La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

No morder la mano aunque abofetee

Ante la saturación turística por dejación municipal hay que jorobarse sin morder la mano que da de comer

Titular y subtítulo de El País: "Los vecinos en peligro de extinción del barrio con más pisos turísticos de España: 'No queremos ser una nueva Venecia'. Los residentes de Santa Cruz, en Sevilla, se resisten a ser remplazados por los turistas, que según un estudio ocupan ya 6 de cada 10 viviendas". Efectivamente, como ya publicamos nosotros en noviembre de 2022, Santa Cruz es el barrio con más presión turística de España. Pero lo de Venecia, la verdad, nos queda grande. La parroquia de Santa Cruz no es La Salute, Casa Fabiola no es la Academia, el Giralda (por citar lo más parecido a un café, perdida La Punta del Diamante) no es el Florián, el Museo del Baile Flamenco no es La Fenice… Solo el conjunto de las plazas de la Virgen de los Reyes, el Triunfo y el Patio de Banderas, con la Catedral y el Alcázar, le pueden echar un pulso a la plaza de San Marcos, aunque nos derrotaría su asombrosa apertura al mar y al Gran Canal. No es que haga de menos el barrio en el que viví de 1964 a 1966 y vivo (y resisto) desde 1982 hasta hoy, que ya son años, pero es que Venecia es mucha Venecia.

Lo que sí sufrimos es la misma saturación turística. En esto somos venecianos. Santa Cruz es el punto turístico negro de España y de Sevilla, seguido a gran distancia por la Alfalfa, el Arenal, San Bartolomé y la Encarnación. Y la cosa ya no tiene solución. ¿O acaso se pueden revocar las licencias de hoteles, apartamentos turísticos, bares, restaurantes y veladores que se han concedido irresponsablemente hasta saturar muchas calles al punto de hacerlas difícilmente habitables por los vecinos?

El mismo día que El País informaba del peligro de extinción del vecindario de Santa Cruz, el compañero Fernando Pérez Ávila escribía en este periódico: "Los pisos turísticos llegan a los Pajaritos y a las Tres Mil Viviendas. La fiebre del turismo que ha colonizado el centro de Sevilla desde el final de la pandemia se extiende ya por el resto de la ciudad. Y lo hace incluso por los barrios más desfavorecidos de la misma, como el Polígono Sur y los Pajaritos, donde algunos propietarios de viviendas ofrecen alojamientos a precios más asequibles que en el casco histórico y otros barrios de la ciudad, como Nervión, donde el fenómeno de los apartamentos turísticos ha crecido enormemente en los últimos años". Curioso. En fin, no es cosa de morder la mano que da de comer. Aunque nos abofetee.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios