Málaga

Fisioterapeutas cifran en casi 1.000 los intrusos en la profesión en Málaga

  • Advierten del riesgo para los usuarios y del engaño, que roza la estafa, para las personas que pagan hasta 3.000 euros por los cursos

Una persona da un masaje en una playa de Málaga. Una persona da un masaje en una playa de Málaga.

Una persona da un masaje en una playa de Málaga.

Los fisioterapeutas han alertado del “gravísimo intrusismo” que se está produciendo en el sector y que tiene dos damnificados. Por un lado, los pacientes que –al no ser tratados por profesionales– en el mejor de los casos no experimentan una mejora en sus dolencias y en el peor, pueden acabar hasta con una lesión grave por una incorrecta manipulación. Y por otro, los numerosos alumnos de academias que pagan cursos de hasta 3.000 con la falsa convicción de que podrán ejercer una profesión.

El presidente del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía, Juan Manuel Nieblas, estima que puede haber casi mil intrusos en la provincia frente a los 1.400 profesionales colegiados. Además, alerta que hay centros privados en la actualidad están formando a “miles y miles de futuros intrusos”. El resquicio es la Ley de Publicidad Sanitaria que no es muy estricta. Hay academias, según Nieblas, que “no paran de fabricar nuevos intrusos; es una estafa total, pero la ley no permite demostrarlo porque no es estricta”.

Campañas en TV y en las redes contra el intrusismo en la fisioterapia

Por ello, la entidad colegial exige un cambio de norma para que no se permita la publicidad engañosa y que quede meridianamente claro que esos cursos –que suelen rondar los seis meses y costar entre 1.000 y 3.000 euros– no habilitan para hacer masajes terapéuticos. Estas personas, sólo pueden trabajar en spas, gimnasios o por su cuenta pero solo dando masajes relajantes, nunca tratando patologías.

Cartel de la campaña contra el intrusismo en la Fisioterapia. Cartel de la campaña contra el intrusismo en la Fisioterapia.

Cartel de la campaña contra el intrusismo en la Fisioterapia.

La formación en osteopatía, acupuntura y otros cursos sólo tienen validez para el ejercicio profesional a efectos de tratar pacientes con patologías cuando la persona tiene previamente el título de fisioterapia. El problema es que en internet proliferan muchas academias que engañan a numerosas personas que creen que tras seis meses tendrán una salida laboral, cuando en realidad están abocados al intrusismo.

“La tragedia es cuando a un joven de 24 años que está en paro, la madre le regala un curso por el que paga más de mil euros para que tenga una profesión, pero luego están condenado a estar escondido”, señala Nieblas. Muchos van a domicilio a dar sus masajes o se montan una pseudoconsulta que camuflan como de terapias alternativas. El presidente de la institución explica que hay personas que tras hacer los cursos incluso han acudido a colegiarse porque creían que estaban habilitados para el ejercicio profesional.

Ante esta situación, el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía reclama a las Administraciones públicas que endurezcan las medidas sancionadoras en defensa y protección de los consumidores, “confiados en encontrarse ante un auténtico profesional de la salud”.

Según advierte la institución colegial, el riesgo para los pacientes en el mejor de los casos es que sólo pierdan el tiempo y el dinero. Pero en el peor de los escenarios, aclara, pueden acabar con daños físicos porque la persona se ha puesto en manos de alguien que no es un profesional.

El Colegio emitió este martes un comunicado en el que puso de manifiesto la “preocupante proliferación de cursos sobre masajes y técnicas orientadas a tratar dolencias o lesiones”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios