Málaga

La dirección nacional de Vox presiona al presidente en Málaga para que dimita

  • El Comité Ejecutivo Provincial mantiene que cuenta con el apoyo de Madrid y niega que exista "ningún tipo de crisis"

Santiago Abascal, en Málaga, junto a José Enrique Lara, en la campaña de las municipales. Santiago Abascal, en Málaga, junto a José Enrique Lara, en la campaña de las municipales.

Santiago Abascal, en Málaga, junto a José Enrique Lara, en la campaña de las municipales. / M. H.

La delicada situación por la que atraviesa Vox en Málaga desde las pasadas elecciones municipales, con una cascada de dimisiones que en estos tres meses se ha materializado con la marcha de hasta 13 dirigentes de la formación y con la movilización de un grupo de afiliados para presentar una moción de censura, ha hecho que la dirección nacional de Santiago Abascal ponga el foco en la provincia. De hecho, fuentes del partido señalan que desde Madrid están presionando al presidente provincial de Vox, José Enrique Lara, para que dimita.

Esta sería la salida que el partido ofrece a Lara para evitar el daño y la sangría que supondría para la formación su destitución, así como que los críticos cumplieran su amenaza de exigir en los juzgados la relación de militantes en Málaga, una información que consideran clave para materializar la moción de censura contra el actual Comité Ejecutivo Provincial (CEP), liderado por Lara y del que también forman parte Javier Rincón, Pablo Sáenz de Tejada, María Antonia Hoyo, Antonio Pulido y el parlamentario andaluz de Vox Eugenio Moltó.

Y es que, según dichas fuentes, los de Santiago Abascal hace mucho tiempo que habrían retirado su apoyo a Lara, a pesar de desde la dirección provincial, en todo momento, han asegurado contar con el respaldo de sus superiores en Madrid.

Según ha podido saber este periódico, habrían sido varias las reuniones –la última en julio– en las que desde la Vicesecretaría de Organización de Vox (dependiente del secretario general del partido, Javier Ortega Smith) se le ha trasladado el “descontento” con su gestión, exponiéndole el “rechazo” de la afiliación, las dimisiones de parte de su equipo, la pérdida de los concejales en Mijas y Torremolinos y los “malos” resultados electorales cosechados –en las municipales en la capital, donde Lara era el número uno, se perdieron alrededor de 30.000 votos respecto a las generales– y que, además, sobre él pesa la amenaza de una moción de censura para la que se han reunido ya más de 1.000 firmas de las 1.400 que, según los cálculos de sus impulsores, son necesarias.

Por todo ello, desde Madrid estarían invitando a Lara y a su CEP a dar un paso atrás, algo a lo que el presidente se resiste. Es más, la dirección provincial de Vox en Málaga mantiene su versión de que la nacional apoya su gestión y niega, en todo momento, que exista “ningún tipo de crisis”.

En Vox Málaga niegan la crisis

“Son cuestiones que obedecen a la propia normalidad de cualquier partido”, señaló el vicepresidente de Vox en Málaga, Javier Rincón, con respecto a las dimisiones de, entre otros, el tesorero del partido y vicesecretario provincial, José Luis Jiménez, y la vicesecretaria de Comunicación y responsable de prensa, Sonia Crespo, quien fue de número dos en las municipales de la capital.

También han renunciado en estos tres meses cinco de los responsables de distrito en la ciudad, como Martín Ortega, el promotor de la moción de censura, y los coordinadores de varios municipios, entre los que están Marbella y Fuengirola. En todo momento, Lara ha achacado estas dimisiones a la desilusión de algunos “que no han visto cumplidas sus expectativas de cargo”. Además, desde la dirección contradicen la versión alegando que algunos de ellos, como Sonia Crespo, no cuenta como dimisiones porque fueron cesados.

El vicepresidente de Vox Málaga defendió que el CEP fue elegido con el apoyo de más del 80% de la militancia, y resta importancia a la moción de censura que se prepara para tratar de removerlos de sus puestos. “Son un grupo de personas que piensan de manera distinta al CEP, como los hay en todos los partidos”, indicó.

“Hay mucho ruido, pero nada más”, incidió Rincón, quien negó que desde Madrid se les haya invitado a dimitir. Así, subrayó que Málaga ha sido el primer lugar al que la dirección nacional ha acudido a explicar el nuevo organigrama del partido, lo que consideró “un apoyo expreso del comité nacional al provincial”.

A esta reunión que se celebró el 30 de agosto se invitó a los dimitidos Martín Ortega y Sonia Crespo “para que expusiesen sus discrepancias”, según dijo Rincón, quien resumió que la postura de los cuatro miembros de la dirección nacional presentes en el encuentro se limitaron a recordarles que “hay unos cauces estatutarios” y que “cuando se recojan los avales habrá moción”. Esto es, insisten en Málaga, “lo único que dice Madrid” sobre la crisis de Vox en la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios