Málaga

Botellas contra policías, huidas y agresiones: el balance de la trifulca

  • Uno de los implicados dio un puñetazo a un policía con las esposas puestas en una mano

  • Otro fue localizado en los bajos de un coche

Lanzaron botellas contra los policías, que lograron esquivar. Escupieron a uno de ellos, propinaron patadas y un puñetazo a otro agente, cuyo casco llegó a romperse de un puñetazo con los grilletes que tenía puestos en una mano. Una pareja fue perseguida tras agredir a un tercer efectivo. La actuación en la plaza San Francisco, en el centro, se saldó durante el sábado por la noche con cinco detenidos. Ninguno de ellos era de Málaga sino que habían llegado desde ciudades como Barcelona, Madrid y Toledo para acudir al campeonato de Vans BMX que el fin de semana acogía la capital. Entre 20 y 30 personas se vieron implicadas. "La situación no fue a mayores porque los policías actuaron con firmeza para evitar ser acorralados y acudieron otras unidades", destacaron fuentes policiales.

El enfrentamiento, según el relato de los hechos aportado ayer por la Policía Local, se produjo una vez que una dotación del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) se personó en la plaza de San Francisco por las quejas de ruido que la Sala del 092 había recibido. A su llegada ya observaron un "gran revuelo". Había unas 300 personas. Las chispas saltaron cuando los policías comenzaron a identificar a uno de los supuestos autores, que respondió "de forma violenta y atentó contra los policías". El hombre, nacido en Bélgica, aunque afincado en Barcelona, trató de huir y acabó detenido. Una multitud de personas increparon a los efectivos e intentaron rodearlos. Fue entonces cuando lanzaron botellas contra los policías, que solicitaron más unidades para reconducir la situación.

La Policía intervino una navaja y destaca la "violenta respuesta" con la que fue recibida

Otro de los supuestos implicados en la trifulca, procedente de Estados Unidos, escupió a un agente y echó a correr. El funcionario se dispuso a seguirlo y recibió una patada. Tras perderle la pista, los policías lo localizaron escondido en los bajos de un vehículo estacionado. Opuso una fuerte resistencia, hasta que fue reducido y, después, arrestado.

Los policías se vieron sorprendidos por la "respuesta violenta" y la "agresividad" con la que fueron recibidos. El otro escenario en el que también intentaron apaciguar los ánimos era la plaza de los Mártires. Los supuestos participantes en la trifulca pertenecían al mismo grupo. Allí, uno de los individuos fue pillado in fraganti mientras orinaba en la vía pública. Los agentes le conminaron a que se identificara para denunciarlo administrativamente, pero "lejos de atender las indicaciones del policía, respondió de manera chulesca y violenta" e intentó huir. Entraba así en escena una mujer italiana, pareja sentimental de éste, que también increpó al efectivo y mostró "una actitud hostil hacia los policías".

El hombre, de aspecto corpulento, se negó a identificarse y lanzó, supuestamente, patadas y puñetazos contra los agentes. Un policía logró colocarle los grilletes en una de las manos, pero al zafarse llegó a propinarle un golpe en la cabeza. El efectivo llevaba un casco que se terminó rompiendo aunque amortiguó el impacto y le evitó daños. Otro individuo agarró, supuestamente, a un policía mientras que la pareja se daba a la fuga. También la mujer se resistió a la detención.

Una tercera persona lanzaba una botella a otro agente que llegó a impactarle en un muslo y trató de obstaculizar además la actuación policial. Fue reducido y los efectivos le intervinieron una navaja que llevaba en un bolsillo. "Hablamos de un grupo con una actitud muy violenta que no cumplía las normas básicas de conducta. Hacían botellón y provocaban ruido, además de altercados de orden público", subrayaron fuentes policiales, que destacaron la "desconsideración con los agentes de la autoridad".

Tres de los arrestados pasaron el domingo a disposición judicial y fueron puestos en libertad. Están investigados por un delito de atentado contra la autoridad, indicaron a Efe desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). La organización de Vans BMX facilitó al Ayuntamiento un listado con las personas que participaron en el evento para demostrar que ninguno de ellos figuraba entre los arrestados. Asimismo, detallaron que a la prueba acudieron en torno a 9.200 personas procedentes de distintos puntos de la geografía y recalcaron que la seguridad durante la jornada fue "absoluta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios