Divulgación Instituciones de siete países crean una gran base de datos sobre los hitos de Al-Ándalus

La aventura artística del Mediterráneo

  • La Fundación El Legado Andalusí colabora en la edición de un libro que recoge la labor desarrollada desde el proyecto Qantara, una iniciativa europea que censa el patrimonio y los fondos artísticos de ambas orillas

Una hoja de Corán procedente de Túnez, un astrolabio planisférico del siglo XIII hallado en Fez o la reconstrucción de un laúd árabe descrito en la Cantiga 170 por Alfonso X El Sabio. Estos objetos resumen, en breve, el esplendor andalusí y abren la puerta a un viaje por el arte de las civilizaciones que confluyeron en el Mediterráneo. Recrear este paseo por la Historia es uno de los objetivos del proyecto Qantara, una iniciativa europea en la que participan siete países de la cuenca mediterránea, entre ellos España. Esta colaboración se facilita desde la Fundación El Legado Andalusí, con sede en Granada, y se plasma en la creación de una importante base de datos en internet, siete exposiciones simultáneas y un libro que sintetiza el trabajo realizado por más de 150 autores que han redactado mil textos con el objetivo de relacionar las distintas expresiones del patrimonio mediterráneo.

El libro, titulado Qantara. Patrimonio mediterráneo. Encrucijadas de Oriente y Occidente, se ha publicado recientemente en español, francés, inglés y árabe y ha sido elaborado por un consorcio integrado por nueve socios: Francia, España, Marruecos, Argelia, Túnez, Líbano, Jordania, Egipto y Siria. El trabajo está coordinado desde el Instituto del Mundo Árabe y cuenta con el respaldo de la ambiciosa red Euromed Heritage de la Comisión Europea.

La iniciativa ha requerido cuatro años de investigación y, según sus promotores, "capta la esencia de un proyecto de civilización basado en un pasado fecundo y que presupone una cierta idea del Mediterráneo: una región orgullosa y ufana de su diversidad, adosada a Europa, África y Oriente Próximo, y preparada para colocarse a la vanguardia de las nuevas entidades mundiales".

En resumen, se trata de un proyecto político que concibe la identidad mediterránea como algo capaz de generar alianzas y solidaridad, más que una frontera, un elemento de unión entre culturas. Los autores cuentan una historia alternativa a la de los conflictos armados que predominan en las crónicas, trazando una diagonal artística sobre el Mediterráneo. "Se trata de demostrar, más allá de cualquier exotismo, que individuos alejados los unos de los otros recurrieron a otras culturas para expresar aquello que no eran capaces de expresar en la suya cuando querían sorprender o maravillar", comentan los autores.

Qantara no es sólo un proyecto científico, también pretende ser un objeto de seducción y por ello el libro contiene hasta 200 fotografías de gran calidad que ilustran el relato sobre la religión, la vida, el comercio, los saberes, la diplomacia y la guerra. De hecho, el origen está en la creación de un fondo patrimonial de 1.000 objetos, manuscritos, pinturas y arquitecturas pertenecientes a las distintas civilizaciones y culturas de la cuenca mediterránea durante un periodo que va desde finales de la Antigüedad a la época moderna. Este fondo, elaborado por un equipo liderado por Marthe Bernus Taylor, conservadora general honoraria del patrimonio en Francia, se encuentra disponible en internet y amplía el contenido del citado libro. Además, tanto en la edición en papel como en la digital, se pueden consultar una serie de cartografías del Mediterráneo desde 750 a 1700.

La fundación que dirige Jerónimo Páez en Granada es la encargada de la difusión del libro, así como de la exposición temporal -una de las siete programadas en el mundo- que inauguró el pabellón de Al-Ándalus del ampliado Parque de las Ciencias de Andalucía. El título se traduce como puente y su intención es la de tender una pasarela para que el visitante traspase las fronteras entre Oriente y Occidente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios