Unicaja

No se ficha más

  • El club entiende que, en el contexto actual, hay mimbres para arrancar la temporada con garantías 

  • La inestabilidad y la falta de certeza no ayuda a aumentar la audacia

  • Los positivos en el fútbol preocupan también en el baloncesto

Eduardo García, Luis Casimiro y Manolo Rubia. Eduardo García, Luis Casimiro y Manolo Rubia.

Eduardo García, Luis Casimiro y Manolo Rubia. / Javier Albiñana

No se ficha más este verano. El fichaje de Tim Abromaitis será la única cara nueva cuando eche a rodar el Unicaja en un par de semanas. Es la determinación del club. Se está en el mercado, como es obligación de la dirección deportiva, para esos puestos de dos y cinco que, por lesiones o por nivel de jugadores, pueden dejar más dudas. Pero la voluntad del club es no acometer antes del comienzo de la temporada ningún refuerzo más.

Agentes a los que se había consultado disponibilidad de jugadores constatan que las consultas del Unicaja se han detenido. Otro cantar sería si durante la temporada se detectaran carencias evidentes. Es una opinión extendida que el puesto de cinco deja dudas, pero en el club hay confianza en la labor de Deon Thompson, del que se destaca su nivel trabajando durante este verano, junto a Gerun y Rubén Guerrero para conseguir solvencia en la línea interior. Era la línea con la que se iba a contar la temporada pasada, pero con el cambio en la dirección deportiva se fichó a Elegar para reforzarla y se decidió que Deon Thompson jugara mayor tiempo de cuatro.

Hay un componente inevitable en esta decisión de echar el freno, que es la incertidumbre sobre el regreso de la competición. Aunque la plantilla debe estar en Málaga antes del 10 de agosto y se fijó el inicio de la ACB para el día 18 de septiembre, a nadie escapa que hay una inestabilidad grande y no se puede garantizar el comienzo de la temporada. En un momento en el que hay que apretar el cinturón, la idea es contener el gasto. Un razonamiento que se hace desde el club es que durante la temporada pasada se hicieron inversiones importantes por Bouteille y Brizuela, inusuales en ese momento, más Gal Mekel, a posteriori renovado. Que fueron fichajes de verano hechos en invierno.

El contexto no es el mismo de hace dos semanas, cuando la pandemia parecía más contenida. Los importantes problemas que hay en el fútbol, con positivos en numerosos equipos, traen inestabilidad al deporte en general. Si zozobra el que más genera y el que es la locomotora, es lógico que se dude en los demás.

El Unicaja tuvo ayer una reunión con varias de sus parcelas para evaluar cómo es la situación. Y el escenario que se dibuja es que no habrá público hasta, con suerte, bien entrada la temporada. Plantearlo de otra forma sería osado en la situación actual. Y, en este panorama de contención de gasto, hasta que no bote el balón y se puedan detectar agujeros en el equipo, no se plantearán más fichajes. Con 14 hombres, contando con Francis Alonso y Yannick Nzosa, más la buena evolución de Jaime Fernández, algo más lenta la de Milosavljevic, comenzará el Unicaja a trabajar, si nada lo impide, el próximo 11 de agosto en Los Guindos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios