Adrián, Munir, José Rodríguez

Una jornada de locos en el Málaga CF

  • El club necesita acordar nuevas salidas para poder ajustarse a la realidad y poder inscribir futbolistas

Munir, saliendo de La Rosaleda. Munir, saliendo de La Rosaleda.

Munir, saliendo de La Rosaleda. / Javier Albiñana

Otra jornada de locos en el Málaga, que de una tacada se ha quitado a dos de los hombres que más cobraban de la actual plantilla y que estaban incluidos en el ERE. Se trata de Adrián González y de Munir. Ambos alcanzaron sendos acuerdos con el conjunto blanquiazul para rescindir sus contratos, si bien la entidad aún tendrá que ir pagándoles algunas cantidades adeudadas. Y no hay que descartar alguna marcha más. Uno que se lo está pensando es José Rodríguez, que abandonó la concentración del equipo antes de lo previsto.

El centrocampista José Rodríguez se marchó de la concentración del conjunto blanquiazul en Alhaurín El Grande en la noche del jueves por desavenencias con el club en relación a su situación personal. La cuestión es que el alicantino no tiene la certeza de que pueda ser inscrito a día de hoy por las restricciones de LaLiga, que no hace más que exigir al club que se ponga en regla.

José Rodríguez está estudiando su salida del Málaga ante la posibilidad de que pueda repetirse un escenario como el de la pasada campaña, en la que se quedó sin ficha durante toda la primera vuelta, que se la pasó en blanco junto a Álex Mula e Iván Rodríguez hasta que los tres pudieron salir en la ventana invernal.El futbolista, que estaba dispuesto a cambiar las condiciones de su contrato para poder jugar esta temporada 2020/2021 en el conjunto blanquiazul, se ve en una situación espejo y le han entrado las dudas.

Curiosamente ayer mismo se deja ver por sus redes sociales contestando a las críticas de algún aficionado, justificando sus irregulares actuaciones en pretemporada. “Tenéis que entender que no estoy al 50%”, decía el jugador que acabó la temporada con el Fuenlabrada más tarde de lo previsto por el conflicto con el Deportivo.

En cuanto a las marchas de Adrián González y Munir, en realidad no son malas noticias dentro de la perspectiva del Málaga y su hoja de ruta actual para equilibrar su Salario Liga y poder competir esta temporada que cada vez está más cerca. El que hasta la fecha era capitán del Málaga abandonó la concentración del equipo en Alhaurín El Grande ayer mismo para negociar con la entidad los términos del acuerdo que separa sus caminos después de tres temporadas.

Adrián González llegó al Málaga en el verano de 2017 procedente del Eibar. Su fichaje estuvo bajo lupa desde el principio al estar su padre, Míchel, sentado en el banquillo malacitano (aunque ni acabó la temporada). Era Primera División. Luego se produjo el descenso y el madrileño siguió siendo parte del equipo y asumió la capitanía. Tres campañas en las que ha disputado 103 encuentros oficiales, marcando 20 goles a lo largo de ellas, destacando el curso 2018/19, en el que fue el máximo goleador del equipo con 10 tantos.

En el caso de Munir, como ya informó este diario, dejó la concentración del Málaga el pasado martes para desplazarse a Turquía. A pesar de contar con alguna opción más como la del Leganés, ha terminado decantándose por el Hatayspor, con quien se compromete hasta 2022 (con opción a un año más) según informó el diario AS.

Y esto es sólo el principio. El Málaga necesita agilizar múltiples salidas para poder tramitar inscripciones y fichajes. Pero Tenerife asoma y los implicados se ponen nerviosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios