Realeza

Máxima lleva un vestido-camisón para la apertura del parlamento

Máxima, a su llegada al parlamento, bajando de una fastuosa carroza Máxima, a su llegada al parlamento, bajando de una fastuosa carroza

Máxima, a su llegada al parlamento, bajando de una fastuosa carroza / Efe

Como una moderna Cenicienta, la reina Máxima de Holanda bajó de una impresionante carroza dorada acaparando todas las miradas en la ceremonia de apertura del parlamento holandés. Llevó un vestido de Luisa Beccaria que combina varios tonos pastel y un original tocado.

Año tras año sus estilismos para esta cita, con la que se abre el curso en su país, son analizados hasta el mínimo detalle, y en esta ocasión no ha sido una excepción, aunque la opinión no ha sido demasiado favorable para Máxima. La monarca estrenó un vestido de gala de la firma Luisa Beccaria, de la colección otoño 2017. El diseño está realizado en georgette y combina distintos tonos pastel, desde el amarillo hasta el verde y el rosa. Presenta escote fruncido y mangas transparentes. Tiene un precio de 3.972 euros. Son muchos los que han comparado el vestido de Máxima con un camisón, y es que la elección de este año no ha convencido a casi nadie.

Lo que sí ha gustado es el tocado de la mujer de Guillermo de Holanda. Aunque ella es la reina de las pamelas, esta vez ha preferido decorar su peinado, un moño despeinado con ondas, con un tocado con platillo de rafia beis decorado con tres flores, en color rosa, beis y morado, así como unas originales plumas de faisán.

La soberana holandesa ha combinado su estilismo con una cartera de mano gris perla de Christian Dior, unos peep toes con maxiplataforma del italiano Sergio Rossi y guantes en azul celeste. Como joyas, se ha decantado por unos pendientes en forma de cascada de diamantes, un espectacular broche que sujetaba su banda de la orden del León Holandés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios