Venganza bajo cero | Crítica Restauración negra de Neeson el vengador

Liam Neeson incide en la venganza. Liam Neeson incide en la venganza.

Liam Neeson incide en la venganza.

El oficio más peligroso del mundo es ser familiar de Liam Neeson. En Venganza su hija es secuestrada, en Venganza: conexión Estambul lo son su mujer y su hija, en Caminando entre las tumbas es el vengador por delegación de un narcotraficante cuya esposa ha sido asesinada, en Una noche para sobrevivir el amenazado es su hijo, en V3nganza la víctima es su exmujer, en El pasajero su familia vuelve a estar en peligro… Ahora es un ciudadano ejemplar y un marido y padre feliz que se gana la vida como conductor de una quitanieves. Hasta que se ve obligado a vengar la muerte de su hijo enfrentándose a narcotraficantes.

Se trata de una versión reproducida casi plano a plano por el director noruego Hans Petter Moland de su película Uno tras otro (2014) en su debut hollywoodiense. Es lógico que los americanos se fijaran en esta película para rehacerla, con mínimos retoques, a la hechura de Neeson: es como si estuviera hecha para él y se introdujera en ella con la comodidad de quien viste ropas de otro que tiene su misma talla. Aún más: resulta de una extraordinaria utilidad para dar un aire a la vez igual (para atraer a sus fieles) y distinto (para evitar su desgaste tras excesivas reiteraciones) a su personaje de vengador.

El director noruego es consciente de la solidez comercial de la imagen del Neeson vengador de mujeres e hijos, pero también de su sobreexplotación. Y le aporta una violencia más dura, una distancia irónica y un humor negro que no siempre casan bien entre sí, pero aportan originalidad a la ya gastada imagen del padre vengador. Los espectaculares paisajes nevados –aquí trasladados de Noruega a Colorado– aportan también cierta originalidad, al igual que los usos impensables que se pueden dar a una máquina quitanieves.

Parece como si Neeson hubiera querido refrescar su imagen con unos toques a lo Coen o lo Tarantino, cuyos extremos de sadismo y/o talento esta película no alcanza. Pero algún matiz nuevo aporta al tomarse un poco a rechifla el estereotipo a la vez que planteando una contundente y muy violenta película de acción que gustará a sus fans, nietos de quienes lo fueron de Charles Bronson, claro antecedente de este personaje.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios