Última hora Muere Antonio Gala

28M ¿Dónde seguir el escrutinio de las elecciones municipales 2023 en directo?

Málaga

La uva pasa de la Axarquía no puede perder el tren

  • Los agricultores y los alcaldes de los pueblos SIPAM Axarquía quieren que se empiece a aplicar el plan de acción

  • La asociación cuenta actualmente con 34 socios fundadores

Paseros en la Axarquía.

Paseros en la Axarquía. / M. H.

Hace prácticamente tres años –19 de abril de 2018 – que la uva pasa moscatel fue declarada Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam) por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Un reconocimiento que no debería quedarse sólo en un título, siendo además el primer cultivo de Europa en obtenerlo. Los hombres y mujeres del campo, los que lo han mantenido a lo largo de generaciones, quieren que su designación tenga un reflejo real en sus pueblos. En esos que las administraciones tratan de “salvar” de la despoblación. El Sipam tiene todos los elementos para ello, pero hay que trabajarlo.

El Sipam bien entendido, como defienden sus alcaldes junto a los agricultores, tendría que permitirles que la uva pasa moscatel no siguiera siendo un complemento de renta para sus habitantes si no que se pudiese vivir de él. Por su rentabilidad como producto y por ser un marchamo para el turismo. Nadie duda de las atractivas vistas que dejan las viñas, los lagares o el entramado urbano que se ha conformado en base a su cultivo milenario. El folclore que dejan las canciones de rueda o los verdiales, el dulce sabor del vino y de su gastronomía, son elementos que deben generar oportunidades.

“Hemos conseguido que uva pasa moscatel tenga el mismo reconocimiento mundial que puede tener el Flamenco, los Dólmenes de Antequera o muchos de los cascos históricos protegidos por la Unesco. El nuestro reside en el mantenimiento de un sistema de cultivo artesanal por laderas escarpadas en el que los agricultores y agricultoras tienen como única ayuda una mula. Ellos y ellas lo han mantenido a lo largo de los siglos, y ha influido en el modo de vida de sus pueblos, en su paisaje, en su urbanismo, en sus tradiciones o en su gastronomía. Es una seña de identidad única y ancestral”, destacó el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía, José Juan Jiménez, cuya institución aprobó la pasada semana los estatutos de la Asociación Sipam Axarquía convirtiéndose en miembro fundador.

La Asociación SIPAM Axarquía será el órgano gestor que impulse el sistema productivo de la uva pasa en esta comarca. Se encargará de gestionar el plan de acción que definirá las estrategias marcadas por la Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO). El fin último es que revierta en el desarrollo económico de los 21 pueblos que conforman el Sipam Axarquía.

“Era el primer paso que debíamos de dar para echar en marcha el Plan de Acción. En noviembre de 2017 pasamos el primer examen, y en abril de 2018, nos trajimos de Roma ese reconocimiento. Cuando desde la Asociación Moscatel de Almáchar empezamos a impulsarlo, no decían que era una utopía porque era muy difícil, pero lo conseguimos con la fuerza y valentía que nos caracteriza a los agricultores y agricultoras de la comarca”, subrayó Aroa Palma, secretaria de esta asociación. “Dimos el primer paso porque sabíamos que teníamos un cultivo que se adhería a una comarca, a su territorio, a su gente, y a sus costumbres; entonces supimos mostrar al mundo lo que todos sabíamos en la Axarquía”, enfatizó.

“Nos queda mucho por conseguir, empezando porque el valor de la uva pasa sea para los agricultores, para que no se pierda en la cadena y para que el cultivo nos pegue al terreno. Nadie quiere que los pueblos pierdan gente, nosotros creemos en el cultivo, y lo que necesitamos es poder mantenerlo”, reclamó Palma quien puso entre otros ejemplos, la necesidad de que se mecanicen los paseros. “Es agosto y estamos a 40 grados, de noche llega una tormenta, jugándonos todo el año por no poder tender los lienzos rápidos”, ejemplarizó.

Los alcaldes también reclaman mayor celeridad en el cumplimiento de las 64 medidas contenidas en el Plan de Acción con el que se pretende salvaguardar este sistema productivo ancestral que contribuye además a mitigar el cambio climático. Entre otras, se recogió la necesidad de mejorar la comercialización, la promoción de servicios relacionados con la actividad turística, gastronómica y los productos autóctonos y se plantearon ayudas para el mantenimiento del viñedo, para sustituir plantas o para incentivar a los jóvenes a su cultivo. “Es importante que se actúe ya porque llevamos tres años, y ni los agricultores ni los pueblos han visto nada.

Imagen uvas Imagen uvas

Imagen uvas

El Plan de Acción incluía la recuperación de los paseros, de ese paisaje tan atractivo que lo conforman, de señalizar el territorio Sipam Axarquía para poner en valor y de su promoción”, reclamó el alcalde de El Borge, Raúl Vallejo. “Hacen falta ayudas para los agricultores, que se les pague un precio justo, que puedan comprar nuevos plantones, que les ayuden a mantener las viñas” continuó el regidor. “El agricultor necesita que el Sipam le sirva para algo, si no echamos todos una mano, se podrían perder”, advirtió.

En el mismo sentido se pronunció el alcalde de Almáchar, Antonio Yuste quien lamentó que “todavía no haya llegado nada al territorio”. “Los agricultores necesitan esos paseros automáticos porque es mucho lo que pueden perder si las condiciones climáticas son adversas; los pueblos necesitamos esa señalización que nos identifique como territorio Sipam. Todavía no se ha invertido nada en algo que es un hito mundial y no podemos perderlo. Vamos con mucho retraso, hay que pisar el acelerador”, reivindicó Yuste.

El delegado territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca en Málaga, Fernando Fernández Tapia – Ruano, reconoció que la puesta en marcha del Plan de Acción “va lento” pero que ahora se le está dando “un impulso decidido”. “Todos juntos trabajamos para conseguir el Sipam poniendo en valor un lugar singular y un producto peculiar.

Ya hemos conseguido poner en marcha la Asociación que velará por el cumplimiento del Plan y estamos trabajando en la puesta en marcha de las primeras iniciativas”, anunció el delegado quien citó que en breve saldrá a concurso público la señalética y marca corporativa “con la que todo el mundo podrá identificar al territorio Sipam Axarquía”. “También estamos desarrollando otras acciones promocionales como una página web o introduciendo la uva pasa moscatel en la gastronomía malagueña”, añadió Fernández.

El territorio Sipam de la uva pasa moscatel contabiliza en la Axarquía malagueña más de 1.600 hectáreas y alcanza una producción de alrededor de 300 toneladas anuales. Se extienden por 21 de los 31 municipios que conforman la comarca.

“Desde el nacimiento de la marca Sabor a Málaga hasta la consecución del Sipam, la Diputación ha colaborado para poner en valor la uva pasa en nuestra provincia y fuera de ella. A través de las ferias turísticas y gastronómicas hemos conseguido que esté en medio mundo, y vamos a continuar cumpliendo los compromisos que adquirimos”, manifestó el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado quien anunció que será la institución provincial quien “financie la automatización de los paseros para los que ya se han creado los prototipos”.

La Diputación Provincial también tiene pendiente la construcción del Museo Etnográfico de la uva pasa en Almáchar y la restauración del Centro de Interpretación de El Borge. En Moclinejo irá un Centro de Estudios de la Pasa y del Vino.

El primer paso ha sido la creación de la Asociación Sipam Axarquía de la que ya han 34 miembros fundadores. Si bien el plazo para éstos finalizó el 31 de marzo, en cualquier momento pueden adherirse otras instituciones, asociaciones o empresas del sector.

La Junta Directiva la preside la delegación territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Junta de Andalucía, la vicepresidencia primera es para la Diputación de Málaga y la tercera para la Subdelegación del Gobierno. Las cuartas, quinta y sexta recaen en los ayuntamientos de Almáchar, El Borge y Moclinejo. La tesorería será para la Mancomunidad Axarquía y la secretaría técnica para la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (AGAPA), cuyos técnicos fueron los redactores del expediente para la consecución de la denominación Sipam para la uva pasa moscatel de la Axarquía.

En cuanto a las vocalías, las dos primeras son para la Asociación Moscatel y la Cooperativa del Santo Cristo de la Banda Verde. La tercera recae en el Consejo Regulador de las denominaciones de origen “Málaga”, “Sierras de Málaga” y “Pasas de Málaga; la cuarta en la Universidad de Málaga y la quinta en IFAPA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios