Sucesos

La mujer de Tolox murió por un golpe en la cabeza con un objeto contundente

  • La investigación de la Guardia Civil apunta a la actuación de otra persona

  • Los agentes buscan a un conocido como posible sospechoso

Vista general de Tolox. Vista general de Tolox.

Vista general de Tolox.

La investigación que la Policía Judicial de la Guardia Civil mantiene abierta para esclarecer la muerte de una mujer de 58 años cuyo cadáver fue hallado el martes en su casa, en Tolox, con signos de violencia comienza a responder a algunos de los interrogantes que rodean al caso. Las pesquisas que se han practicado confirman que la víctima sufrió una muerte violenta, según fuentes próximas consultadas por este periódico. La investigación apunta a que falleció como consecuencia de un golpe en la cabeza que pudo recibir con un objeto contundente empleado por otra persona. Los agentes trabajan con la idea de que la lesión no se produjo de forma accidental. Por el momento, no se descarta ninguna hipótesis.

La Guardia Civil busca a un conocido de la víctima con el que mantenía relaciones esporádicas, sin que todavía haya trascendido ninguna información acerca de si podría tener o no relación con los hechos. Fuentes cercanas al caso precisaron a Efe que también se estaba intentando localizar el vehículo de la mujer fallecida. El arma con el que, al parecer, ésta fue agredida tampoco había sido encontrada.

La víctima, de nacionalidad belga, era vecina de Tolox desde hacía poco tiempo. Hacia las 6 de la tarde del martes, efectivos pertenecientes a la Guardia Civil de Coín hallaron a la mujer sin vida. Yacía en la cama de su habitación, en una vivienda situada en la zona Pecho del Molino, en el término de Tolox. Un familiar había dado la voz de alarma.

Los agentes trabajan con la idea de que la lesión no se produjo de forma accidental

Desde el primer momento, los investigadores tenían la certeza de que presentaba signos compatibles con una muerte violenta. Así daba comienzo una intensa labor de investigación que se centraba en el entorno de la víctima a fin de esclarecer las circunstancias del óbito. Para ello, se ocuparon del análisis de todos los vestigios y restos que pudieran servir para aportar luz a la investigación.

La Policía Judicial estuvo trabajando hasta bien entrada la noche del martes. Este miércoles por la mañana, los agentes retomaron la inspección ocular y recogida de posibles huellas. Los agentes permanecían a la espera del resultado de la autopsia que se le practicó en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga y que ha confirmado el golpe en la cabeza.

Aunque la investigación no ha confirmado aún si la muerte de esta vecina belga responde o no a un caso de violencia de género, cabe recordar que la última mujer muerta supuestamente a manos de su pareja en la provincia de Málaga fue Dana Leonte, cuyo cuerpo no ha sido todavía encontrado. Así lo confirmó a comienzos de octubre la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género después del hallazgo e identificación de varios de sus restos mortales.

La investigación no ha confirmado aún si la muerte de esta vecina belga responde o no a un caso de violencia de género

Madre de un bebé de unos meses, Dana, que tenía 31 años, era la víctima mortal número 46 de la violencia machista en lo que iba de 2019 y la 1.021 desde que comenzaron a registrarse los asesinatos de género en el pasado 2003. La joven había denunciado por coacciones a su pareja, que continúa en prisión provisional acusado inicialmente de un presunto delito de homicidio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios