Invader sigue sin prestar declaración ante el juez

Invader se hace de rogar

  • El juez fija la comparecencia del artista para el próximo 15 de enero para que declare por videoconferencia tras no hacerlo el pasado día 10

Gitanilla instalada en el Palacio Episcopal. Gitanilla instalada en el Palacio Episcopal.

Gitanilla instalada en el Palacio Episcopal. / Javier Albiñana

Seis meses después de que Invader fuese localizado e identificado por la Guardia Civil, su declaración ante el juez encargado del caso de los mosaicos supuestamente colocados en Málaga capital por este creador de arte urbano, sigue haciéndose esperar. De hecho, la primera de las fechas marcadas en el calendario para que tuviese lugar el interrogatorio judicial, fijada para el pasado 10 de diciembre, se ha superado sin que haya sido posible conocer el testimonio del presunto responsable de estas actuaciones, llevadas a cabo en mayo de 2017 sobre 29 puntos de la ciudad, 15 de ellos edificios del Centro.

La incidencia judicial, no obstante, se ciñe principalmente sobre los inmuebles que están catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC): el Palacio Episcopal y el Palacio de Salinas. La intervención, asumida por el propio Invader, se llevó a cabo sin disponer de las autorizaciones necesarias por parte de la Junta de Andalucía, administración competente en la materia, ni de los propietarios de los edificios.

Fuentes judiciales cercanas al caso confirmaron a este periódico que la declaración por videoconferencia que estaba prevista para el pasado lunes no tuvo lugar, ignorando las razones de ello. Asimismo, precisaron que la providencia judicial, una vez superada esa primera fecha, alude a la necesidad de librar "la oportuna cooperación judicial europea a efectos de declaración del investigado" para el 15 de enero. En caso de no llevarse a efecto, la nueva fecha será 13 de febrero y en caso de que tampoco se cumpla ese día, será el 5 de marzo.

Dos de los mosaicos fueron instalados en el Palacio Episcopal y el Palacio Salinas, ambos Bienes de Interés Cultural (BIC)

Tras una amplia investigación, los agentes de la Guardia Civil lograron a mediados de año desvelar la identidad del artista, capaz de plasmar sus mosaicos en más de 70 ciudades de todo el mundo. De acuerdo con los datos conocidos, Invader residía en ese momento en París, donde tiene su propio estudio artístico; tiene 49 años. Conforme a los hechos objeto de la denuncia, se enfrenta a un presunto delito contra el patrimonio histórico. Una vez conocida su identidad, ya se apuntaba que el titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la capital iba a solicitar su comparecencia.

La actuación de la Benemérita, en concreto del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), se produjo después de que el juez pidiese el pasado mes de abril que hiciera las gestiones oportunas para la identificación "plena" del afamado artista. Fruto de esas averiguaciones, los agentes dieron cuenta ya de todos los datos personales de Invader, que, cabe recordar, ya fue detenido en Nueva York en octubre de 2013 tras ser sorprendido por una patrulla policial mientras colocaba una de sus obras en el distrito de Brooklyn.

Imagen del artista conocido como 'Invader'. Imagen del artista conocido como 'Invader'.

Imagen del artista conocido como 'Invader'.

El procedimiento judicial contra Invader se inició en febrero después de que la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga se querellara contra él porque dos de sus mosaicos aparecieron en sendos edificios catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC), coincidiendo con la celebración de La Noche en Blanco en mayo del año pasado. Uno de ellos era el Palacio Episcopal, donde colocó la figura de una gitanilla con vestido de volantes. El otro, el cercano Palacio de Salinas, donde el dibujo elegido fue un pulpo de color azul. En este último caso, el mosaico ya fue retirado por la propiedad.

La intervención del fiscal apunta también de manera directa al director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga, Fernando Francés, por ser presuntamente la persona que invitó al artista a intervenir en la ciudad. El magistrado del Juzgado de Instrucción 6 citó a declarar como investigado a Francés, quien, según su abogado, Fernando Taboada, durante alrededor de una hora negó cualquier implicación en los hechos que se le imputan y que tuviese relación con la invasión de Invader.

Otras fuentes próximas a la investigación precisaron que sólo admitió ante el juez que conocía físicamente al artista urbano, pero que ni siquiera sabía cuál era su identidad, ya que él mismo lo llamó de esa forma cuando se vio con él. Por todo ello, la declaración de Invader es clave en el devenir del procedimiento judicial.

La versión dada por Francés contrasta con la creencia del fiscal, que en su querella apuntó a que "si bien la colocación material de los azulejos fue llevada a cabo, bien por sí mismo, bien con la ayuda de terceras personas, por el artista urbano conocido como Invader, de las investigaciones policiales efectuadas (...) se deduce con claridad la intervención en los hechos del también querellado Fernando Francés".

En ese aspecto, el escrito añadía que, en su condición de director del CAC Málaga, Francés "se concertó" con el artista urbano "para la colocación de los mosaicos, siendo a su orden que el Centro de Arte Contemporáneo cursó las solicitudes de autorización para dicha actuación a los diversos propietarios de los edificios, solicitudes que en la mayoría de los casos obtuvieron respuesta negativa". Y a pesar de ello, "se llevó a cabo la colocación de los citados mosaicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios