Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Marbella

Sarah Almagro continúa la lucha por unas prótesis dignas

  • La joven marbellí que perdió manos y pies por una sepsis meningocócica, acaba de cumplir 20 años con una alegría extra como regalo: por fin está de pie

Sarah Almagro, en una plaza de Marbella. Sarah Almagro, en una plaza de Marbella.

Sarah Almagro, en una plaza de Marbella. / Alf / Efe (Marbella)

Sarah Almagro acaba de cumplir 20 años con las ilusiones y la vida de una chica de su edad, pero también con alguna alegría extra, su mejor regalo de cumpleaños: por fin está de pie, se mueve por sí sola sobre sus piernas, que de rodilla para abajo son dos prótesis normales, mientras que sus manos y antebrazos son biónicos.

Estrenaba la mayoría de edad cuando una meningitis meningocócica que le produjo una septicemia, de la que milagrosamente salvó la vida, pero que le causó graves secuelas, como la pérdida de sus cuatro extremidades, más un shock multiorgánico del que se llevó la peor parte el riñón, lo que motivó que durante un año haya estado atada a una máquina de diálisis.

Una vez fuerte físicamente, fue sometida a un trasplante con “éxito”. Su padre le ha vuelto a dar “la vida”, cediéndole uno de sus riñones como donante compatible.

Hace dos años, en torno a Sarah se puso en marcha una ola de solidaridad que fue creciendo mes a mes, año tras año, para recaudar los fondos necesarios para conseguir el dinero que hacía falta para que la joven marbellí pudiera de nuevo andar y utilizar sus manos.

Pero la lucha de Sarah y de su familia iba más allá: “Evitar que cualquier otra joven pasara por lo que había vivido, evitar otro caso de dicha meningitis en nuestro país”, ha explicado a Efe.

Y lo han conseguido, porque la vacuna tetravalente de meningitis que cubre los serotipos A,C,W e Y ya se ha incluido por el Ministerio de Sanidad en el calendario y sustituye a la vacuna de la meningitis tipo C que recibían los adolescentes hasta ahora.

Sin embargo, la lucha de Sarah, que se siente “muy agradecida” por la enorme solidaridad de la sociedad, porque gracias a ella puede ahora estar de pie, volver a andar y hacer la vida casi normal de cualquier joven de su edad, y apenas coger la silla de ruedas, no acaba aquí.

Su objetivo ahora es conseguir que la Administración pública cambie el catálogo de prótesis ortopédicas, que data de 2006. A juicio de Sarah, la solución que le ofrecía la Seguridad Social era una “pinza de cangrejo”, tal cual, “prótesis arcaicas”, como las califica su progenitor, Ismael Almagro, que insiste en la necesidad de adaptar dicho catálogo a la tecnología actual.

“Si ahora mismo te están dando 10.000 euros por una mano que es una pinza, y la mano que lleva Sarah vale 80.000 euros, es cierto hay un gran salto”, reconoce Almagro, al tiempo que insiste en la necesidad de que el Estado pueda cubrir el 60 o 70 por ciento del coste y "el resto lo asuma el particular”.

En este punto, reclaman una cofinanciación, y que “individualicen a cada paciente”, ya que “no es lo mismo” una chica que necesita las cuatro prótesis que alguien que “necesita solo una mano”, argumenta.

Sin embargo, hasta la fecha, la opción que está estudiando el Servicio Andaluz de Salud es “dar una sola mano un poco más avanzada, la mano dominante”, explica, y añade que “la que no sea dominante será una pinza que están dando ahora o una mano en 3D, así la persona tendría dos manos distintas”.

Además, señala que no introducir durante todos esos meses la vacuna tetravalente en el calendario, desde que se aprobó la iniciativa en 2019, “ha tenido un ahorro”. Y por ello, insta a que esa cantidad, que cifra entre “16 y 18 millones de euros”, se destine a los problemas que “han surgido como consecuencia de la no vacunación”.

“Con eso Sarah y otros muchos afectados tendrían su problema resuelto”, concluyen, con un halo de esperanza y firmeza tanto en su tono de voz como en su mirada. La lucha, por tanto, continúa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios