentes para ser importante en la rotación. Waczynski jugó algún minuto de dos, Roberts se sintió más cómodo y Wiltjer percutía el aro alemán sin abusar del triple, con un sólo triple había metido 13 puntos. El canadiense tiene un don para meter, es evidente, con facilidad. Regaló un par de movimientos nowitzkianos e intentó ser más duro en el rebote. Otro cantar es su defensa. Casimiro le sacaría rápido tras el descanso tras un par de desaplicaciones. Un vertiginoso contraataque de Roberts tras un mal ataque alemán dejaba otra vez la distancia en 17 puntos (47-30).

Pudo parecerlo en algún momento, pero no es para nada mal equipo el Skyliners, que cuando el Unicaja bajaba sus prestaciones sacaba la cabeza para amenazar con abrir de nuevo el partido. Se colocó en la frontera de los 10 (51-40) y comenzó a incomodar a un Unicaja menos clarividente en este periodo. No perdía la vena competitiva el cuadro malagueño, eso le permitía liderar con una distancia cómoda (64-48 al final del tercer cuarto), pero el juego era más espeso. Sí reconforta ver que el equipo puede dominar sin ser brillante en ataque. El rebote sí fue esta vez de nitidísimo color verde. Y Jaime se soltaba algo de presión metiendo una bonita entrada que celebró con vehemencia. Tras su noche mágica en Fuenlabrada ha tenido dos partidos grises, pero el equipo no lo ha notado.

Un tres más uno de Waczynski permitía al Unicaja llegar a los 20 puntos de rea (73-53) mientras el marcador del Carpena ponía un 1 por delante que hacía parecer aquello un All Star. No era para tanto lo que se veía en la pista, aunque sí gustaba a un público con ganas de aplaudir y pasárselo bien. Básicamente lo que hace en los primeros compases de la temporada el Unicaja de Casimiro. Hasta Viny Okouo tuvo minutos para hacer un mate. Que llegue ya el domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios