Málaga

Satisfacción de los hosteleros y peñistas por el "ambiente" de la Feria de Málaga

  • Los vecinos creen que los festejos del Centro son un "despropósito" y denuncian que es el "gran 'botellón' del sur de Europa"

Ambiente de la Feria del Centro, en la plaza de la Constitución. Ambiente de la Feria del Centro, en la plaza de la Constitución.

Ambiente de la Feria del Centro, en la plaza de la Constitución.

La Feria de Málaga, llena de contrastes en su desarrollo, provoca la misma reacción una vez concluida. La satisfacción mostrada por el Ayuntamiento de Málaga, por los empresarios hosteleros, los feriantes y por los peñistas por el desarrollo de los festejos choca de manera contundente con la insatisfacción de los vecinos residentes del Centro histórico, uno de los dos escenarios principales del evento.

"La Feria del Centro está condenada al fracaso", valoraba ayer el presidente de la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga, Alfonso Miranda, quien subrayó que lejos de tratarse de una actividad festiva "es el gran botellón del sur de Europa". "Es un despropósito en todos los sentidos", sentenció, si bien admitió una "leve" mejoría en el desarrollo de la Feria que se concentra en el casco antiguo. "Por mucho que se quiera, el Centro es muy pequeño y no está preparado para eso; la Feria del Centro sigue siendo una temeridad", lamentó.

En sus impresiones sobre el desarrollo de la edición de este año, Miranda llegó a hablar de vecinos que deciden exiliarse durante los nueve días que se prolonga el evento. "Estamos condenados al exilio en Feria y el que no puede se tiene que quedar enclaustrado en su casa", destacó, demandando que sea Cortijo de Torres el que asuma el protagonismo único durante los festejos. "Hay que quitar la Feria del Centro por el bien de Málaga, no de los vecinos; el centro se debe quedar como un centro agradable y la Feria al Real", incidió.

Frente a la mirada crítica del colectivo, la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) valoró la celebración de la Feria del Centro. "Ha transcurrido muy bien, con muy buen ambiente", dijo el presidente del colectivo, Javier Frutos, para quien se ha producido "un cambio", con un mayo número de familias. En relación al consumo, dijo que pudo aumentar entre el 1% y el 1,5%.

Preguntado por las variaciones que el Ayuntamiento quiere plantear cara al año que viene, como la eliminación de las casetas de la Plaza de la Constitución, Frutos aludió a la necesidad de sentarse a la mesa para abordar la feria del año que viene.

Los peñistas, por su parte, pusieron buena nota a los festejos, destacando una mayor asistencia al Real del Cortijo de Torres. Así lo expuso el presidente de la junta gestora de la Federación Malagueña de Peñas, Jesús González, quien puso en valor que este año ha estado muy presente "la feria tradicional". No obstante, insistió en la necesidad de trabajar en definir "bien los ambientes" y en "vigilar" los precios. "Hay un aspecto que no me gusta, los caseteros que salen a la puerta de las casetas a reclamar a los visitantes, eso le resta categoría a una feria como ha sido la tradicional de Málaga", expuso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios