Horario y previa del Málaga CF - Mallorca

Aprovechar la moral (16:15)

  • El nuevo Málaga de Víctor quiere alargar las buenas sensaciones que dejó en Santo Domingo

  • El técnico medita repetir el once

  • El objetivo, siete triunfos para lograr el ascenso

La plantilla se divierte en La Rosaleda con uno de los juegos del cuerpo técnico de Víctor.

El último triunfo del Málaga en La Rosaleda data del 19 de enero. El Málaga vencía al Lugo tras remontar un gol de Josete Malagón en los primeros compases. La segunda parte sería blanquiazul y entre Adrián y Jack Harper plasmarían la superioridad de los locales. Curiosamente fue la última vez que el Málaga enlazó dos triunfos consecutivos, tras ganar en La Romareda (0-2) ante un Zaragoza que subía como la espuma.

Hoy ante el Mallorca (16:15 horas en La Rosaleda) se puede repetir la historia. Otro equipo en alza, éste en cotas mayores con un única derrota en los últimos diez partidos –seis victorias y tres empates–, que le ha permitido pillar al Málaga en la tabla con esos 58 puntos. Es un rival directo por el objetivo, que no es otro que el ascenso y se antoja crucial un resultado positivo a tenor de la igualdad en la tabla. En las islas los blanquiazules vencieron 1-2, por lo que un empate valdría para tener el golaveraje particular favorable.

La bala Víctor, la del nuevo técnico, funcionó en el primer match ball del que disponía el club. Quedan siete, contando ésta y la que el equipo descansará y sumará tres puntos por el adiós competitivo del Reus. Cádiz, Oviedo, Zaragoza, Albacete y Elche serán los cruces tras el duelo ante los bermellones. Poco menos de un mes y medio para saber qué será del club blanquiazul, con el ascenso directo a seis puntos y la fatídica séptima plaza a cuatro.

La teoría de Víctor Sánchez del Amo parece haber calado en el vestuario. Dejó buena muestra de ello ante el Alcorcón. Cambió poco del once pero la respuesta de los jugadores fue notable: pequeñas modificaciones en el esquema, retoques en los mecanismos de los extremos y hambre, mucha hambre. Dos jugadores a los que les costó destacar, o al menos materializar sus esfuerzos, son Ontiveros y Renato Santos. El técnico madrileño consiguió sacarle punta a ambos por los costados. El marbellí mojó por partida doble mientras mientras que el portugués hizo uno de los tantos decisivos para sumar tres puntos claves y dejar atrás la etapa de Juan Ramón Muñiz.

Lo reconocía en este periódico un peso pesado del vestuario y que sigue teniendo la misma importancia con Víctor, Adrián. El mediocentro apuntaba que el técnico había llegado “con nuevas ilusiones e ideas” y que “la respuesta de la plantilla ha sido muy buena, el grupo es muy comprometido y trabaja muy bien día a día. Eso ha sido clave para que su llegada haya sido buena”.

Ha sabido conectar con sus jugadores Víctor, que ha abanderado a su llegada la faceta psicológica con su plantilla. Recuperar la mejor versión de cada uno de los suyos, decía. En pocos días de trabajo demostró que sabía qué teclas tocar para que la melodía sonara bien. Es de esperar que, a tenor del impacto que tuvieron los titulares en Santo Domingo, el técnico repita once, ya que están todos disponible para la cita. Keidi Bare era la única duda, y el albanés superó sus molestias esta semana.

El malagueño Manolo Reina bajo palos, el veterano Salva Sevilla en la medular y Junior Lago en la punta de ataque lideran a este Mallorca de Vicente Moreno, que no se pone techo tras el ascenso que consumó el pasado verano, del bronce a la plata, ahora quiere repetir para devolver a los bermellones a la élite, tras el descenso en 2013.

Será un encuentro de fútbol, primero por la apuesta que ya aseguró Víctor en rueda de prensa que intentará su equipo, la de tener el balón y provocar que “pasen cosas”. Misma idea que el Mallorca, que ha destacado durante todo el año por su apuesto de fútbol creativo. Chocarán ambas ideas en La Rosaleda y solo uno saldrá ganando –hasta el empate, con el 1-2 de la ida, le valdría al Málaga–.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios