Baloncesto | Liga Femenina 2

Un partido de medio año

  • "Una victoria nos daría el 60% de opciones de salvarnos", dice Francis Trujillo antes del duelo que tiene el Asisa Alhaurín con el UCAM Probelte Jairis este sábado

La plantilla del Asisa Alhaurín se ejercita en el Blas Infante. La plantilla del Asisa Alhaurín se ejercita en el Blas Infante.

La plantilla del Asisa Alhaurín se ejercita en el Blas Infante. / javier albiñana

Quedan tres jornadas para que se termine la fase regular del Grupo B de la Liga Femenina 2. Hay mucho en juego en ambos extremos de la clasificación. En el de abajo batalla el Asisa Alhaurín de la Torre, que aún no amarró la permanencia en su año de estreno en el segundo escalón nacional. Las malagueñas tienen un trascendental duelo este sábado (19:00 horas) en Alcantarilla para dar una zancada.

Al otro lado estará el UCAM Probelte Jairis, que tiene una victoria más que las de Francis Trujillo. 6-17 es el balance de las alhaurinas por el 7-16 de las murcianas. Pese a ello, las dinámicas ofrecen realidades diferentes. "Murcia tuvo una primera vuelta mediocre donde ganó dos partidos fuera de su campo, en la segunda ficharon una americana que les cambió la cara. Son diferentes, sólo tuvo un resultado malo con Leganés en casa en esta vuelta", concede el técnico, que habla de la figura de Keira Robinson, una de las sensaciones de la categoría: "Ahora tienen mucha confianza y a una jugadora que les guía, tienen una referencia que no tenían. Hace un poco de todo y es muy difícil de defender. Estaría en mitad de la tabla, es de los equipos más sólidos de la categoría ahora mismo". El dominio de la exterior se evidencia en sus números. En 11 partidos tiene de media 17.7 puntos, 7.7 rebotes y 2.5 asistencias para 19.1 de valoración.

El partido es capital de cara a la salvación. "Puede parecer que es igualado, pero realmente llevan cinco victorias en los últimos ocho, tres seguidas. Han fichado a una americana que marca diferencias. Aunque están a una victoria, en la realidad están a más. El partido va a ser muy complicado, debemos jugar dos escalones por encima para poder competir", dice con sinceridad el entrenador malagueño, que habla de sus sensaciones: "El equipo está evidentemente a un nivel parecido a la primera vuelta, hicimos cuatro victorias y ahora llevamos una menos. Las sensaciones son que nos está costando mucho mantener el nivel. Es verdad que el resto ha hecho cambios y nosotros no. Es cierto que no le perdemos la cara a los partidos y no bajamos los brazos, pero no nos da para ganar más. Nos falta quizá talento y físico".

Trujillo calibra la importancia de un triunfo. "Una victoria creo que nos daría un 60% de opciones de salvarnos", admite, mientras profundiza: "Mi sensación con los calendarios es que si sacamos un partido estaríamos muy cerca, por encima del 50%. Pero también que el calendario más difícil es el nuestro. Murcia es muy superior a lo que marca la clasificación, recibimos a Campus Promete y luego vamos a Alcobendas, que no se estará jugando nada eso sí".

Francis Trujillo da instrucciones a Jay White y Jasmine Lumpkin. Francis Trujillo da instrucciones a Jay White y Jasmine Lumpkin.

Francis Trujillo da instrucciones a Jay White y Jasmine Lumpkin. / javier albiñana

El Asisa Alhaurín consiguió seis victorias en 23 partidos, aunque el balance es más positivo de lo que dice la tabla. "La liga, desde el primer partido en Lanzarote que perdimos de 16 y dimos una mala imagen, me dijo el entrenador rival que era larga y que no me preocupara que podía pasar de todo. Hoy está por debajo. Todo el mundo me dijo que era larga desde el principio. Es complicada y más cuando conseguir una victoria nos cuesta la vida. A equipos como el nuestro se le hace más larga", asegura Trujillo, que va más allá: "Estoy satisfecho en cuanto a que el equipo está comprometido en todo momento y apenas le ha perdido la cara a los partidos. En cuanto a la confección, como todo, siempre hay cosas que se harían de manera diferente. Incluso el año pasado que ascendimos. En líneas generales estoy contento".

La permanencia tiene un valor importante a nivel de club, de cara a la consolidación en la categoría. Lo tiene claro Francis Trujillo. "El poder quedarse significaría que cumplimos objetivos y siempre se agradece. Para el club sería plantearse si quiere consolidarse, qué camino queremos tener y qué cambios hay que hacer para mejorar la plantilla. El pabellón con mejor ambiente se ha visto en Alhaurín, te lo dice cualquiera. La respuesta de la ciudad ha sido brutal", que pone en contexto el panorama: "El que desciende lo merece y si nos toca lo habríamos merecido. Una victoria y una derrota va a marcar la temporada. Nosotros no tuvimos suerte. Un partido con Picken Claret cuando mejor estábamos jugando echaron a nuestra jugadores más importante por entrar al campo en una trifulca. Ese partido nos llegaba en un momento bueno. Por gestión del club y ambiente de pabellón para nada somos un equipo de descenso, más de la parte alta".

La mentalización en este tramo fundamental es clave. "El equipo seguro que está concienciado, pero un equipo que pierde más que gana está triste. Estamos todos un poco preocupados, pero somos deportistas y tenemos que estar preparados porque tenemos a mucha gente detrás que da la cara por nosotros. Aunque pueda parecer que no porque perdemos más que ganamos, pero llegado el momento confío en que todos estaremos preparados para agarrar un partido si se nos pone a tiro", remacha el entrenador malagueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios