Festival de Málaga Vicky Luengo: "No nos enseñan a lidiar con el fracaso"

  • La intérprete protagoniza ‘Chavalas’, un filme que gira en torno al fracaso que se presupone a la vuelta al barrio de la gran ciudad

Vicky Luengo (Palma de MAllorca, 1990)

Vicky Luengo (Palma de MAllorca, 1990) / Marilú Báez (Málaga)

De mente ágil, Vicky Luengo responde a las preguntas casi antes de que terminen de formularse. No por eso su discurso es menos claro, la actriz es concisa y no da rodeos. En Málaga, asegura, está “feliz, muy feliz” y no deja de venir, hace menos de dos semanas estuvo en el mismo Teatro Cervantes en el que ahora presenta dos películas –Chavalas y El sustituto– en la Sección Oficial del Festival de Málaga con la obra de teatro Principiantes. Se crió estudiando teatro musical y lleva desde los 14 años encima de unas tablas o delante de una cámara.

El primer adjetivo que se relaciona con usted cuando buscas en internet es “hormiguita”, últimamente encadena un trabajo detrás de otro, si no son varios a la vez, ¿cuándo piensa parar?

Eso digo yo. Ahora mismo tengo poco espacio para descansar, cuando termine la gira empiezo a rodar una película en Cataluña. Estoy muy cansada, pero estoy muy contenta y lo hago porque creo en los proyectos en los que estoy.

Su personaje en Chavalas tiene que trabajar en otra cosa cuando pierde su trabajo vocacional, ¿ha tenido que trabajar en algo que no sea la interpretación?

No, yo he tenido muchísima suerte en mi vida y nunca he trabajado en nada que no sea de actriz, que es algo insólito y sólo puedo dar gracias.

Pese a ello, sigue sufriendo síndrome de la impostora.

Es un poco raro, ¿no? Siempre he pensado: “Dios mío, algún día descubrirán que no lo hago bien”. Creo que es algo innato, que lo tenemos todos un poco. Al final es el miedo a que no te quieran y como para mí el amor es lo que mueve el mundo, el miedo a que te dejen de querer es muy aterrador.

¿Qué es el amor?

El amor con una persona, ya sea con un amigo, un familiar, un amante, lo que sea; es dejar ser a la otra persona. Y el amor como concepto es algo que te llena, es algo que te hace sentir pleno cuando estás en relación con algo.

Empezó con 10 años en el teatro musical y aún más niña le dijo a su madre: “Mamá, quiero ser artista”.

Esa edad cada vez es diferente, se difumina. Ya no sé si fue a los seis o a los ocho, pero yo cuando era muy pequeña ya le dije a mi madre que quería dedicarme a esto y lo he tenido muy claro siempre.

La actriz durante la entrevista. La actriz durante la entrevista.

La actriz durante la entrevista. / Marilú Báez (Málaga)

Si tuviese que elegir una postal de infancia, ¿cuál sería?

Mi postal de infancia sería en mi casa de Albánchez, el pueblo del que eran mis abuelos que está cerca de Almería. Sería cuando sacábamos las sillas a la calle y estábamos mi madre, mis yayos y mi hermano sentados hablando con los vecinos todos allí.

Una postal muy de barrio, que se acerca mucho a su personaje, que tiene que volver a Cornellà. No sé si la vuelta al barrio se tiene como un fracaso en este caso.

Para el personaje totalmente, Marta reniega de su barrio, no tiene ningún interés en volver porque siente que va a ser peor persona, que va a fracasar o que eso la va a colocar en un lugar peor. Una de las cosas bonitas de la película es este viaje para aceptarte, aceptar tu origen y y aceptar quien eres.

Además, su personaje usa la mentira para tratar de ocultar e fracaso.

Lo que hace es tratar de construir el personaje que cree que es el que va a ser aceptado y no se da cuenta de que cuanto más se construye más se distancia de ella misma.

"No me importa que me conozcan como la de 'Antidisturbios', estoy muy orgullosa de mi trabajo en la serie”

Esto casa con una generación que vive alrededor de un fracaso estructural, pero que cada uno vive como propio.

Yo a esto lo llamo la generación que se cree tocada por una varita mágica. Pero porque nos han dicho mucho eso, nos han dicho: “Tú vas a ser especial, tú puedes hacerlo todo en la vida, si luchas vas a conseguir lo que quieras...”. Y un día te das cuenta de que no, que ni eres tan especial ni estás tocado por una varita mágica y que no es tan fácil. Y en ese momento vives un gran shock y no nos enseñan a lidiar con el fracaso. Parece que en esta vida la educación emocional es tan poca que no nos enseñan a lidiar con el fracaso. Y deberían hacerlo más, porque las expectativas son tan peligrosas... Es imposible no generarlas, ¿eh? Pero la falta de gestión es muy peligrosa.

Pareciera que últimamente no ha tenido ningún fracaso grande, al menos en lo laboral.

Sí pero la vida son muchas cosas, la vida no es sólo el trabajo. Tú puedes estar en un momento laboral estupendo y tener un momento laboral muy difícil o puedes estar en un rodaje que desde fuera parece estupendo, pero desde dentro yo lo estoy pasando muy mal. Todo lo que se enseña al exterior no es igual por dentro. La película también va de eso. Y me gusta contarlo. Pero no me quejo de nada, estoy feliz y es verdad que estoy en un momento de dulce y toco madera para que siga así durante mucho tiempo –Vicky aporrea la mesa en torno a la que la sucede la conversación–.

Este fue un rodaje complicado porque hubo que pararlo por el Covid.

Sí, el Covid nos pilló a mitad y tuvimos que retomar después, fue raro.

¿Cómo se entra de nuevo en un personaje después de una etapa tan dura emocionalmente como fue el confinamiento?

A mí me vino bien. Cuando empecé a rodar Chavalas venía de terminar de rodar Antidisturbios y estaba muy cansada. El parón me fue bien porque descansé y cuando me volví a poner lo vi todo desde otro punto de vista.

En la película no es necesario que ningún hombre tenga peso protagonista en la historia para que la misma sea completa, ¿llegarán los personajes femeninos a alcanzar el estatus del que han gozado los masculinos?

Me encantaría que así fuese, que podamos dejar de celebrar que una película este protagonizada por mujeres o que las mujeres tengan la misma presencia en el audiovisual que los hombres, creo que nos queda un camino muy largo, pero estamos en ello.

Luengo asegura estar "muy feliz en Málaga" Luengo asegura estar "muy feliz en Málaga"

Luengo asegura estar "muy feliz en Málaga" / Marilú Báez (Málaga)

Le da miedo que se le recuerde como Vicky Luengo la de Antidisturbios?

No, es uno de los proyectos más maravillosos que he hecho en mi vida y estoy orgullosísima de él. Si no hubiese vuelto a trabajar después quizás sí, pero me están permitiendo trabajar en otras cosas, así que no me importa.

¿Qué le depara el futuro laboral?

Sigo de gira con Principiantes, que dirige Andrés Lima. Este verano también ruedo una película en Cataluña, que me apetece muchísimo y para el año que viene tengo varios proyectos. Muchas cosas, estoy muy contenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios