Málaga C.F.

¿Cuánto vale el Málaga?

  • El juzgado que instruye el caso contra los Al-Thani ha nombrado a un perito tasador para saber el precio de las acciones en poder de los cataríes (97% de total compartido con BlueBay)

  • Jugadores, canteranos, las obras de La Academia, acuerdos por el uso del estadio y su plaza en Segunda son algunos activos

Vistas del estadio de La Rosaleda sin público. Vistas del estadio de La Rosaleda sin público.

Vistas del estadio de La Rosaleda sin público. / javier albiñana

El proceso contra la familia Al-Thani sigue su curso y ha salido a la luz el acuerdo para tasar las empresas que tienen en su poder las acciones del Málaga, además de algunos vehículos embargados a los Al-Thani. Esto supone que se pondrá una cifra que refleje lo que cuestan el 97 % de los títulos de propiedad malaguista. Este porcentaje de acciones se reparte -hay una sentencia que así lo dictamina y que aún no es firme después del recurso de los Al-Thani a dicha decisión judicial- en un 49% para la empresa hotelera BlueBay y un 51% para los Al-Thani. En cualquier caso, la providencia que informa del inicio de este proceso de tasación acabará dando respuesta a una pregunta muy peliaguda: ¿Cuánto cuesta el Málaga?

El equipo de la capital de la Costa del Sol es peculiar: no tiene en propiedad ningún tipo de terrenos o instalaciones. Es más, su día a día en el estadio está regido por un acuerdo con las instituciones propietaria del La Rosaleda -Junta, Diputación y Ayuntamiento-; su ilusionante Academia, que recientemente ha vuelto a poner en marcha sus obras, también es fruto de un acuerdo de cesión de unos terrenos por el que el consistorio malacitano pagó 14 millones de euros y que permite que la Fundación Málaga CF construya y utilice dichos espacios los próximos 75 años. Los 4,4 millones que percibió el club del Ayuntamiento por la permutación de los terrenos de El Viso debieron servir para que se confirmase la primera fase de las obras de la ciudad deportiva. Tasar estos puntos de apoyo del equipo a base de bienes públicos será algo complejo.

Al margen de lo inmueble, los jugadores cuyos derechos son del equipo blanquiazul también aportarán valía a las acciones del Málaga. Peliagudo con una plantilla nueva en la que hay bastantes jugadores cedidos y otros que se podrían quedar en la capital de la Costa del Sol a cambio de una cláusula de compra que el equipo malacitano aún no sabe si podrá o querrá acometer conforme se acerque el final de la temporada. Hace apenas dos semanas, el portal Transfermarkt tasaba la plantilla al completo en 17,7 millones de euros, cifra de la que hay que restar el valor de piezas tan importantes como Rahmani o tan bien cotizadas como el meta del Sevilla Juan Soriano, cuya tasación supera el millón de euros. Por suerte para el conjunto malaguista, los más valorados son jugadores de la cantera, algo que le permite tener, según el mismo portal, un valor aproximado de 12,2 millones de euros sin contar con jugadores cedidos sin opción a compra (Soriano, Joaquín Muñoz, Caye Quintana...) u otros casos en los que el Málaga debiera de pagar una cantidad para quedarse al jugador (Rahmani, Mejias, Jozabed...). En estos cálculos gruesos se incluyen filiales que participan asiduamente en el primer equipo como Larrubia, Julio, Hicham o Haitam, aunque no están la mayoría de efectivos del segundo equipo o de los juveniles. También se suman los jugadores que no tienen contrato a partir de la temporada que viene, como Chavarría u Orlando Sá.

Tampoco entran en esos valores de la primera plantilla el cuerpo técnico del primer equipo ni del resto de escuadras que visten de blanquiazul, ni la valía de otros puntos de negocio como pueden ser las ventas de material malaguista, el museo o el valor institucional y de responsabilidad corporativa que pueden atesorar las iniciativas de la Fundación MCF de la que no sólo dependen las obras y explotación de La Academia, también tiene un trabajo por la inclusión detrás que atañe a uno de los aspectos empresariales al alza: la repercusión positiva en la sociedad de los fondos de una determinada empresa. En este caso, la Fundación no sólo serviría para el propio club, también expande sus raíces generando buenas iniciativas que son apoyadas por diferentes empresas. En este punto, el valor de algo sin ánimo de lucro también puede ser difícil de tasar y más cuando no sólo depende de la empresa que rige al equipo de fútbol.

Algo similar puede ocurrir con las posibilidades de un club que se encuentra en una de las ciudades más pobladas de la Península Ibérica, con una plaza en la Segunda División, un organigrama mínimo funcionando, y todos los ingredientes para que una empresa dedicada al fútbol pueda funcionar. Las condiciones del Málaga en otra ciudad o en una situación distinta arrojarían un valor distinto.

La tasación de los bienes de Al-Thani para cubrir los 8.518.898,04 euros fijados de forma cautelar en concepto de responsabilidad civil puede ser el primer paso para la ampliación de capital, el embargo de las acciones en la parte proporcional a la fianza y otro tipo de movimientos en torno al reparto del capital de la entidad. Los cataríes podrán apelar a esa tasación y la Justicia les garantiza la capacidad de recurrir las decisiones judiciales aunque, de momento, sus recursos no han tenido demasiado recorrido más allá de alargar los plazos del proceso. En cualquier caso, la tasación del Málaga podría ponerle un precio a las acciones blanquiazules. Queda, como Quevedo le recordó al duque de Osuna y Machado incluyó en sus Proverbios y Cantares, no "confundir valor y precio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios