Acción Social

Bancosol sigue con el reparto de alimentos a casi 45.000 personas en Málaga

  • Los 600.000 kilos de la Gran Recogida suponen el 10% de la cantidad anual que entrega la entidad

  • En muchas familias ya hay un contrato pero el sueldo no llega para cubrir sus necesidades más básicas

Voluntarios clasifican los productos recogidos este fin de semana. Voluntarios clasifican los productos recogidos este fin de semana.

Voluntarios clasifican los productos recogidos este fin de semana. / Javier Albiñana

Las cifras están ahí para demostrar que ni de lejos se ha vuelto a la situación anterior a la crisis económica. Si el Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol) repartía su fondo de alimentos entre unas 24.000 personas hace algo más de una década, y los usuarios subieron hasta los 58.000 en los momentos de mayor carestía, aún se cubren las necesidades más básicas de casi 45.000 personas en la provincia malagueña. “Estamos atendiendo a casi el doble de las personas que había al inicio de la crisis, no podemos bajar la guardia en ese aspecto”, considera Joaquín Jiménez, presidente de Bancosol.

La nave de Bancosol llena de productos alimenticios. La nave de Bancosol llena de productos alimenticios.

La nave de Bancosol llena de productos alimenticios. / Javier Albiñana

De hecho, los 600.000 kilos reunidos este pasado fin de semana gracias a la Gran Recogida suponen el 10% del total que se reparte durante el año. En 2017 se entregaron a los más necesitados de la provincia seis millones y medio de kilos. “La Gran Recogida no se trata de una campaña de Navidad, sino de un apoyo al trabajo que se hace día a día, estamos todo el año sin descanso, la labor es constante”, indica Jiménez. Y eso es porque la situación, por desgracia, no ha mejorado todo lo que se quisiera.

La situación de las familias no mejora

“Está habiendo muchas unidades familiares que ya cuentan con un contrato de trabajo pero que el salario no es suficiente para cubrir todas las necesidades”, estima Jiménez. “Un sueldo no garantiza que puedan llegar a fin de mes, que les alcance para la hipoteca o el alquiler, la luz, el agua, la contribución... Una familia con un salario de 900 no tienen ni 300 euros para comer, no da para vivir”, agrega el presidente de Bancosol. Además, Jiménez señala que con las dificultades que tienen los jóvenes para independizarse, no se les alivia la carga a las familias, “algo que vamos a tener enquistado durante mucho tiempo”, dice.

"Un sueldo en una familia no garantiza que puedan llegar a fin de mes, que les alcance para la hipoteca o el alquiler y los gastos"

“Es verdad eso de que en España nadie se muere de hambre, pero la familia tiene una sola bolsa y no alcanza para todo. Lo primero a lo que recurren es a recibir alimentos porque es más fácil que te den comida a que alguien le pague los gastos de la vivienda”, apunta Jiménez y destaca que el perfil de las personas que requieren ayuda sigue siendo diverso.

Una voluntaria clasifica algunos de los productos de la Gran Recogida. Una voluntaria clasifica algunos de los productos de la Gran Recogida.

Una voluntaria clasifica algunos de los productos de la Gran Recogida. / Javier Albiñana

“Desde la persona que está en la calle a familias que no se atreven a pedir, es lo que llamamos la pobreza vergonzante y la vemos todos los días, hay mucha gente que lo pasa muy mal y no se atreve a decirlo, que comen mal porque no tiene capacidad y prefieren llevarlo desde el anonimato”, agrega el presidente de la entidad, que destaca y agradece la labor del voluntariado y de todos los malagueños que se volcaron con la séptima campaña anual.

"Hay mucha gente que lo pasa muy mal y no se atreve a decirlo, es la pobreza vergonzante"

Como suele ser habitual, llegó más pasta y más arroz del que se requería. “Por mucho que hacemos un llamamiento a las donaciones que hacen falta, se sigue recogiendo demasiada pasta y arroz”, comenta Jiménez. Este año Bancosol pidió latas de conserva y platos precocinados, “que los hay ya de bastante calidad”, y se ha notado en las aportaciones de la gente más comprometida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios