Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cursos verano UNIA | Terrorismo, radicalización y crimen organizado Enfoques integrales para combatir las amenazas futuras

  • La UNIA analiza cuáles son las herramientas que se emplean para preservar la seguridad nacional

Salvador Molina, Ángel Ballesteros y Pilar Rangel, directora del curso. Salvador Molina, Ángel Ballesteros y Pilar Rangel, directora del curso.

Salvador Molina, Ángel Ballesteros y Pilar Rangel, directora del curso.

Con el fin de proporcionar una visión global sobre las amenazas que la radicalización, el terrorismo internacional o el auge del crimen organizado plantean a la seguridad nacional de España y al resto de países del mundo, la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ha acogido, bajo la dirección de Pilar Rangel Rojas, profesora de Derecho Internacional Público y Relacionas Internacionales de la UMA, el curso Terrorismo, radicalización y crimen organizado: amenazas contra la seguridad nacional.

Curso que, entre otras muchas notables asistencias, contó en su clausura con la ponencia impartida por el general Miguel Ángel Ballesteros, comisario jefe de la Brigada provincial de Información de Málaga. Acompañado por Salvador Molina, director de Secretariado de la Sede Tecnológica de la UNIA y de la propia Pilar Rangel, el general Ballesteros desgranó cuáles son las principales amenazas que actualmente penden sobre nuestra nación como la espada de Damocles.

Las nuevas amenazas se han transformado en hechos que cambian de un modo cada vez más veloz

Son, como siempre han sido, muy numerosas: desde el terrorismo a los conflictos armados, pasando por pandemias, problemas de migración, amenazas a la seguridad económica, financiera, de telecomunicaciones... Pero, además, las nuevas amenazas se han transformado en hechos que cambian de un modo cada vez más veloz y que son imposibles de predecir. “Nadie sabe cómo será el terrorismo en el futuro; como nadie, en 2012”, asegura Ballesteros, “supo ver la potencia que el ISIS llegaría a adquirir, porque este tipo de amenazas son impredecibles en un mundo globalizado”.

Y es que la globalización es una de las características de los problemas que atañen a la seguridad nacional. Porque las fronteras ya no son “las fronteras del conflicto. Por ejemplo, antes trabajábamos en la prevención por tierra, mar y aire; ahora, tenemos que trabajar con una cuarta dimensión: el ciberespacio”. Internet ha proporcionado grandes avances tecnológicos, pero también ha generado nuevas formas de atacar a un país. “El año pasado la Administración nacional recibió más de 38.000 ciberataques”, asegura Ballesteros.

Ante estas nuevas amenazas sólo queda trabajar diariamente con un plan de enfoques integrales en los que se tenga en cuenta todo el contexto global –“no como antes, cuando el análisis se hacía país por país”– y se empleen toda clase de herramientas, tantos las nacionales como las privadas. “Ya no es suficiente el instrumento militar para garantizar la seguridad nacional y tenemos que tener esto siempre presente”. Por suerte, España es un de los países más avanzados del mundo en cuanto a este aspecto preventivo: sus estrategias defensivas se implementan y actualizan constantemente. “Un trabajo que se lleva a cabo día a día para garantizar la seguridad”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios