Catorce universidades y museos de España, Alemania, Francia, e Inglaterra, se instalan en este laboratorio de la Prehistoria del Sur de Europa.

EL PASADO DE LA CUEVA DE ARDALES TIENE FUTURO

Desde 2011, medio centenar de investigadores europeos, coordinados por la Junta de Andalucía y dirigidos por el malagueño José Ramos Muñoz, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cádiz y Gerd-Christian Weniger, director del Neanderthal Museum de Alemania, han estado realizando actividades arqueológicas en la Cueva de Ardales, aplicando nuevas tecnologías al conocimiento de las ocupaciones humanas del yacimiento.

Los investigadores tenían como objetivo básico trasladar la presión de la investigación a los laboratorios, evitando el deterioro de la cavidad, sus sedimentos, vestigios de ocupación, incluyendo el arte rupestre paleolítico, los útiles líticos, restos de fauna, carbones, etc. Las tareas han constatado la presencia de grupos neandertales que ocuparon las zonas próximas a la boca de entrada, las fechas obtenidas sitúan a estos grupos de cazadores, refugiados en la cueva hace cincuenta y cinco mil años. Sin embargo, no parece que se adentrasen en las profundas galerías y salas de esta gran caverna. Fueron los Sapiens Sapiens, nuestros antepasados directos lo que exploraron la totalidad de la cavidad, iluminándose con lámparas cuyo combustible era la grasa del tuétano de los grandes huesos de la fauna cazada, o la cera de abeja. Estos exploradores paleolíticos transformaron el refugio natural en un edificio cultural, aportando, durante más de veinticinco mil años, numerosas grafías, pintadas y grabadas, entre las que destacan las numerosas figuras de animales (ciervos y ciervas, caballos, cabras monteses, toros, aves, peces e, incluso, serpientes), las escasas figuras femeninas (muy poco representadas en las cuevas europeas) y las famosas, por su rareza, manos negativas aerografiadas (sólo se representaron en una treintena de cuevas paleolíticas).

Los equipos de investigadores han desarrollado un nuevo proyecto de investigación que se pondrá en marcha en 2014. Sus nuevos objetivos serán la ampliación de la investigación de los niveles de neandertales, así como conocer el inicio del arte rupestre de la cavidad (todos los indicios apuntan a que corresponden a los Sapiens Sapiens Arcaicos y, por tanto, de cronologías cercanas a los cuarenta mil años).

Los investigadores de la Cueva de Ardales han presentado sus hallazgos en el Rectorado de la Universidad de Málaga el pasado mes de septiembre y lo harán en la de Granada el próximo 22 de noviembre, invitados por la Junta de Andalucía junto con los equipos de investigadores de Orce y Cueva del Ángel de Lucena. Una oportunidad de escuchar y debatir sobre el pasado y el futuro de estos yacimientos que atesoran las claves del inicio de la humanidad en Andalucía.

Mientras tanto, la cueva puede visitarse por la ciudadanía a través de las visitas guiadas al yacimiento que se realizan mediante la solicitud de cita previa en el teléfono del Centro de Interpretación de la Prehistoria de Ardales (t. 952458046).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios