Economía

Las empresas de Málaga recuperan terreno tras el descalabro del confinamiento

  • Se perdieron 6.000 compañías en Málaga entre marzo y abril

  • Ha habido una recuperación hasta el mes de octubre, pero se teme que entren muchas firmas en concurso a partir de enero

Operarios trabajan en una obra en Málaga. Operarios trabajan en una obra en Málaga.

Operarios trabajan en una obra en Málaga. / M. H.

Ser empresario en esta pandemia se ha convertido casi en una profesión de riesgo. Prácticamente nadie sabe qué va a ocurrir con su compañía en las próximas semanas o meses -incluso las del sector alimentación que aunque han salido bien paradas de la crisis desconocen qué venderán para Navidad- y la palabra que todos repiten es incertidumbre. El Covid-19 ha provocado una montaña rusa que se está comprobando en el devenir de las compañías en Málaga a lo largo de estos nueve meses que llevamos ya de crisis sanitaria y eso se refleja en los datos oficiales. Hubo una debacle empresarial en marzo y abril motivada por el confinamiento, en los meses siguientes se ha ido produciendo una recuperación y se espera, salvo sorpresa, una nueva depresión a partir de enero.

A 31 de octubre había en Málaga 53.474 empresas dadas de alta en la Seguridad Social, según la estadística del Ministerio de Trabajo y Economía Social. ¿Son muchas o pocas? Como siempre, depende de con qué se compare. En octubre había 2.034 empresas menos que en el mismo mes del año pasado, por lo que el balance interanual es negativo. No obstante, este 2020 está siendo completamente atípico y están luchando el dinamismo empresarial habitual en una provincia como Málaga con las dificultades para mantener una compañía a flote, sobre todo en sectores como la hostelería, el turismo o el comercio.

En febrero, antes de que decretara el estado de alarma y empezara la pandemia por el Covid-19, había 55.929 empresas inscritas en la Seguridad Social en Málaga. Llegó el mazazo del confinamiento, cerraron la mayoría de compañías y se desplomó el número de firmas afiliadas hasta las 49.866 a finales de marzo y las 49.764 a finales de abril. Dicho de otra forma, se perdieron 6.063 empresas en apenas un mes y medio en la provincia. Cabe recordar que hay altas y bajas. Y en marzo hubo realmente 10.000 bajas, que se compensaron con cerca de 4.000 altas, dando ese saldo final negativo.

Un camarero en un restaurante en Málaga capital. Un camarero en un restaurante en Málaga capital.

Un camarero en un restaurante en Málaga capital. / Javier Albiñana (Málaga)

Se tocó fondo en abril y a partir de ahí ha habido una lenta pero constante mejoría. En mayo había 51.204 empresas afiliadas; se pasó de las 52.000 en junio; y desde el verano hasta octubre se ha estado por encima de las 53.000. “Con la irrupción de la crisis sanitaria del Covid-19 y el confinamiento decretado a principios de marzo, numerosas empresas malagueñas vieron interrumpida su actividad de forma repentina, con durísimas consecuencias, incluida la desaparición de muchas de ellas. Posteriormente, la situación empieza a revertirse, y un porcentaje de dichas empresas vuelven a estar de alta, a la vez que también aparecen paulatinamente nuevas iniciativas empresariales, ocupando su lugar en muy diversos sectores. Málaga es una provincia dinámica, líder en creación de empresas en Andalucía, y más que nunca en estos momentos, es fundamental que se preste atención a las necesidades de nuestras empresas y autónomos, para propiciar que esta tendencia se consolide y podamos volver lo antes posible a la senda del crecimiento”, explica Natalia Sánchez, vicepresidenta de la Confederación de Empresarios de Málaga. “Malaga sigue siendo muy activa en generación de empresas y aunque mueren muchas también se generan altas. De hecho, hubo empresas que despidieron a los empleados y ahora han vuelto a contratar a gente”, indica Sergio Cuberos, presidente de la Cámara de Comercio de Málaga.

Ahora hay 1.500 empresas menos que en febrero en Málaga y una tendencia alcista, pero hay que tener los pies en el suelo ya que muchas de esas empresas siguen vivas por lo que los economistas llaman la “respiración asistida”, es decir, gracias a los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (Ertes) y a los créditos ICO. Miles de firmas no están teniendo actividad ni ingresos, por lo que si le cortan el grifo de las ayudas o los créditos no tienen capacidad para sobrevivir por sí solas. “Hay muchas empresas zombies. Están muertas y se mantienen vivas por los Ertes, pero acabarán yendo a concurso de acreedores”, señala Cuberos, quien afirma que hay empresas que confían en remontar algo el vuelo en Navidad aunque las expectativas son poco halagüeñas ya que se ha perdido el puente y no se prevé una importante mejoría de los datos sanitarios a corto plazo. “Hay empresas que medio han aguantado en verano pero noviembre ha sido muy malo y mucha gente ha vuelto a presentar Ertes. El próximo hito económico se nos va ya además al verano porque en Semana Santa habrá poca actividad”, añade el presidente de la Cámara de Comercio, quien cree que habrá más concursos de acreedores, liquidaciones y despidos a partir de enero.

Sergio Cuberos: “Hay muchas empresas zombies que se mantienen vivas por los Ertes”

El decano del Colegio de Economistas de Málaga, Juan Carlos Robles, es de la misma opinión. “A partir del 1 de enero se espera una auténtica avalancha porque se ha aplazado hasta el 31 de diciembre la obligación de los empresarios de declarar concurso a la hora de la responsabilidad. Pero hay empresas que ya no pueden aguantar más y ya le están ejecutando los bienes. Se espera una avalancha y en Málaga seguimos sin juzgados mercantiles nuevos. Tenemos los dos de siempre hasta arriba de trabajo y si se multiplica ahora te has cargado el juzgado, a la empresa que presenta el concurso y a la que ya estaba en concurso”, explicó en una entrevista realizada con este diario la semana pasada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios