Entrenamiento Charlotte Hornets | Francis Alonso Francis: "Estaba un poco nervioso, pero ha sido una gran experiencia"

  • El malagueño relata cómo vivió su primer entrenamiento privado con los Charlotte Hornets de la NBA

  • "Los entrenadores han sido muy amables y nos han dado mucha confianza a la hora de mostrar qué tipo de jugadores somos", confiesa

Francis Alonso, con los Charlotte Hornets.

Francis Alonso realizó la primera sesión de los entrenamientos privados que realizará con los Charlotte Hornets de la NBA. Se siente eufórico el malagueño, segundo tras Carlos Cabezas en alcanzar estas cotas, que quiere apurar todas las posibilidades de seguir creciendo en Estados Unidos antes de volver a Europa, donde le espera el Unicaja. "Ha sido una gran experiencia, sobre todo en lo personal, venir aquí con grandes personas, competir contra grandes talentos y tener cierto feedback de entrenadores NBA es siempre una gran oportunidad para un jugador de venir aquí y hacer lo mejor que puedas. Estoy muy agradecido y orgulloso de que los Charlotte Hornets me hayan dado esta oportunidad", relataba el escolta minutos después de terminar para los medios oficiales de la franquicia de California del Norte. 

Francis narraba cómo había sido el día para él. "Estos eran mis primeros entrenamientos y estaba un poco nervioso, pero creo que este es el tipo de emoción de la que hablaba. Los entrenadores han sido muy amables, cercanos y nos han dado mucha confianza a la hora de mostrar qué tipo de jugadores somos. A cualquiera le diría que no es nada extraordinario, nada en lo que no puedas pensar. Simplemente hay que venir con una buena actitud, tener predisposición a lo que te digan y darlo todo", explicaba para mostrarse agradecido con los técnicos: "Doy las gracias a los entrenadores y también a los jugadores, porque han tenido una gran actitud y ha sido una gran experiencia para mí".

El malagueño hablaba sobre la evolución en su juego. "Creo que he demostrado los últimos cuatro años que soy un tirador preciso, que puedo jugarme los tiros bajo presión. Venía de Europa siendo base y para mí era algo difícil ampliar mi juego dentro del sistema de Greensboro, intentaba ser mejor en todo lo que mi equipo necesitara. Para mí este es un gran verano porque sigo trabajando en esos aspectos que traía de Europa como base y ahora intento demostrar que soy capaz de hacer ambas cosas. Para mí esta es una experiencia increíble para tener algo de feedback y mañana me toca seguir trabajando para la próxima oportunidad", decía Alonso, que se mostraba feliz porque esta oportunidad fuera a pocos kilómetros de su residencia en esta etapa universitaria: "Hacer estos entrenamientos de verano cerca de Greensboro siempre es genial. No solo en lo personal, sino porque Greensboro, como ciudad, tiene unos grandes aficionados y el baloncesto allí es como una religión, que eso siempre ayuda. Tener entrenadores que vengan a la práctica y tener una respuesta de ellos siempre es una oportunidad de crecer como jugador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios