Charla-coloquio Jorge Garbajosa en Málaga Garbajosa: "Málaga es una maravilla, ves cómo se disfruta el baloncesto"

  • El presidente de la FEB participa, junto con Isa Sánchez, en una charla-coloquio organizada por la Asociación de Periodistas Deportivos de Málaga donde repasa el éxito de España y destaca la pasión de la provincia

Jorge Garbajosa, pensativo, con Isa Sánchez a la derecha.

Jorge Garbajosa, pensativo, con Isa Sánchez a la derecha. / Javier Albiñana

“Algún día no ganaremos pero siempre competiremos en los días grandes”, sostenía Jorge Garbajosa de una España que reinó en el mundo hace unos días. Aún con el vértigo y la felicidad del éxito en sus carnes, el presidente de la Federación Española de Baloncesto regresaba a su Málaga. De la que se despidió a principios de agosto y a la que volvió ya en primavera como campeón. El ex jugador se sentó en el diván para hacer balance junto a la también internacional Isa Sánchez, ahora en la Junta de Andalucía, en una charla-coloquio organizada por la Asociación de Periodistas Deportivos de Málaga en el salón de actos del Instituto de Estudios Portuarios. Un acto en el que estuvo Francisco de la Torre, alcalde de Málaga; Noelia Losada, concejala de Cultura y Deporte; José María Arrabal, secretario general de Deportes de la Junta de Andalucía; Antonio de Torres, presidente de la Federación Andaluza de Baloncesto; y Ricardo Bandrés, delegado en Málaga de la FAB; entre otros. 

“Se vive de manera diferente y no es tan fácil explicarlo”, comenzaba el que fuera piedra angular de un Unicaja histórico, que lo vivió en la pista en 2006 y 13 años después desde el palco: “Cuando eres jugador lo vives desde la celebración, los saltos, el champán... en este nuevo rol no aguantas tú la presión ni te juegas el físico y sabes lo que es el mal llamado éxito o fracaso. Un tiro libre lo es todo. Eres consciente de lo que supone para España ese éxito o no éxito. Cuando acabó sólo podía suspirar y sonreír. Pensamos esa misma noche como rentabilizar ese éxito, que no fuera cosa de un sólo día. Que Marc, Rudy o Ricky trasciendan y sean ejemplo para los niños”.

El presidente de la FEB sacaba la cara por el equipo campeón y, de paso, contaba una anécdota curiosa. “Diferenciaría talento de calidad. Encontrar un talento como Gasol o Navarro es imposible, son elegidos. Para mí este equipo tiene una calidad tremenda, resiliencia que se dice ahora. Desde el principio teníamos dos partidos marcados en rojo que era el de Italia y el de cuartos. El de Serbia no era de los partidos clave”, decía, mientras contaba: “Cuando acabó la primera fase que reconozco que estaba preocupado y hablé con uno de los capos para preguntar qué podíamos hacer. Me miró como un extraterrestre y me dijo que todo iba sobre el plan. Le tengo fe y les creo me digan lo que me digan. Me pasó también con Laia Palau. Tienen tal control de las situaciones para saber cuando estar bien... saben regularse para el día que toca”.

En China se culminó un verano dorado para la selección española. “Llevo desde 2012 viviéndolo desde dentro y no me parece un disparate. La forma en que se trabaja, los jugadores y los entrenadores... los resultados son los esperados. Es una dificultad tremenda, pero no me sorprende. Se lleva trabajando muy bien mucho tiempo”, admitía con firmeza Isa Sánchez, ahora directora general de Planificación, Instalaciones y Eventos Deportivos de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía. “La única pena de haber quedado campeón es que lo solapa todo. Tenemos la broma Sergio Scariolo y yo que las selecciones de formación jugaron 29 partidos y ganaron 28, había que echar al entrenador del que perdió ese. Es una barbaridad. Estamos al nivel de Estados Unidos, es una bestialidad pero es verdad. Yao Ming me preguntaba que cómo lo hacíamos porque somos un país de bajitos. Lo he dicho hasta la extenuación, Marc y Ricky no salen por generación espontánea, es fruto del trabajo de mucha gente. ¿Vamos a ganar siempre? Es imposible”, aseguraba Garbajosa, que dejaba un reto en el aire: “Cuando están los tops es muy complicado. Sí jugamos 10 partidos te van a ganar 9 o los 10. ¿A uno se puede ganar a Estados Unidos? Dentro de un año los vemos”.

Jorge Garbajosa, a su llegada. Jorge Garbajosa, a su llegada.

Jorge Garbajosa, a su llegada. / Javier Albiñana

El madrileño reivindicaba el espíritu que han creado las selecciones, masculinas y femenina. “A parte de la participación de aspirar a medallas, hemos conseguido una cosa y es que la gente esté ilusionada y luego orgullosa pase lo que pase”, decía, mientras admitía que se quieren seguir organizando torneos: “Nosotros siempre queremos tener un evento que se salga de la normalidad. En el Mundial femenino conseguimos que todos los medios de comunicación estuviesen pendientes. 20.000 licencias más en niñas ese año, no hay que darle más vueltas. En el año 2021 tenemos el Europeo compartido con Francia. En 2022 estamos peleando por un Mundial de formación, me gustaría dejar ese camino”. Sánchez, que lo vivió como ayudante de Lucas Mondelo en España, hablaba de la experiencia. “Vivimos un cariño impresionante, cualquier partido habría lleno que te empujaba cada minuto. Eso lo valoras muchísimo. Cambiamos la  presión por motivación, eso es clave. Le dimos la vuelta y no fue fácil, tuvimos muchas reuniones. Como cuerpo técnico es de lo mejor que he vivido en mi carrera deportiva”, afirmaba la internacional.

Málaga ocupa un importante hueco en el corazón de Jorge Garbajosa. En lo profesional y en lo personal. La provincia tuvo su sello en un Mundial donde la primera piedra se puso en Benahavís. “Siempre algún jugador cuando me pregunta por la gira me dice que, ‘¿a Málaga cuando venimos?’ Es una maravilla. En Málaga, a parte de las conexiones y el clima, se ve cómo se vive el baloncesto. Ves cómo se disfruta. Cada vez que viene el equipo se lleva un chute de autoestima. Jugar en la selección es un orgullo pero también una responsabilidad grande, cuando notas una ciudad así detrás te da cosquilleo”.

El coloquio también tuvo una parte didáctica, con dos deportistas grandes hablando del momento del adiós. “Es un momento muy complicado, estamos hablando de una jubilación a edad temprana. Tienes todos los focos. Estás focalizado en entrenar y ganar, no miras más allá. Es importante formarse mientras eres jugador profesional, yo soy médico”, enfatizaba Isa Sánchez: “Tienes que formarte y no pedir luego que te ayuden. Hay que prepararse para ese momento. Es un momento durísimo, caes en depresión. Puede ser más light como la mía, en dos meses me sacaron del abismo”.

Garbajosa contaba su caso. “Siempre fui una rara avis, siempre tuve inquietudes. Siempre he intentado que el baloncesto fuera mi profesión, siempre he tenido una vía de escape. Fue fácil mi retirada porque lo tenía claro, me levanté y me di cuenta que no quería ir a entrenar. Lo tuve claro, ese es el momento. Los deportistas tenemos carreras muy particulares. Creo que no nos tienen que ayudar per se a los deportistas, tenemos que tener una proactividad para que nos ayuden. No somos peores ni mejores. Hemos ganado, pero también hemos cobrado por ello. Casi ninguna de mis decisiones fueron calentones. Soy un privilegiado, tuve gente que me ayudó”, admitía, para finalizar: “Tuve alguna oportunidad en Italia para ir a la NBA y no le hice caso a Mike D'Antoni. Coincidió con el mejor verano de mi vida, campeones del mundo y con el Unicaja. Ese curso es para verlo. Tienes clases de impuestos hasta sexual. La conclusión que pude sacar es que esto es una burbuja de cristal maravillosa, que todo gira a nuestro alrededor, pero que no es real. La vida no es así, no vas a estar ahí para siempre”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios