innovación Un invento que atrae la atención de las grandes empresas

La misma luz pero más barata

  • Un inventor benalmadense crea un dispositivo para controlar el uso de luces LED en grandes instalaciones, reduce el consumo de energía y alarga la vida de las lámparas

Comentarios 1

En los últimos años las luces tipo LED se han introducido en el mercado hasta el punto de que hoy en día es fácil encontrarlas en semáforos, coches, iluminación artística o en locales de ocio. Estos pequeños dispositivos tienen como peculiaridad que consumen menos que las luces tradicionales, por lo que ofrecen una luz adecuada a un gasto mucho menor.

Pero, ¿sería posible que el consumo se redujera aún más? Esta es la pregunta que se planteó Juan Jiménez, un benalmadense que trabaja en el ámbito de la electrónica y que hace poco más de cuatro años comenzó a trabajar en un dispositivo que sirviese para controlar las luces de forma sencilla y a la vez para reducir el consumo en un 66%. "Hace unos años me tuvieron que operar y entonces, cuando me estaba recuperando, fue cuando se me ocurrió la idea. Los LED de por sí ya consumen poco, pero quería dar un paso más allá", comenta.

Por ello, y tras varios meses de prueba, Juan creó un dispositivo al que denominó sisteled, un invento que ya se encuentra en el mercado. A simple vista se trata de una simple caja, pero dentro de ella hay muchos secretos; el aparato actúa como un miniordenador con su propio software que permite controlar las luces con un simple mando. "Este aparato está diseñado sobre todo para las discotecas, para bañar las paredes de color. Quería crear un sistema que fuese fácil de manejar, por lo que a través de un mando se puede controlar la velocidad, el color o las ráfagas", explica el inventor.

En un primer momento Juan sólo enfocó el sisteled para controlar la iluminación, ya que hasta entonces los sistemas en las discotecas eran bastante complicados pues se tenían que dirigir las luces a través de un programa de ordenador. "Cuando se hacen instalaciones grandes, al ser tantísimos metros de LED, el consumo termina siendo elevado. Ahí es cuando empecé a trabajar en el software, para conseguir ahorrar sin afectar la luminosidad", informa, a la vez que destaca que en principio consiguió sólo una disminución del 50 por ciento.

Juan explica que el truco, si se puede denominar así, es un engaño a la vista, ya que aunque las luces iluminan de la misma forma se realiza una combinación en el software para que las luces actúen a la misma frecuencia que el ojo humano. Además, el aparato cuenta con una salida que se conecta directamente al ordenador para facilitar el manejo. "La luz está ahí, lo que hemos hecho es adaptar la luz al ojo humano. En unos seis meses hemos vendido casi 200 unidades del sisteled", informa.

El éxito del invento ha sido tal que una conocida empresa de energía se puso en contacto con él para que creara un aparato similar pero que sirviera para controlar las luces de las superficies comerciales. Un invento en el que ya está trabajando y del que ya ha presentado algunas pruebas. Asimismo, el inventor explica que su sistema triplica la vida de las LED, por lo que los dispositivos pueden tener una vida media de 180.000 horas. Todo un ahorro tanto de energía como en la factura eléctrica que también sirve para cuidar el medio ambiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios