Redescubriendo Málaga tras el coronavirus

De Alhaurín de la Torre a Málaga: una ruta para calentar los músculos

  • Estas dos localidades están mucho más cerca de lo que podría parecer en un momento

  • Un camino, casualmente la etapa 35 de la Gran Senda de Málaga, con la mejor meta: la playa

El río Guadalhorce tendrá un gran protagonismo en esta senda. El río Guadalhorce tendrá un gran protagonismo en esta senda.

El río Guadalhorce tendrá un gran protagonismo en esta senda. / malaga.es

La ruta que conecta a Alhaurín de la Torre con Málaga (o a Málaga con Alhaurín de la Torre, tanto monta...) es fácil, llana y corta: es decir, perfecta para ir saliendo de la molicie en la que el confinamiento del estado de alarma nos ha, pues eso, confinado.

Su extensión es de poco menos de 13 kilómetros y, siempre dependiendo de nuestro ritmo, completarla nos llevará dos horas y media aproximadamente. Como recompensa: si nuestra meta es Málaga nos podremos pegar un refrescante baño en la playa de Sacaba o en la playa de la Misericordia de la capital malaguita.

Pero para llegar, hay que empezar. Si vamos en coche a la línea de salida, la circunvalación de Málaga nos llevará por Churriana hasta la barriada torrealhaurina del Peñón de Zapata. De ahí, siguiendo por la calle de los Mellizos se llega a los primeros cultivos que nos encontraremos en esta senda. De hecho, los campos agrícolas tendrán un gran protagonismo por todo el trazado debido al importante impacto de la presencia del río Guadalhorce en la zona, un río que ha acompañado a la Gran Senda de Málaga desde su nacimiento.

Los arcos del acueducto de Zapata en Alhaurín de la Torre. Los arcos del acueducto de Zapata en Alhaurín de la Torre.

Los arcos del acueducto de Zapata en Alhaurín de la Torre. / malaga.es

El Guadalhorce tiene crecidas cíclicas, en las épocas de lluvia, pero en el verano esto no supone ningún problema. Como apunte histórico, decir que, al ser el Guadalhorce un río de caudal importante, hubo que esperar hasta los años 70 para que, tras la regulación del caudal que supusieron los embalses del Chorro, se procediera a la construcción de dos grandes canales gracias al Plan Guadalhorce.

Se debe tener en cuenta que, si bien hay pocos tramos de carretera a lo largo del recorrido y que pasaremos por arcenes y aceras, son vías rápidas en las que nos podemos encontrar con tráfico algo denso por lo que tendremos que ir con precaución por esta ruta que se corresponde con la etapa 35 de la Gran Senda de Málaga.

Continuamos y cruzamos un profundo canal en las cercanías del arroyo de Zambrano donde los cañaverales han conquistado grandes parcelas de terreno.

Los cañaverales jalonan la etapa. Los cañaverales jalonan la etapa.

Los cañaverales jalonan la etapa. / malaga.es

Los bancales que lo rodean están ocupados por cultivos: cítricos, verduras y frutas de temporada, en su mayor parte, por lo que transitaremos por el lado de acequias. De hecho, seguir las canalizaciones del agua de riego es un método muy eficaz para seguir esta ruta sin perdernos.

Se pasa por debajo de la autovía A-7 y, con el Guadalhorce a la izquierda, se llega a los restos del acueducto conocido como Puente del Rey, datado en 1726 y que en su momento fue abandonado por el mismo motivo por el que nos abandonarán a todos: por un acueducto más joven y moderno, el de San Telmo.

Los restos del acueducto conocido como Puente del Rey. Los restos del acueducto conocido como Puente del Rey.

Los restos del acueducto conocido como Puente del Rey. / malaga.es

Como decíamos antes, el Plan Guadalhorce dio origen a dos canales: y el que nos interesa en este punto es el denominado Canal de la Margen Derecha. Con un nombre cero original, y unas veces entubado y otras excavado en la tierra y con paredes hormigonadas, este canal recorre la parte final del valle de Guadalhorce llegando hasta Alhaurín de la Torre.

Su desaguadero hacia el Guadalhorce pone punto final hasta esta parte de la ruta y, a partir de este punto, la dirección de etapa continúa entre el río y el aeropuerto de Málaga, que quedaría a nuestra derecha. Un tramo con gran presencia de aneas, carrizos y cañaverales con algunos tarajes y álamos dispersos.

Último tramo de la pasarela sobre el Guadalhorce. Último tramo de la pasarela sobre el Guadalhorce.

Último tramo de la pasarela sobre el Guadalhorce. / Javier Albiñana

Ahora el río queda normalmente algo lejos del sendero, pero hay una intrincada red de accesos que bajan hasta el cauce. Pasaremos por debajo del puente y al otro lado del Guadalhorce, justo donde su cauce se divide en dos ramales. Hay una pequeña cala entre estos dos brazos: con más de un kilómetro de longitud, es una de las playas más vírgenes de Málaga merced a su protección como Paraje Natural.

En estos puntos finales de la etapa 35 podremos apreciar la novísima pasarela sobre el Guadalhorce. De hecho, esta estructura forma parte de la Senda Litoral y permitirá comunicar la zona del Palacio de los Deportes José María Martín Carpena con el paraje de la desembocadura del Guadalhorce.

Playa de la Misericordia, en Málaga capital. Playa de la Misericordia, en Málaga capital.

Playa de la Misericordia, en Málaga capital. / Javier Albiñana

Por nuestra parte, nosotros ya casi habremos terminado nuestra ruta de hoy: en las proximidades del Palacio de Deportes, desde la calle Pacífico, llegaremos a las playas malagueñas de Sacaba y la Misericordia, donde el paseo marítimo Antonio Banderas nos dará la bienvenida en esta era post confinamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios