Unicaja

La misión de Lessort

  • El fichaje del francés debe ser oficial en las próximas horas, el acuerdo es total y falta la rúbrica

  • Se prepara este verano para paliar sus carencias: tiro y juego de cara y de espalda

Mathias Lessort, a la izquierda, en un entrenamiento en esta postemporada. Mathias Lessort, a la izquierda, en un entrenamiento en esta postemporada.

Mathias Lessort, a la izquierda, en un entrenamiento en esta postemporada. / @

El Unicaja espera el envío de documentos rubricados para hacer oficial el fichaje de Mathias Lessort. En las próximos horas debe hacerse oficial el fichaje del pívot francés (22 años y 2.05 metros) para las próximas temporadas. En el Unicaja hay prudencia porque se han chafado fichajes con todo listo. Se apela con frecuencia al caso de Marko Todorovic en el verano de 2015. Apareció el Khimki y se lo llevó cuando el acuerdo era absoluto. Pero hay confianza en que se hará. La sintonía del Unicaja con su agente, Misko Raznatovic, es óptima. Aunque hubo alguna fricción, no llegó la sangre al río, en la salida de Nemanja Nedovic, también mantiene en la plantilla a Giorgi Shermadini y Dragan Milosavljevic. Y en los últimos años ha completado numerosas operaciones con el club malagueño. Más allá de su poderío, se le tiene por alguien serio y de palabra.

El de Lessort es seguramente el fichaje, aún no consumado, que ha generado más ilusión entre la afición del Unicaja. Cerrados los de Roberts, Jaime Fernández y Kyle Wiltjer, el francés debe completar la plantilla cajista. Su gran fuerza y su capacidad atlética le hace ser un jugador espectacular, aunque su temporada en el Estrella Roja acabó con un sabor agridulce. Una primera gran mitad de campaña que se fue difuminando desde la llegada justamente del ex cajista Alen Omic al equipo a finales de enero. Ello y la recuperación de Pero Antic propició que la participación en el juego de Lessort se redujera bastante para acabar siendo marginal en la final de la Liga de Serbia ante el Zeleznik. Previamente, la derrota ante el Buducnost en la final de la Liga Adriática propició que se perdiera la plaza en la Euroliga para el Estrella Roja.

Estuvo con la selección francesa en la última ventana pero no llegó a jugar

Después de estar con la selección francesa en las pasadas ventanas (no jugó aunque viajó y se vistió en el partido ante Rusia), Lessort dedica a trabajar este verano lo que considera que son sus puntos débiles. Él y las personas que le aconsejan para convertirse en un jugador más completo que acabe cumpliendo el sueño que tiene: ir a la NBA. Hay que recordar que Philadelphia tiene sus derechos en la mejor liga del mundo y permanece atento a su evolución. Su hermano Gregory, 10 años mayor que él, también es jugador aunque de un nivel más modesto, ha hecho el grueso de su carrera en la Pro B (equivalente a la LEB).

"Debo progresar en mis finalizaciones, en mi juego de cara y de espaldas a canasta. Cuando tuve protagonismo y confianza durante la primera mitad de temporada con el Estrella Roja, he demostrado que puedo tener un tiro eficaz de media distancia. Si puedo progresar en mi juego fuera de la zona y de espaldas puedo subir un escalón en mi juego", decía en una entrevista con el portal francés Bebasket pocas semanas atrás. Y a ello dedica este tiempo antes de que se confirme su llegada al Unicaja, que debe ser real en las próximas horas. Completaría un juego interior que tendría juego de poste bajo con Shermadini, tiro con Wiltjer, sabiduría con Suárez y pujanza con Viny Okouo. Casimiro, al tanto de todo, también transmite ilusión por cómo se ha desarrollado el verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios