Málaga

Unos Asperones de película

  • El CEIP María de la O ha trabajado a través del cine los valores del pueblo gitano

  • Ayer hicieron una gala con los actores Salva Reina y Joaquín Núñez

Unos Asperones de película Unos Asperones de película

Unos Asperones de película

Entre historia y leyenda, se cuenta que Chaplin era gitano, que nació en la caravana de un campamento cerca de Birmingham y que corría sangre calé por sus venas. Y si uno de los padres del celuloide, el genial cómico que se convirtió en un icono reconocido en todo el mundo pudo ser un Gitano de Cine los niños de Los Asperones, también. Así se titula el proyecto en el que han estado trabajando durante todo el mes de noviembre en el colegio María de la O. Todas las clases han realizado cortos mudos, además de ver muchas de sus películas, participar en juegos y en un taller impartido por el actor Joaquín Núñez, que acudió al colegio acompañado por su Goya. Ayer se otorgaron los Premios Chaplin en una ceremonia a la que acudieron Núñez y Salva Reina. El comedor se transformó en un escenario y niños y docentes brillaron como auténticas estrellas.

Esta experiencia se enmarca dentro del programa 7 Arts. "Intentamos acercar a través del arte distintos valores y contenidos, en octubre fue la arquitectura con Gaudí y en noviembre el cine, pretendemos que vean otras realidades que les son ajenas", apunta Patxi Velasco, director del centro. "No conocían el trabajo de Chaplin y les ha encantado", agrega. Tras la primera aproximación, el actor malagueño Joaquín Núñez realizó un taller con ellos. "Explicó expresiones y emociones, y les contó quienes trabajan en el cine, porque queremos que vean otros oficios, que se les abran otros horizontes", indica Velasco.

Entonces, gracias a un proyecto de la Universidad de Málaga, se planteó realizar un cortometraje por clase. A cada una se le adjudicó un valor del pueblo gitano y los alumnos hicieron los guiones, incluso, un storyboard. buscaron decorado y vestuario. El maestro Antonio Lobato y el profesor de la UMA y colaborador en el barrio Simón Sánchez coordinaron el proyecto y estuvieron tras la cámara. La familia, el flamenco, las costumbres, la boda, el pedimiento, la candela como punto de encuentro, el caló como lenguaje propio, la historia del pueblo gitano, los oficios antiguos y el futuro, las nuevas generaciones, los nuevos empleos y las oportunidades que ofrece la formación han sido los temas tratados en las películas de estos pequeños artistas.

"En el corto Misión: Posible, por ejemplo, se muestra el Mural de las Estrellas para que vean la importancia que tiene seguir estudiando, graduarse", asegura el director del centro. Y todo ello con humor y mucha gracia. "Hemos hecho una rumpa preciosa, la ha grabado una niña que es espectacular", dice Velasco. Simón Sánchez ha diseñado carteles de cada película "partiendo de la inquietud de los maestros y los niños y con el objetivo de acercarles el mundo del cine", explica. "A partir del valor que se le dio a cada clase decidieron las historias que querían contar y cómo querían hacerlo, siempre partiendo de la premisa de que era cine mudo", comenta Simón Sánchez. "Para mí es fundamental la capacidad que tiene el arte de trascender y llegar a sus vidas, la capacidad de unir escuela y familia", considera y afirma que el 7 de febrero se realizará una exposición en la Facultad de Ciencias de la Educación con este proyecto.

Así Conchi, de 7 años, guionista y protagonista de La Boda, saldrá una vez más de Los Asperones. Y sus compañeras María, Aitana, Manuel Barranco, Carmen, todos ellos actores estelares de la cinta que cuenta cómo "nos escapamos de las casas mi novio y yo, estuvimos hablando y luego mi madre nos pilló. Mi tía fue la sacaora del pañuelo", relata Conchi, que quiere ser maestra. "Hemos tratado de hacer galgo motivador, alegre, digno y bonito", comenta Antonio Lobato, maestro del CEIP María de la O, premiado por la Junta de Andalucía al Mérito Educativo. En el colegio innovan, crean, proponen, todo por darle la vuelta a la situación de sus escolares. Sin embargo, para el director del centro, "el único final feliz en la película de estos niños pasa por el desmantelamiento del barrio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios