Operado para reducir el estómago

"Cuando salga de aquí va a ser increíble"

  • El paciente sometido a una reducción de estómago relata cómo cambiará de vida y aspira a tener un empleo

Juan José, en una de las imágenes recientes en el Hospital Clínico. Juan José, en una de las imágenes recientes en el Hospital Clínico.

Juan José, en una de las imágenes recientes en el Hospital Clínico. / m. h.

Juan José atiende al teléfono desde su habitación en el Hospital Clínico con un tono vigoroso, el mismo que ya había perdido desde hacía al menos cuatro años, el tiempo que permaneció encerrado en su casa sin salir a la calle, imposibilitado por la obesidad mórbida que padecía. Lleva seis meses ingresado y el viernes, tras finalizar con éxito la operación a la que se sometió para alcanzar una mayor sensación de saciedad, comenzó a ver luz al final del túnel. Para pasar por quirófano debía esperar a bajar de peso y que, así, el riesgo fuera "aceptable". "Estoy muy bien, no he tenido ninguna molestia", reconoce. Y ello pese a que le hayan "cortado el 90% del estómago" para limitar su capacidad. En unos 10 días podría recibir el alta médica, que le permitirá empezar de nuevo, aunque en solitario. "Cuando salga de aquí cambiaré de vida. Me voy a apuntar a un gimnasio, tengo que hacer deporte. Comenzaré andando. Va a ser increíble", asegura concienciado.

Juan José llegó a necesitar la ayuda de 12 celadores para levantarle a pulso y así poder cambiar de postura. Nunca supo con exactitud lo que pesaba. Calcula que unos 300 y ya ha bajado a los 180. Ahora debe mantener la rutina que los especialistas han conseguido implantarle. "No puedo comer como antes. Pasaba tres días sin hacerlo y, cuando me acordaba, ya no tenía hambre. Era una cuestión psicológica", recuerda apesadumbrado.

Durante estos seis meses en el Clínico, donde ha seguido sesiones de rehabilitación, también ha recibido apoyo psicológico. "He estado muy a gusto. Todo ha sido una gran ayuda", relata. Su propósito es encontrar un trabajo "de lo que salga". Y en su tiempo libre, lograr "alguna ilusión". "Hasta el más bello del mundo no sabía qué hacer pero ya se le ocurriría algo", afirma parafraseando a uno de los autores de una de las obras literarias que han caído en sus manos. Con ellas agota gran parte de su estancia en el hospital. En otros momentos, aprovecha para disfrutar de sus series. Tras la operación ya ha conseguido levantarse y espera volver a andar pronto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios