La farola

Playas especiales en Málaga con un tesoro submarino cercano

Torre y zona de Calaceite, donde está el pecio Delfín, en Torrox, Málaga.

Torre y zona de Calaceite, donde está el pecio Delfín, en Torrox, Málaga.

La costa malagueña es una de las que más naufragios alberga en sus fondos. De todas las épocas, por casi todas las causas, el fondo marino malagueño tiene una riqueza alta en lo que a yacimientos arqueológicos submarinos se refiere. De hecho, 19 de los 42 espacios subacuáticos con protección gubernamental en Andalucía están en territorio malagueño. La lista completa de los 19 tesoros submarinos de la provincia de Málaga que están reconocidos y protegidos arroja una gran cantidad de pecios de todas las épocas históricas y prácticamente en todos los puntos de población que aún hoy son importantes ya sea en la parte Este del litoral malagueño o en la Oeste.

Además, los fondos marinos malagueños albergan muchos más naufragios y restos arqueológicos que aún no se han estudiado lo suficiente o están alojados en puntos de difícil acceso o exceso e sedimentos. Así que, aunque es probable que existan restos prácticamente en las proximidades de cada lugar destinado a fondear en algún momento de la historia, hay algunas playas que cuentan con este patrimonio a escasos metros de la línea costera. En su mayoría son difícilmente visitables por la profundidad, la necesidad de tener conocimientos de submarinismo y las peculiaridades del Mediterráneo que no suele ser pródigo en ofrecer muchas jornadas de buenas condiciones para ver los fondos marinos. Existen empresas que ofertan inmersiones y alguno de estos pecios puede verse sin demasiada dificultad, pero no es lo habitual. Aún así, quienes tengan curiosidad por la historia de los lugares que frecuentan, siempre sentirán algo especial en las proximidades de estos puntos que guardan la rica historia de la gente que vivió en lo que hoy es la costa de Málaga.

Playa del Cristo, Estepona

Es uno de esos puntos de la costa que parece diseñado por la naturaleza para fondear barcos, está en la parte más Este de la bahía esteponera y frente a esta playa se han localizado vasijas, cerámicas y otros restos que señalan que debe de haber pecios de época medieval bajos sus aguas. Además, está confirmado que durante el primer milenio de la era actual fue fondeadero y puerto importante para romanos, visigodos y musulmanes. También tuvo un pasado rico en el aspecto marinero en épocas posteriores cuando la navegación británica, francesa u holandesa frecuentaba estos puntos cercanos al estrecho de Gibraltar. Hoy es una playa más resguardada que otras del oleaje, con no mucha profundidad y espectaculares paisajes sobre todo al atardecer.

Playa de La Rada, Estepona

Otro lugar con el fondo marino protegido. está cerca e la playa del Cristo, pero su situación no es tan buena para evitar la mala mar, se encuentra al Este de la playa del Cristo, una vez superada la Punta de la Doncella. Es también una zona del litoral malagueño muy recomendable para pasar un día de playa y en su fondo marino duermen los restos del barco francés Marie Magdaleine, hundido en 1712 por su propio capitán cuando era perseguido por cuatro barcos ingleses. No es el único barco de esa procedencia y época que tuvo que ser quemado o hundido para que no lo capturasen los ingleses, así que el entorno tiene más historias de marinos de las que puede parecer.

Playa del Ejido, Fuengirola

Es la playa que está frente al castillo de Sohail, toda una referencia histórica no sólo desde el siglo X en el que se supone que Abderramán III fortificó la zona sobre los restos del municipio de Suel (de origen prerromano), que pasó a llamarse Sohail. Pero el legado submarino que está protegido frente a esta playa señala que en el archivo de la ciudad francesa de Marsella se recoge como en 1713 el Virgen de Gracia se hundió frente al castillo y fue saqueado por los habitantes de la fortificación. No es el único resto  en esta zona, ya que en época romana tuvo una gran actividad pesquera y mercantil, se cree que el río Fuengirola ayudaba a transportar el mármol de las canteras de la Sierra de Mijas.

Playa de Santa Ana, Benalmádena

Una playa muy conocida y que suele tener ambiente en la temporada alta, además tiene cerca una parte bonita del paseo marítimo de Benalmádena. Su línea costera es muy peculiar, rocosa y con accidentes, y en sus inmediaciones hay también muchos restos de patrimonio de épocas pasadas. Aunque, sin duda, es la época romana la que tiene más protagonismo en este punto. De aquí se han rescatado instrumentos de navegación de esa época y en los alrededores estuvo la población romana con gran arraigo al mar, la pesca y el gárum.

Playa Calaceite, Torrox

Puede ser la más tranquila de esta selección y eso que tiene la carretera en paralelo a la línea de costa. Torrox tiene un faro de origen romano que también tiene protegido su entorno subacuático, pero esta playa está seleccionada porque en ella hay uno de los pecios más particulares y visibles de todo el litoral malagueño. De hecho, si se fijan en el mapa bajo estas líneas es posible ver su silueta ya que está a unos cinco metros de profundidad. Es un barco del siglo XX con una triste y curiosa historia: el Delfín era un barco mercante que llevaba harina, bacalao y más víveres cuando encalló, después un submarino lo atacó y lo partió en dos, como aún sigue. Era el 30 de enero de 1937, apenas tres días antes de que comenzase la batalla de Málaga de la Guerra Civil Española. Hay posibilidad de verlo buceando con algunas de las excursiones organizadas en la zona para ello. La zona tuvo también una gran importancia naval en la época fenicia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios