Cómics

Mata o muere

  • ¿Qué se esconde tras la impoluta fachada del mayor y más poderoso gobierno del planeta? Una auténtica y sangrienta lucha por el poder comenzará, y las bajas no van a ser pocas…

Detalle de la portada. Detalle de la portada.

Detalle de la portada.

Cuando uno lee estos días las noticias referentes a los comentarios y acciones del actual presidente de los Estados Unidos piensa, y no sin razón, que se encuentra dentro de una película, una ficción surrealista y terrible que por desgracia se ha hecho realidad con todas las consecuencias.

Así que ahora imaginad lo que un par de dotados guionistas como Robert Kirkman y Scott M. Gimple pueden idear en las páginas de un cómic. El resultado es una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento.

En un imaginario tablero de ajedrez encontramos a dos senadores norteamericanos. Pese a las buenas palabras y elogios que se dirigen en público, casi no pueden evitar que la bilis que corre por sus venas salpique a su odiado contrincante, ya que sin que casi nadie lo sepa, se está luchando una guerra secreta, en la que, con métodos que superan todos los límites de la moralidad, la balanza puede inclinarse de un lado o el otro.

Obviamente, ni Connie Lipshitz ni Barbaby Smith, que son los nombres de los políticos, van a mancharse las manos de sangre (al menos al principio del argumento, después ya veremos…). Para ejecutar sus retorcidos planes cuentas con los mejores agentes del mundo, operativos que saben cómo matar de una y mil maneras diferentes.

Una compleja y retorcida misión ideada por Connie terminará con el rapto de George, uno de estos asesinos bajo nomina, que quedará marcado (y de qué manera) para siempre.

Es justamente a partir de este momento cuando vamos a conocer al resto de 'peones' de esta singular y violenta partida, comenzando por Nate, la mano derecha de Connie, un tipo que reparte de igual manera sonrisas que puñetazos; John, una letal arma de destrucción dentro del cuerpo de un hombre, que ejecuta las órdenes del pérfido Barnaby; Bethany y Theodore, una muy bien avenida pareja de profesionales asesinos que tiene la misma capacidad para amarse que a la hora de acabar con una horda de terroristas…

Añadid a todo este coctel una pizca del curioso pasado familiar de algunos de los protagonistas, de los que vamos a descubrir no pocos secretos y tendréis al combinación perfecta.

Pues bien, las piezas están en su lugar, cada una destinada para un fin muy concreto que nos va a llevar durante ocho espectaculares entregas donde, en las que además de avanzar en esta apasionante trama donde se conjugan a la perfección la violencia más descarnada, traiciones, sexo y humor, conoceremos un plan para ocupar el poder.

Kirkman (Los Muertos Vivientes, Invencible…) y Gimple (guionista de la serie de la adaptación televisiva de The Walking Dead) cuentan con la ayuda de un dibujante especialmente dotado para trasladar a las páginas de un cómic este tipo de argumentos. Se trata de Chris Burnham (Officer Downe, Batman Incorporated, Nameless, Doom Patrol…) y el resultado es una obra brutal, que salpica sangre desde sus viñeta y que nos muestra la faceta más extrema e irónica de sus creadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios