Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Keidi Bare y Antoñín De Cornellá a La Rosaleda

  • Las cláusulas de rescisión pagadas en esta semana por los catalanes dan recursos a Rayo Vallecano y Getafe, clubes con sus ojos puestos en La Rosaleda

Keidi Bare durante una entrevista. Keidi Bare durante una entrevista.

Keidi Bare durante una entrevista. / Javier Albiñana

El Málaga recibe propuestas y espera otras mejores. El tiempo se acaba hay movimientos en el mercado de fichajes que salpican directamente a los andaluces. El reinicio de proyecto que pretende el Espanyol con Abelardo a los mandos ha alimentado a dos equipos que llevan contactando con jugadores blanquiazules semanas: Rayo Vallecano y Getafe siguen queriendo piezas del vestuario de Martiricos.

En esta semana, ambos clubes han vendido jugadores importantes. Crece la necesidad de reforzarse también en ellos y las posibilidades con la inyección económica que han recibido. El Rayo Vallecano ha visto cómo el conjunto catalán ha pagado 10 millones de euros para hacer efectiva la cláusula de rescisión de Embarba. De inmediato, le ha sisado a la Ponferradina a Isi Palazón –atacante como Embarba– por 600.000 euros y Jémez espera que llegue otro atacante y uno o dos centrocampistas. En esa lista de deseos, Keidi Bare y Milla del Tenerife son los primeros.

El equipo vallecano ya intentó hacerse con el medio albanés en este mercado invernal con una cantidad fija de 1,5 millones de euros. El Málaga desechó la oferta. Si vuelven los contactos es probable que pongan sobre la mesa una cantidad a la que la situación económica del club de Martirices no pueda renunciar. En cualquier caso, la postura del Tenerife con Milla también puede ser importante en la ecuación. Los insulares no quieren que se marche uno de sus jugadores más llamativos y si en verano ya se remitieron a su cláusula de cinco millones, ahora harán lo mismo.

Otro frente del mercado de fichajes malaguista que ha alimentado el Espanyol es el de Antoñín. Leandro Cabrera viste la camiseta perica después de que los catalanes pagasen su cláusula de rescisión de nueve millones de euros. Otra apuesta para apuntalar la escuadra espanyolista que deja a los madrileños en la búsqueda de un zaguero de garantías pero también con más dinero del que contaban cuando ofertaron millón y medio por Antoñín con la concesión de dejarle cedido en La Rosaleda hasta el final de temporada. El canterano tiene una cláusula de tres millones y aunque la configuración actual de la plantilla azulona –ha firmado recientemente al punta Deyverson– o echa en falta a Antoñín y su fichaje sería para aprovechar su proyección a partir de la temporada que viene, no es el único que interesa al Getafe con el mismo plan.

Keidi Bare es también una pieza que ha interesado al Getafe. Dicho club ya ofertó por él una cantidad similar a la que puso el Rayo sobre la mesa y es probable que en función de sus opciones en este mercado suba un poco su oferta también con la intención de dejar que el albanés concluya la temporada en el Málaga donde es capital.

Con este panorama y a poco más de una semana para que concluya el plazo de fichajes, el Málaga no sólo debe de cuadrar las cuentas y conseguir el dinero necesario que le permita terminar la temporada, también debe de contar con el factor tiempo que le permita ir al mercado para compensar la ausencia de Antoñín o Keidi, ambos titulares en la mayoría de la temporada.

La necesidad de reforzar la plantilla es mayor en el Rayo que en el Getafe, a cuatro puntos de los puestos para jugar la fase de ascenso, su intención para volver a Primera pasa por una remontada. El Getafe apuesta por jugadores con coste bajo y futuro probable en la elite. Son maneras muy diferentes de querer reforzarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios