Previa Osasuna-Málaga CF

El test de El Sadar (18:00)

  • Osasuna, invicto en casa, prueba al Málaga

  • La duda vuelve a estar en las bandas 

  • Miguel Torres, novedad en la lista

  • El rival, un buen ejemplo para escapar de la ciénaga de Segunda

Muñiz da órdenes a Dani Pacheco. Muñiz da órdenes a Dani Pacheco.

Muñiz da órdenes a Dani Pacheco. / Málaga CF

Acudir a El Sadar era lo más parecido a un dolor de muelas tiempo atrás para cualquier equipo. El particular ambiente del coqueto coliseo rojillo impresionaba y mediatizaba. Hay una amplia tradición de fútbol en la capital navarra que el descenso no borra, aunque desde lejos parezca que la fiebre baja. Pero no es así, es la invisibilidad a la que condena desaparecer de la élite. En Pamplona se ha visto mucho fútbol del bueno y la entidad rojilla siempre tuvo una identidad muy marcada.

Es una buena enseñanza para el Málaga antes de jugar allí (18:00 horas, Movistar Partidazo), lo que repercute no reengancharse y subir rápidamente. Perdió la categoría Osasuna, un club que, no hay que ir muy lejos, en este siglo se clasificó para la Champions, jugó una final de Copa y unas semifinales de UEFA. Y ahí anda, atrapado en la ciénaga de Segunda. Subió a Primera en 2015/16, pero bajó de inmediato.

Se encomendó Osasuna a Jagoba Arrasate, un técnico que estuvo en órbita malaguista tras su buen hacer en Soria. Con el Numancia tumbó al Málaga en Copa y lo hizo bien. Pero la opción Muñiz se acabó imponiendo. Osasuna rinde bien en casa (11 puntos de 15 posibles), es lejos de Pamplona cuando renquea. Sólo sumó dos puntos y ello le condena a la mitad de la tabla, de momento. Por potencial de plantilla se le presuponía, al menos, presencia en territorio de liguilla. “En modo El Sadar”, decía Arrasate ayer que su equipo se había puesto antes de la visita del “mejor equipo de la categoría”.

Los datos de la previa Los datos de la previa

Los datos de la previa

Marcar el ritmo desde el inicio de la competición tiene estos peajes, puede acarrear un desgaste y un aumento de ganas de los rivales. El Málaga es un grande de la categoría, seguro el de mejor trayectoria en la élite en la última década. Está fresco aún el recuerdo de un equipo Champions. Y aunque de recuerdos no se vive, sí motiva a los contrarios. Viste ganar al Málaga. Para confrontarse, lo mejor es la actitud que hasta ahora mostró el cuadro de Muñiz. Ha sumado uno de los nueve últimos puntos posibles a domicilio el Málaga y la imagen no fue buena en Elche, algo mejor en Las Palmas, las dos derrotas. Y, aunque La Rosaleda sea un fortín, no vale sólo con ganar en casa para ascender.

La baja prolongada de Jack Harper permitirá a Mamadou Koné disponer de continuidad. Se la ganó con creces con su gran actuación ante el Numancia. Dos asistencias a Blanco Leschuk fueron sus credenciales en su primera titularidad liguera. Se necesita a toda la plantilla, se encarga de repetir machaconamente Muñiz. Hace una semana, Koné no entraba en convocatorias. Un simple partido cambia la perspectiva sobre el jugador marfileño. Algo parecido es aplicable a Miguel Torres. Parecía defenestrado, pero entra en una lista, por la baja de Diego González. Koné entró de manera similar cuando Harper se torció el tobillo. No lo parece hoy, pero Haksabanovic y Boulahroud, ahora mismo en el furgón de cola de la plantilla, pueden tener su momento de importancia en el transcurso de la temporada.

Las principales dudas, como suele ocurrir, para Muñiz están en las bandas. Ontiveros y Dani Pacheco parecen competir por un puesto en los últimos partidos, una vez Juanpi se ha consolidado en la banda derecha, desde donde ofrece algo distinto. Ontiveros ha tenido titularidades a domicilio y suplencias en casa. Dani Pacheco jugó el lunes su máximo minutaje hasta ahora. Muñiz cree mucho en él y piensa que será desequilibrante con el paso de los partidos tras no hacer una pretemporada al uso.

En cualquier caso, los once que salgan saben a lo que se enfrentan. A un equipo que no perdió en casa, a un estadio que aprieta y a la bendición de ser el Málaga, el líder al que todos miran con cierta envidia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios